Historias para no dormir: ¿Cómo he llegado hasta aquí sin darme cuenta?

Hay signos inequívocos de que he entrado en la crisis de los 31. De los 30 no me enteré, estaba más pendiente de cómo crecía mi bombo y todo era felicidad, con los pies hinchados, pero felicidad inconsciente. Aún así los 30 sonaban mejor, son números redondos, pero los 31… !horror! comienza la marcha atrás para llegar a los 40.

He intentado pasar por alto este día, pensé en dormitar y dejarle la NSN a mi madre, ya mañana todo sería distinto. Pero no, el sheriff ya sabéis que me tiene muy marcada y piensa que eso es síntoma de una madre/ hija 1.0 un poco trastornada. Así que nada, aquí estoy a menos de dos horas de que comience la catástrofe, preparada para lo peor.

Yo, Leo como la que más, siempre he tenido muy interiorizado lo de ser el centro de atención. Así que desde que tengo uso de razón he hecho macro fiestas, barbacoas, moragas, botellones, fiestas sorpresa, comilonas y he juntado a todo hijo de vecino para celebrar que una servidora cumplía años. No os creáis que la felicidad se apoderaba de mí, todo lo contrario; melancolía, nostalgia, tristeza infinita, mosqueo desmedido… y un desazón final han acompañado mis 5 de agosto. Sé que es difícil de entender, pero es que lo de cumplir años nunca me ha gustado. Tengo un pequeño Peter Pan conmigo que me atormenta, no me deja disfrutar y me obliga a plantearme mi vida cada año en este día. Por eso, para mí septiembre siempre es más año nuevo que enero. Toca hacer balance de lo conseguido, de lo
perdido, de lo esperado, de lo que llegará y de lo que ya nunca llegará y eso agota. Así que hoy he tenido que coger mi cerebro, que veraneaba en el vaso de agua de la mesita de noche, y colocármelo para tal misión. Esta sensación suele durarme sólo desde el 3 de agosto al 6 de agosto, si los astros están a mi favor. Pero este año no se yo ¡eh! Miedo me da, que es el primero que soy madre… Y encima he descubierto una serie de signos inequívocos que me aporrean la cabeza:

– Tengo patas de gallo. Soy carne de cañón de las cremas antiarrugas. Ya no te dan las cremas para pieles jóvenes cuando sonríes a la dependienta/ boticaria.

– Descolgamiento en los brazos (esto pensé que nunca me llegaría y aquí está junto a mí sin intención de abandonarme). Sólo pensar la de horas de gym que tendría que invertir para que esto se reafirmara me da una pájara.

– Si me tomo un GT tengo resaca para dos días. Aunque yo creo que lo de la otra noche era garrafón. Esto no puede ser real.

– La gente “amablemente” me llama señora en el super, en el banco, en la calle. Aunque vaya sin la NSN. Es preocupante.

– Me pongo minifalda para creerme jovensuela. Es más preocupante. De esto me tengo que ir quitando. Que no quiero convertirme en una mujer adulta trasnochada con mini, escotazo, tinte rubio y uñas de porcelana. ¡Paradme! ¡Qué lo veo venir!

– Ya no me identifico con las protagonistas de series. Tengo el perfil de madre, de profesora o de limpiadora de colegio, pero no de la alumna que tiene una vida llena de aventuras y experiencias súper-mega-guay-peritas.

– Ya no tengo edad para ser becaria, para irme al extranjero sin mirar atrás, estudiar otra carrera y volver a empezar o incluso estudiar un postgrado. Se me ha pasado el arroz para todo esto y no me he dado cuenta.

– Mis actos sociales se han reducido a merendolas en Truman Residence. ¿Dónde se quedaron los botellones con salida hasta el amanecer y las fiestas con juego de “yo nunca”…?. Abuela me llaman, sí.

– Si paso por una zona de pubs el relaciones públicas no me da ni un mísero descuento de esos para copas y los porteros me miran mal. ¿Tanto se me nota que no voy a salir?

– Las mega juergas son las bodas. Que ahí me veo desatada perdida, dejando a la NSN con los abuelos y bailando la música de moda (Paquito el Chocolatero y amigos) como si no hubiese un mañana. Me he convertido en la auténtica puretilla.

– Mi metabolismo está ralentizado por más que lo anime a quemar calorías a ritmo de reggaeton. Si me como un brownie de postre tarda en desintegrarse más año que una botella de plástico en un prado.

– Soy un clon de mi madre. Digo y hago cosas que me desquiciaban cuando era una jovencita de veinte. Pobre NSN, lo que le queda que aguantar.

– Me duele demasiado la cabeza y espero fechas señaladas para echarle perejil a la vida. Esto me hace darme cuenta que mañana es una fecha señalada. ¡Ay!

– Hay un largo etcétera, pero si encuentro algún signo más de que la senectud se acerca, voy a llorar y no es plan, que tengo al sheriff vigilando.

(Si alguien me recuerda o quiere hacerme creer que he reconocido alguna de estas no-verdades, lo negaré por siempre jamás).

Pese a todo esto. No dejéis de felicitarme mañana, de decirme lo estupenda que estoy y que 31 no son nada. Porque una cosa es que yo pase de mi cumpleaños y otra cosa muy distinta, y nada aceptable, es que lo hagáis vosotros. Que estoy en una edad difícil. Y regalos ¡eh! muchos regalos, que a lo mejor con eso se me pasa un poco la melancolía, la tristeza infinita…

* Creo que tengo ya una edad…  Necesito un diamante de Tiffany…

La niña sin nombre y el primer anticumpleaños.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

About La niña sin nombre

Las aventuras de la niña sin nombre con su globo volador y su #malamadre. Historias para no dormir, Diario de malamadre, la vida en Truman Residence y mucha biutiful zin. ¿Os venís?

18 responses to “Historias para no dormir: ¿Cómo he llegado hasta aquí sin darme cuenta?”

  1. vaninasblog says :

    Ahhhmi niña leo, pues claro que estás estupenda, y mejor que vas a estar. Yo tuve esa crisis con 29, después comprendí que era inútil. Cómo que camino a los 40?. En esa tesitura se encuentra alguien como yo, también leo, pero ya voy a cumplir los 36, eso si se acerca a los 40. Así que déjate de tonterias, te queda mucho por hacer, vivir y disfrutar, y por favor, exprime esas minifaldas, y luce esas largas piernas…que yo todavía me las pongo, no me hagas sentirme una vieja, que piensa que algo le queda de jovenzuela.
    Un besote, un gran abrazo y un tirón de orejas doble, uno por el cumple y otro para eliminar pensamientos negativos…
    En cuanto vengas, unos GT, ya nos preocuparemos de las consecuencias.
    Felicidades, hermosa mía!!

  2. mariapagar says :

    Yo me di cuenta de que me hacia mayor mucho, mucho antes…. Un buen día eché un ojo al catálogo de moda joven de El Corte Inglés y vi que eran niñas… Me costó recuperarme, no te lo voy a negar.

    Pero ahora… ¡Si estamos en la flor de la vida! ¡Lo mejor está por llegar! Yo cada año me veo mejor, en serio.

    ¡Un beso muy gordo!

  3. ladymajan says :

    Bueno,ya que te has currado esta superentrada-reflexiva en medio del periodo vacacional,habrá que felicitarte 😉 muchos besitos guapísima!!!! Y eso de acercarte a los 40 grrrrr

  4. mcbeal0107 says :

    Felicidades guapísima!!!
    Desde el mismísimo centro de Málaga te deseamos la bichillo y yo muchísimas felicidades por esos 31 años, que seguro que te sientan mejor de lo que a mas de uno y de una le gustaría, porque no me creo eso de las patas de gallo ni de los de los brazos ni de que no te den invitaciones a los pubs de moda (no no no no…)
    Pasatelo genial con tu peque y con el sheriff y con todos los que te rodean y te quieren (ya lo se que es un topicazo pero que se le va a hacer… no me podía resistir a no decírtelo),
    Ah!! y que no me entere yo de que no montas esa SUPER fiesta por tu cumpleaños que te busco y la organizo en un plis plas plus (aunque este febril en estos momentos…), así que ya sabes…. A DISFRUTARRRR

    besos a millones cumpleañera.

  5. Mamamedusi says :

    Jeje me ha encantado, yo el año pasado pase por todos y cada uno de los puntos de tu entrada… ay madre que no, que fué hace dos años! Ves? A partir de los 31 pierdes la noción del tiempo…
    nota real: verdaderamente estaba covencida de que el año pasado cumplí los mismos que tu hoy, bajón al reaccionar y darme cuenta de que tengo un par de ellos mas :S
    Feliz Cumpleaños!

  6. mi mama me mola says :

    ¡¡¡Felicidades!!!! Pero bueno, cómo que crisis de los 31??? De eso nada, monada!
    ¡¡¡Vivan las treinteañeras y si son madres y están tan estupendas como tú, pues mucho mejor!!!

    Yo creo que tus síntomas son más de mamá de bebé de 8 meses que de treintayunoñera… Que sí, que el primer año de madre se pasa mal digan lo que digan y ya verás como eso se pasa pronto y si no, tiempo al tiempo…

    Por cierto, mira cuánta gente no tendrá la suerte que tienes tú de ser mamá superjoven y cuando estén tus amigas empezando a casarse y tener hijos, tú ya tendrás a la NSN dominada y te sentirás el doble de quinceañera mientras ellas atraviesan la crisis de los treintaytantos con niños.

    Qué tengas un precioso día y que te regalen muuuuuuchas cositas, que eso siempre ayuda 😉

    Un besote y un tirón de orejas!!!!!

  7. abundancia77 says :

    Te vas a poner mas guapa! …

  8. caperucitarojayunomas says :

    Cumpleañera, felicidades, has llegado al momento clave, creo que uno de los mejores. ¿porqué acercándose a los 40? cuando tengas 39 entonces vale, pero de momento ni joven ni madurita, sino en su momento, ¿minifaldas? SI, si tus piernas te lo permiten que mas da que tengas 30, 31, 33… Y becario se puede ser a cualquier edad, de eso se encargan los empresarios (se trata de pagarte menos al fin y al cabo) lo complicado es eso de irte al extranjero… eso lo trae el ser madre, pero si sale la oportunidad ¿porqué no? En fin que muy muy identificada con tu reflexion estoy. Que tengas un feliz dia!!!

  9. jenny says :

    Muchas Felicidades!!! Espero que tengas una lluvia de regalos….y no te tortures, crisis siempre hay una por lo menos! Lo bonito es vivirlas para empezar una nueva etapa llena de ideas y de propósitos que se intentan cumplir! La vida es así una montaña rusa de emociones! Así que aprieta fuerte tu cinturón que empiezan los 31! Viva!!!!!!

  10. sarablancos says :

    Lo primero felicidades, siempre hay que celebrar que el mundo ha disfrutado de tu presencia un año más…je,je,je..y lo segundo, ainsss como te entiendo yo si que estoy cerca de los 40, 37 castañas me caen en septiembre y los mismos signos, patas de gallo, musculo del adiós colganderas, hace que no me emborracho años, fiestones ni olerlos…en fin, menos mal que los “chavalitos” de mi barrio me alegran el día de vez en cuando y les oigo decir eso de “mira, mira, una MQMF tío”…je,je,je.

  11. Jenni says :

    Exajerada a la enesima potencia es lo q eres. 31 no es nada ( quien los pillara). No te procupes por el estado d la forma fisica porque cuando tengas un 2º churumbelsinnombre todo vuelve a su sirio y mas allá, d lo q corres todo el dia. Nada como empujar un carrito con patin para hermano para q los brazos se tornen cuanto menos herculeos ( sin gimnasio ni na).
    Felicidades bombon!!!!

  12. Elsa says :

    Muchísimas felicidades MNSN!!! Y que cumplas muchos más!

    Un beso gordete!

    P.D.: Que sepas que eres una de las mamás más jóvenes y chachis que conozco, así que nada de ponerte triste por cumplir 31 ¡eh? 😉

  13. peinetapintxosymimonillo says :

    No te queda ná boquerona, te lo dice una que te lleva unos añitos de ventaja, yo los 30 los celebrea a lo bestia, 2 días de resaca, a partir de ahí los he celebrado cada año, porque por enfermedades cercanas he aprendido que cumplir años es un lujo con patas de gallo incluídas, así que tienes la obligación se soplas velas cada año, y pensar que eres una afortunada con tus colgajos y todo.

    Son etapas y a todas nos pasa, lo malo que como tenemos churumbel los años pasan más rápido.

    Prometo escaparme una noche, ponernos guerreras las dos y ya veras como nos dan invitaciones de pubs y más de uno no se cree nuestra condición de madre trentañera.

    Terrible beso!!!

  14. Laura (Base Echo) says :

    Ay amiga, me reconozco en cada una de tus palabras, menos en la cifra de la edad, yo ya tengo 33… A mi también me preocupa creer que parezco más joven de lo que soy, sigo llevando la minifalda vaquera y la camiseta de calaveras y pienso que puedo pasar por una veinteañera más… y lo feliz que soy??? Mira las protas de sexo en Nueva YorK! los treina son los nuevos 20 y los 40 los treinta, así que nos queda mucho por vivir y disfrutar, estamos en lo mejor de nuestras vidas!!! Así que cuando vuelvas nos pegamos un buen homenaje, de esos que hacen historia para celebrarlo 😉

    Un abrazo guapa y disfruta mucho de tus vacaciones!!!

  15. olgabel says :

    Ay, querida madre de la niña sin nombre, te entiendo perfectamente, pero no des esperes que luego llegaran los 40 y tendrás a la NSN supercrecidita, entonces te llegara como una especie de nueva juventud pero en mejor pq somos menos tontas mas sabias, como prefieras y volverás a salir como si no hubiera un mañana y encima can menos resaca. Que los niños se levanten solos y te dejen dormir la mona no tiene precio. Lo de la minifalda se lleva en la sangre, yo tengo 44 (dios mio), y sigo llevándola. Muchos besos

  16. lamadretigre says :

    Me había perdido tu entrada cumpleañera. Aunque soy más vieja que tú por mucho que me pese, has dado en el clavo. Sufro todos esos achaques en silencio. Quién pillara los veintinueve…

  17. Mi hijo también es primerizo says :

    A mi me deprimen mis cumples desde el número 25, más o menos, porque se me antojó que desde ese momento, ya todo es ir hacia lo viejuno. Cómo me identifico contigo… ¡AY!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: