Historias para no dormir: diario de un viaje infinito…

8:00h Ñam Ñam… Sonido de chupeteo… Abro los ojos creyendo que a penas he dormido un par de horas desde que me acosté a las casi 2 de la mañana escribiendo el post del Día del Padre… Pero no, little ha vuelto a su rutina y ha dormido 7 horas del tirón. Hurraaaaa!!!!! Le doy de comer…

9:00h En pie… Hoy es un día especial… Nos vamos una semana de vacaciones a Málaga!! Pero hoy por primera vez no sabremos a qué hora llegaremos. Primer viaje en coche de más de una hora como padres de la niña sin nombre… Habíamos visualizado el momento como algo muy muy especial… Y realmente lo ha sido… Empezamos a recoger las maletas y todo el equipaje de la NSN… Nunca creí que un bebé de casi 3 meses necesitaría tantas tantas cosas para unos días… Yo he aprendido a economizar a la hora de hacer las maletas: ropa la justa, bragas también, zapatos los puestos… Importante el monedero, nada más. Ella no… La NSN ha decidido que no puede viajar sin:

1. Su minicuna de Baby Home… La verdad que es una pasada, eh! Tiene dos posiciones: estática y balanceo, no pesa nada y yo creo que es una de las razones (junto con sus ojos orientales) de que cuando llega la noche la paz se apodere de nuestro hogar… Aquí la obra de arte:

2. Bañera portátil… Pasando de los armatostes con patas, cajoneras y toda la marimorena para bañar a la niña… Que no estamos como para derrochar espacio… Se pliega y lo colocas encima del lavabo, le cantas “los patitos en el agua…” (si, todas las noches, aunque te hayas peleado con el padre, ahí cantando los dos a pulmón lleno, con la sonrisa de oreja a oreja). ¡Ah! Y lo mejor… el precio :). Eso sí tienes que acoplarle un reposa espalda porque si no… si te despistas la niña se te ahoga. Y no es plan.

3. Mochila portabebés… Esto más que ella, lo hemos pedido nosotros… No salimos ni una noche (donde sea) sin ella… Llega la noche y te das dos paseos pasillo arriba pasillo abajo con la NSN en la mochila… Ella se resiste, intenta luchar contra los elementos, pero se queda frita más que frita. Mano de santo. Y que sea la de Baby Bjorn. Nos ha salido marquista… Ahora, no sé lo que vamos a hacer cuando la señorita pese 3 kilos más…

4. Bogaboo… Al principios dudamos… mmm el precio… Pero ahora lo haría una y mil veces… Es comodísimo para plegarlo y no pesa nada. En la bolsa de abajo te cabe de todo… Hasta la niña en un momento dado, cuando necesitas la sillita para colocar la compra del Mercadona. Y además, para que negarlo, es tan bonito. A lo que se une que cuando nos fuimos a vivir al barrio, una de las claúsulas del contrato de compra era comprarte el dichoso Bugaboo, que si no te hacían “mobbing” en esta nuestra Comunidad.

Estos 4 magníficos más sus modelitos de primavera, el paquete de pañales que no está la cosa para comprar más, la hamaca para mecer a la señorita cuando se harta de los brazos, los juegos y de su madre, el maxicosi, el peluche, la mantita que chupetea hasta dejar un charco en el suelo, el sonajero que no sabe ni coger, … Que cuando nos queremos dar cuenta está el pasillo lleno y todavía falta la niña, sus cosas de higiene (que tiene más potingues que la Carmen Lomana) y 4 bolsas más que ya no sé ni lo que llevan.

10.30h Hemos conseguido bajar todo al garaje… La niña está comida, bañada, vestida, dormida, peinada… y todos los adjetivos acabados en -ada. Nos miramos, miramos el coche, miramos las cosas… Después de 8 intentos y una hora está todo dentro del coche… Y lo hemos hecho sin discutir… Todo está dentro, menos yo… Que porque la niña necesita su teta que si no me veía andando camino M-30 Sur.

11.30h Estamos en marcha… Es sentarla en el maxicosi y empezar a berrear… Sin que me vea el padre ni los viandantes, ni nadie con ojos, cojo a la niña en brazos (si, es delito, pero más delito es escucharla llorar durante dos horas…). Pensando la milonga que le contaría a la Guardia Civil, miro a little y está dormida…

11.30-17.00 Resto del viaje… 4 paradas. 3 rabietas. 3 veces violando la seguridad vial: el padre a punto de estrellarse con el camión de delante por hacerle el CU-CU a la niña, la madre cogiéndola en brazos cual delincuente en busca y captura, y la niña haciendo sus necesidades con tanta energía que llena el pantalón de la matriarca. 1 parada en casa de los abuelos paternos. 

18.00h Llegada a destino final. Sacar los 1.500 paquetes, bolsas, trastos… Y colócarlos en una habitación de 1 convertida en habitación de matrimonio más niña tirana no tiene precio. Que ni a los chinos que viven en almacenes los he visto yo tan juntitos. Con una mano toco la puerta y con otra muevo la minicuna de la NSN.

Conclusión: “Pues no ha estado tan mal, ¿no?” le dice la MNSN al PNSN con un tic en el ojo, la peluca tiesa y los pantalones llenos de color amarillento y olor infernal…

Próximo objetivo: Superar la estancia de 6 días en la habitación de cuando eras niña, rodeada de peluches, carteles de Sensación de vivir, fotos de pubertad y la enciclòpedia Larousse presidiendo nuestros sueños.

La niña sin nombre en facebook.

Anuncios

About La niña sin nombre

Las aventuras de la niña sin nombre con su globo volador y su #malamadre. Historias para no dormir, Diario de malamadre, la vida en Truman Residence y mucha biutiful zin. ¿Os venís?

2 responses to “Historias para no dormir: diario de un viaje infinito…”

  1. Noemi says :

    Y no te olvides q de vuelta te llevas un regalito mas!!una preciosa trona de stokke que no te ocupara nada en el coche!!jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: