Historias para no dormir: historia de una madre bloguera…

Cuando hoy justo hace 1 mes comencé en esto de la blogsfera, ingenua de mí, no sabía lo que me esperaba:

• Dormir, ¿qué es dormir? ¿Para qué dormir cuando puedo acostarme a las 2 de la madrugada escribiendo un post? Y sabiendo que en menos de una hora la NSN comienza con sus quejidos, porque ella, pobre mía, que no es culpable de que su madre se enfrasque en esta aventura, tiene sus horas y el hambre aprieta, aunque la MNSN haya dormido sólo dos minutos y pruebe a darle un trozo de pan, por si eso le calma mientras decide levantarse a preparar un biberón.

• Convertirte en una superwoman, término éste que no me gusta nada (lo he odiado siempre) cuando se usa para referirse a que las mujeres tenemos que ser perfectas amas de casa, esposas, amantes y todo lo imaginable para el segmento masculino… Pero, en este caso, con lo de superwoman me refiero a: coger en brazos a la NSN, con sus ya 6.200 kilos apoyada en la cadera, mientras con una mano echo el agua, los cacitos de leche y enchufo el calientabiberones, de manera simultánea que twitteo desde el Iphone las últimas noticias de La niña sin nombre… Que ¡oye! esto de pertenecer a una Comunidad de Madres Blogueras no te deja que abandones ninguna red social (cosa que me parece muy bien, que tener twitter por tenerlo, como hacía yo hasta hace poco, es tontería como dice un humorista que tan poco gracia me hace a mí). Esta facilidad de hacer 3 cosas a la vez, o 4 o 5, que también están los pies para recoger algo del suelo, cerrar una puerta o encender la lámpara flexo se extrapola a infinidad de tareas… Lo que hace que tu tiempo se multiplique y, en vez de sobrarte 3 minutos al día para tu tiempo libre, te sobren 5 y yo en 5 minutos me depilo o me ducho o limpio la casa entera o voy al Mercadona… O lo hago todo a la vez.

• Bienvenido chupete, el enemigo de las matronas. Actualizar estados, leer blogs, investigar o bucear en busca de cosas interesantes son tareas indispensables para una madre 2.0. Así que no hemos podido más que sucumbir a los poderes ocultos del chupete. Yo ya veía que un bebé, de todas formas, sin chupete no puede vivir. Pero es que la NSN se está acostumbrado al bibi y es un gas andante. Así que el chupe hace que en vez de quejarse, llorar y querer brazos las 24 horas del día, lo quiera tan sólo durante 23 horas. Y el tiempo es oro. Lo que no diremos muy alto es que la señora le ha cogido el gustillo al chupe porque la mami, yendo en contra de los detractores del chupete, lo ha mojado en miel y ella se relame con su chupe como si fuese a sacar más y más. Negaré que he dicho/escrito ésto, que la NSN es demasiado pequeña para vagar por la vida de “solatera”.

• ¿Qué son estos papeles? Mejor no preguntar. Después de las amenazas conyugales, del careto cuando se va a dormir mientras tú tienes los ojos clavados en el portátil, de que te pille que le has contestado “no” cuando te ha preguntado si le has dado el biberón a la niña, porque, tú madre bloguera, responsable como la que más, estás pensando sobre qué vas a escribir el post de hoy. Después de engañarle diciéndole que te has levantado a las 9 para descanasar y tener energías renovadas para cuidar de su descendencia, de que te parezca la mejor de las ideas que se vaya toda la tarde del domingo a un campeonato de fútbol porque así, tú, que lo tienes todo pensado, aprovechas para tus quehaceres, después de darle un lexatin a little. Que después de todo ésto y mucho más, estoy ya alerta a la espera de que me lleguen los papeles del divorcio y los firmaré, confundiéndolos con los papeles del cole de la niña o la factura de yo que sé, que tendré que twittear lo último de la NSN. Y no estamos para leer informes.

• Ansiedad pre-laboral. Ya sabía yo que este momento iba a ser difícil… Que después de 4 meses dedicada a limpiar pañales, dar teta/ biberones, limpiar, comprar, hacer bizcochos (bueno, ésto no…), diseñar loquemedalaganaypunto, salir con la chaqueta y el pijama debajo, coger el teléfono a mis amigas, hablar con mi madre sin colgarle, pasear y no correr por la calle, volver al curro, volver a ver a tus compañeros, que sí que los echas mucho de menos, a tu jefa, que sí que está esperándote para un proyecto super molón, a los tuppers, al metro y a todas las maravillosas razones por las que trabajar dignifica el alma, iba a ser duro. Estoy de lleno en un estado de ansiedad, estrés, enajenación mental traumático, que puede que me deje secuela y, por cercanía, a la NSN, al PNSN, al cajero del Mercadona, al cartero y al portero… Pues ahora imagínate tú siendo madre bloguera. Que me he hecho un croquis de calendario diario y me sobran 3 minutos y 43 segundos para mi disfrute personal, higiene, horas de sueño y el placer de no hacer nada. Que ya, que me quejo de vicio.

¡Bah! Tan sólo 5 cosas negativas… Y en el fondo no son tan malas, ¿no? Y aquí me véis a un mes de haber comenzado con la misma ilusión no, con mucha más, por compartir con aquellos que me siguen, con los que no, conmigo misma y con quien quiera mis aventuras y desventuras como madre, que no perfecta, pero madre al fin y al cabo. Que una, que siempre se infravalora más de la cuenta, no hubiera imaginado las cosas buenas que La niña sin nombre iba a tener, cuando, hace ya un año comencé con una página de facebook, que, 11 meses después, facebook decidió liquidar porque mi identidad no era suficientemente fiable para autentificar la cuenta… Y como buscar al Zucerber éste para hablar con él amigablemente o mandarle un sicario no lo ví del todo claro, resurgí de mis cenizas y comencé de nuevo, ahora con blog incluido.

Y es que tú qué te ibas a imaginar que ibas a tener casi 100 seguidores en facebook. Casi 3.000 visitas al blog y que ibas a conocer a gente tan interesante, que estás deseando conocer o coincidir en alguno de los talleres. A esos de hacer galletas, decorar con washi tapes, hacer lámparas de papel… A esos miles que te piensas apuntar para tener una razón más para el divorcio esperado.

Los amigos siempre incondicionales, los que te siguen y no saben por qué, los que te comentan sin conocerte, los que entran por equivocación, los que se identifican con tus locuras, los que te ponen “colorá” con sus piropos, tu padre que te recuerda cada día lo que vales, tu madre y tu suegra que se tronchan con tus chorradas (sí, son mis fieles seguidoras, así que obviaremos el post recurrente sobre las abuelas… al menos unos meses), tu marido o ex-marido, que en el fondo se alegra por no abrazarte por las noches antes de dormir… que así se duerme antes, la NSN que es la razón por la que comenzaste con toda esta movida. Todos estos son los que realmente te animan a seguir escribiendo, a cogerle el gustillo, el vicio a esto del post, de los blogs ytodalamarimorena que conlleva.

Pero, lo que sobre todo me ha animado a escribir el post de hoy es Madresfera, ranking y punto de encuentro de blogueros papis y mamis, que ayer decidió que La niña sin nombre, el último mono de la feria, con su post sobre El Día del Padre se merecía un premio, y ¡¡qué premio!! Miles de cosas chachis molonas para la NSN, que anda loquita por recibirlas, por ponérselas y enseñároslas muy pronto. Mil gracias desde aquí a los que me votastéis. E hicistéis que ayer fuese el día más feliz de La niña sin nombre. Que me faltó poner una pancarta en la terraza para que los vecinos de enfrente y los viandantes supieran que yo, contra todo pronóstico, había sido la ganadora.

Y a mis amigas, a mi hermana y a mi madre y a mi suegra por estar siempre ahí (ah, que no hay que hacer discurso de agradecimiento…). Bueno, que se que están deseando saber lo que he ganado, aquí tenéis, así conocéis las marcas tan chulas de cosas para bebés que han hecho posible que la NSN se tire de sus cuatro pelos de la emoción que la embarga:

* Un pack de letras para la criatura (padre o hijo, como queráis) de Bebemon.

* Un peluche de guitarra de Chiribambola.

* Un par de camisetas “De tal palo…” (una para el padre y otra para el crío) de Noñoño.

* Un par de zapatillas de niña de Menudos Zapatos (talla del 19 al 28 y color a elegir entre los disponibles) y una bolsa orgánica con el logo de la marca.

* Un lacito rosa o azul (según elijáis) de Lacitos on the Door.

* Este babero de Peques Guapos.

* Estos gemelos de Mifábula.

* Este delantal de niño/a de Chincha Rabincha.

* Este mono de Shampoodle de Babytendence (Talla a elegir entre 2-4 meses, 4-9 meses, 9 – 18 meses o 1,5-2,5 años).

La niña sin nombre en facebook.

Anuncios

About La niña sin nombre

Las aventuras de la niña sin nombre con su globo volador y su #malamadre. Historias para no dormir, Diario de malamadre, la vida en Truman Residence y mucha biutiful zin. ¿Os venís?

8 responses to “Historias para no dormir: historia de una madre bloguera…”

  1. paseandopormadrid says :

    Felicidades Laura!!

    Mucha suerte con el blog y cuidado con lo de Superwoman y perjudica a la salud…. jajaja

  2. Accidentalmente says :

    Uf, me suena todo mucho, jejeje… pero todo, todo!!
    Enhorabuena por tu merecido premio y a disfrutar de tus regalazos y sobre todo de haber encontrado un sitio en el que expresarte… a que se queda una super a gusto después de soltar todo??? a que ese momento de publicar un post es mágico???
    Un abrazo y adelante!! Aquí te leeremos!!

    • La niña sin nombre says :

      Gracias a ti!!!!
      Y sí, tienes toda la razón, la sensación de publicar un post me recuerda a mis años mozos de estudiante, el alivio de haber hecho un examen y a la nota posterior, dudando de si lo hiciste bien, pero contentísima por haberlo hecho ya jaja.
      Mil gracias por el apoyo!!! :)))

  3. ladymajan says :

    Enhorabuena Laura!!
    Que sepas que esto de mama 2.0 va a más con el tiempo 😉

    • La niña sin nombre says :

      Mil gracias!!! La verdad que por ahora muy contentas… Con todo lo que ello conlleva, a ver qué pasa cuando volvamos al mundo laboral… Os iré contando :).
      Pero una de las cosas que me encantan es conocer a mamis que hacen cosas como las vuestras.
      Feliz miércoles!!!

  4. silvia says :

    Felicidadessssss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: