Historias para no dormir: de vuelta de TODO… “Déjala, angelito”

De vuelta de Málaga una se plantea bajar más y, al mismo tiempo, bajar menos… El vivir fuera tiene un doble efecto secundario.

Por un lado, TE PIERDES MUCHOS MOMENTOS y echas mucho de menos a la familia, valorando todo aquello que no tienes cerca: el beso de buenas noches, las maravillosísimas visitas inesperadas, la comida caliente, las queridísimas y tan bien aceptadas opiniones sobre la crianza como “el chupetito, el chupetito…”, agotando hasta la extenuación tu respuesta de: “es que no quiere el dichoso chupetito”. Sin que tus amables palabras sirvan de nada y la abuela venga una tarde creyendo que el chupe, que acaba de comprar, recomendado por el hada madrina, y distinto de los 8 chupetes que ya tiene… incluso repetido a uno de ellos (cosa que no le dices) va a ser el chupete, ese que little coja y no suelte hasta que cumpla 18. Que digo yo la manía porque coja el chupete.

La segunda opinión, repetida hasta la saciedad, es “come hija, que estás muy delgada. Te está consumiendo”. Esto último su verdad tiene porque los mofletes de la NSN ya no le caben en la cara (no sé para que le hicimos los pendientes si no se les ve…). Lo de comer, un sufrimiento… Que ahí me ves cenando tortilla de patatas de 2 metros de grosor o merluza a la marinera, que mis dudas tengo de si esto se digiere muy bien por las noches, pero que oye bueno está un rato. Hacía dos meses que no comía tan elaborado.

Y la tercera opinión, escuchada unas 1.000 y la más peligrosa: “Qué buena es”. “Déjala, angelito”. “Que es muy chica”… Esto supone que la vida de little estos 7 días haya sido igual a: 70 horas en brazos, 55 horas durmiendo, 30 horas agarrada a su teta y 20 minutos quejándose, vaya a quejarse la niña un segundo y dejarle trauma para el resto de sus días. Con esta vida, ¿no va a ser buena? Con esta vida lo que va a ser es una pequeña tirana… Que ahora me veo yo en Madrid comprándome unos brazos postizos, que la sostengan, o contratando una abuela postiza, que la coja en brazos, pasillo arriba pasillo abajo. Lo de “deala, aelito” (en malagueño profundo) es de lo más divertido, hasta el punto de que little se mete la mano en la boca (su mayor afición, después de comer). Cuando ya se está ahogando con los cinco deditos dentro (haberse visto manía igual) tampoco se le puede quitar la manita porque “pobrecita, como no coge el chupe…”.

En fin… lo que decía al principio (por no aburrir con la lista interminable de sucesos acaecidos en una sola entrega) que el otro efecto secundario de vivir lejos es QUE TE PIERDES MUCHOS MOMENTOS (¡ah! ¿este era el primero?). Pues que te pierdes muchos momentos y eso te hace vivir en la tranquilidad a 600 km. y el sosiego de una rutina, añorada estos días.

Está claro que vives más intensamente cada momento que pasas junto a tus seres queridos… Demasiado… diría yo… Hace ahora 7 días… Preparaba las maletas con ilusión, pensando en que iba a pasar unos días de desconexión: dormir mucho, descansar, no hacer nada… Pensaba soltar a la NSN cual paquete pesado, que llevo como condena 24 horas al día sola en Madrid. Pero la realidad ha sido bien distinta… Que me voy más cansada, con más ojeras, con 1 chupete, 3 kilos de más y 1 niña malcriada e hiperactiva.

Eso sí… También con la energía y las ganas de seguir adelante gracias al cariño de tus padres, tu hermana, tu cuñada, tus suegros y tus amigas. Gracias por recibirnos siempre con tanto amor. Y en 3 semanas repetiremos la experiencia, aunque me toque escuchar los quejidos de la NSN dos días seguidos para hacerla entender que vivir, dormir, comer en brazos no es vida para su madre…

La niña sin nombre en facebook.

Anuncios

About La niña sin nombre

Las aventuras de la niña sin nombre con su globo volador y su #malamadre. Historias para no dormir, Diario de malamadre, la vida en Truman Residence y mucha biutiful zin. ¿Os venís?

7 responses to “Historias para no dormir: de vuelta de TODO… “Déjala, angelito””

  1. La niña sin nombre says :

    La despedida de hace 5 minutos ha sido un mar de lagrimas… Ays!! ¿Algún día superaré la tristeza de la vuelta?

    • rosita says :

      ains Laura!! q reflejada me veo en tus post!! me encantan…es tan triste y tan feliz a veces nuestra situación… we can it!

      • La niña sin nombre says :

        Pues si Rosita! Pero somos unas campeonas y podemos con todo! Para mí el primer mes, que fue tan duro, lo lleve bien gracias a ti. Eres la consejera de la niña sin nombre y toda una madraza. Gracias por seguirnos! Un besazo para ti y Paula 😉

  2. Vic says :

    vaya padrazos tiene julia!!! =) we love you =)

  3. Beatriz Suárez says :

    Es muy duro estar tan lejos, lo sé por propia experiencia, cuando te vas estás encantada, todo el mundo tan contento de vernos y miles de manos para liberarte… claro que la vuelta es muuuy dura… y a mi nena por lo menos le cuesta un par de días aclimatarse a la nueva situación, donde ya no hay tanta gente todo el tiempo…. el skype se hace tu gran aliado para que los abuelos la vean un poquito más.

    • La niña sin nombre says :

      Vamos a tener que hacer un club de mamis con familia lejos… A veces dejaría todo y cogería las maletas y me iría de Madrid… Pero luego empiezas en tu rutina y te acostumbras… Yo estoy deseando que sea más mayor y se quede sentadita para ponerle el skype delante jeje. Los anbuelos como locos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: