Historias para no dormir: me duermo por las esquinas…

Las adicciones siempre me han dado mucho mucho miedo. Siempre he pensado que era una adicta en potencia, latente, como una bacteria dormida que está ahí esperando que la despierten. Potencial público objetivo de cualquier sustancia/ actividad adictiva, susceptible al extremo de convertirme en víctima por siempre jamás.

Por eso será que siempre he visto la vida desde el otro lado, detrás de la barrera, manteniéndome en la posición de voyeur, la de mirar y no probar #porsilasmoscas. Y nunca he fumado (para hacer el tonto alguna vez), nunca he bebido (los botellones en la Plaza de la Merced no cuentan, me refiero a beber de día y de noche), nunca he tomado sustancias alucinógenas ni nada por el estilo. Me dejó huella eso que decía el sheriff de “cuidado con las copas que os pueden echar pastillas” o eso que decía mi madre de “el tabaco es malísimo”.

Me creía superior, con un poder sobrenatural para evitar los males de esta sociedad. Porque no me gusta pensar que algo maligno tenga poder sobre mí, me controle y me anule. Eso sólo se lo permito al Iphone o a la NSN.

Así vivía yo, feliz, ajena a las adicciones hasta la semana pasada, que tomé conciencia de la realidad, de una realidad que me estaba superando. Por la mañana me levanto y me voy directa al trabajo, sin desayunar, aunque le pese profundamente a mi madre y al sheriff, que aprovechan cualquier llaguita sin importancia o baja de defensas para echarme en cara: “es que no desayunas, con lo importante que es desayunar…” y bla bla bla… Segundos,  minutos, horas y hasta días enteros he aguantado de sermón, que se te quedan clavados en el cerebro, hasta el punto de volverte loca. Lo que iba diciendo, de camino al trabajo a veces cae alguna galleta o mini dulce de esos retractilados que pueden durar intactos días, semanas o años porque no se deterioran. Nada bueno puede haber dentro de esos envoltorios de plástico fino de la sección bollería “artesanal” del Mercadona. Pero yo me los como y me saben a gloria. Mientras espero el día en el que desarrolle mi gen de la repostería, sigo ese patrón de conducta diario. A veces se me olvida y llego al trabajo donde me tomo un vasito de agua, una pieza de fruta o un té en el mejor de los casos y a currar.

Hasta ahora una pauta de conducta normal. Pero el reloj, de repente, sin casi darme cuenta, por estar sumida en una vorágine de proyectos, correos electrónicos y llamadas, marca las 12 y empiezo a salivar, a bostezar y a sentirme decaída sin fuerzas… Llegó el momento, la hora punta en la que no hay tregua posible. Me levanto como un autómata, cojo las llaves y bajo a la esquina, al chino de turno a que, con esas uñas de guitarrista callejero, me despache lo que necesito, lo que me va a dar la energía, la alegría, la paz interior perdida.

Subo las escaleras, me siento en mi mesa y me bebo mi Coca-Cola. Mi cuerpo y mi mente vuelven a activarse. Todo iba bien hasta que llega un lunes de resaca post #8J, ya os he dicho que “el día después” de algo importante siempre me da por tomar decisiones trascendentales y decido dejar mi adicción. Después de la confesión de culpabilidad previa supero el primer día, el segundo es fácil y el tercer día, ay el tercer día, me doy cuenta de que me estoy muriendo, de que me arrastro por la agencia sin rumbo, con la sensación de que si cierro los ojos duermo hasta la semana que viene.

Soy adicta. Si lo confieso. A la Coca-Cola, light para ser más exactos. Pero no es mi culpa, antes no lo era, pero antes no era madre, ahora soy un zombi viviente con despertares nocturnos y horas intempestivas de ir a dormir. Y ahora ¿qué hago yo? La que se creía con el poder para rechazar cualquier sustancia adictiva. Educo a la NSN en la infancia del agua y la fanta en cumpleaños o fechas señaladas, como mi madre hiciera conmigo o me invento unas nuevas reglas del juego donde la fórmula secreta de ese brebaje no se llame adicción, sino FELICIDAD… 

coca-cola

* La publicidad es buena… No voy a ser yo quien les lleve la contraria. Ja!

La niña sin nombre y feliz.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

About La niña sin nombre

Las aventuras de la niña sin nombre con su globo volador y su #malamadre. Historias para no dormir, Diario de malamadre, la vida en Truman Residence y mucha biutiful zin. ¿Os venís?

33 responses to “Historias para no dormir: me duermo por las esquinas…”

  1. atempramv says :

    Ufff y yo que pensaba que era la unica adicta a la coca ligth, yo antes tomaba normal pero claro una debe cuidarse y empeze con la light y ahora no puedo vivir sin una en la nevera!!!!
    Buenas noches!!

    • La niña sin nombre says :

      Jajajaja si nada como compensar una hamburguesa con patatas con una cola light, esas cosas que hago para no sentirme mal. Ayyy!!! Mal de muchas ya se sabe… Hoy para compensar mis dos tres días malignos me he tomado dos… Una lata y otra de esas de botella de cristal enorme… Estoy enferma?? Gracias por tu comentario

  2. marina says :

    yo también soy adicta a la coca cola lo confieso!!!pero está tan rica!!!y desde que fui mamá la he dejado un poco, porque la dejé entonces por la cosa de que no afectara a mi peque cuando estaba en la barrigota, pero sólo de verla se me iluminan los ojos y también salivo jeje!!!
    pero mientras los vicios sean esos…

    muchos Besotes y me encanta leerte!!!parece que estar en mi cabeza!!!!

    muac!!!

    • La niña sin nombre says :

      Ayyy que tendrá esa receta secreta que nos lleva por el camino del mal… Pero es que ser perfecta no mola nada jaja. El caso que hoy a las 12 me he lanzado sobre el chino y por poco lo amenazo si no me daba rápido mi dosis jaja
      Ohhh mil gracias! Me alegra mucho que he guste leerme!
      Gracias por tu comentario!
      Muac

  3. papaLobo says :

    Antes de que esto empieze a convertirse en una sesión de “hola me llamo fulanita y soy adicta” y tenga que empezar a confesar mis múltiples adicciones, porque ya sabes que si tu no la coges otro tiene que hacerlo y a mi me van tocando todas, te diré que es uno de los mejores virales que he leído.
    Un abrazo

    • La niña sin nombre says :

      Jajajaja he decidido unirme al enemigo… Y autoconvencerme de que la culpa no la tengo yo, la tiene el chino ese que llena su nevera de ese mal bebible… En fin hoy he compensado con dos, toma ya! Así estoy, a estas horas y como una moto!
      Gracias por tu comentario. Un honor viniendo de ti… Y no vale pasar por este post sin confesar una adicción. Así qué desembucha!

  4. dra jomeini says :

    Ainssss, que yo soy igual, igual. Adicta hasta las trancas. Me hice adicta en el embarazo de mi hija mayor. Era lo único que conseguía quitarme las naúseas….tiene que ser el demonio….

    • La niña sin nombre says :

      Jajaja eso pienso yo!!! Qué demonios llevará la receta secreta esa que es capaz de limpiar motores o dejarnos anuladas… Ayy!!! Qué débil soy, me ha durado poquísimo la fuerza de voluntad… Hoy he caído peor que nunca, con doble dosis… Creo que voy a dejarme llevar, al menos hasta después del verano que ahora con el calor me entra más sueño aún.
      Un placer tenerte por aquí 🙂

  5. Mamamedusi says :

    Jajaja yo tb lo soy, pero a la cafeina en general! El café de las mañanas no lo perdono, si no no arranco, y si no he tomado durante el día, al llegar a casa mi coca-zero o pepsi light! Me gustan mas que la coca-light, pero para gustos los colores no?
    El caso es que me parezco mucho a ti, parece que conseguimos apartarnos de los elementos nocivos de la adolescencia pero llega la maternidad y no hay nada que hacer, ese sueño y ese cansancio son la excusa perfecta.
    Y que todo sea coca-cola guapa, al final vamos por buen camino… 😉

    • La niña sin nombre says :

      Jajaja vamos que somos unas adolescentes modelo y unas malas madres jajaja
      Ayyyy pero Mamamedusi que la coca cola es muy mala… Eso dicen! Pero que yo he decidido que paso de dejarla, que me da felicidad y me quita el sueño, ¿qué más se puede pedir?
      Oye que sales genial en el periódico! Lo has enmarcado?
      Besazoooooo

  6. Mila says :

    Yo tampoco bebo, ni fumo, ni tomo cafes, pero no puedo resistirme a mi hora Coca-light!todos los compañeros del trabajo intentan llevarme por el buen camino, pero no puedo, lo necesito!!!jajjajajaja
    Me perdí tu ponencia, y me da mucha rabia porque me dijeron y leo en todas las crónicas del 8J que fue de matrícula!!enhorabuena por tu blog!una vecina de Truman!

    • La niña sin nombre says :

      Jejeje hola Mila!!!! La verdad que fue fenomenal y lo disfruté muchísimo!! Lo malo es que ya nos han dicho que no se puede ver online… Menudo rollo!!
      Gracias vecina trumaniana ;).
      A ti al menos te animan, a mi todo lo contrario… Soy la menos adicta de la agencia así que imagínate jaja. En fin que he decidido dejarlo para después del verano; que ahora con el calor hay que disfrutar de nuestro momento coca cola light no te parece?
      Besos

  7. maria escarabajos bichos y mariposas says :

    como si lo hubiera escrito yo… jajajaj! soy adicta total y absoluta a la cocacola zero. y me riñen todo el rato, pero yo, paso. a mi me gusta. es mi “pequeño placer” diario!! jajaja! me ha encantado este post! viva la coke, que le voy a hacer…!!!!

    • La niña sin nombre says :

      Pues eso digo yo que para una “pequeña” adicción que tengo… El PNSN (el padre) me mira mal, pero oye que no hacemos mal a nadie… Hoy desde las 8 veía la coca cola como un espejismo. A las 12 he bajado como alma que lleva el diablo a por ella al chino… Jajaja me alegro que te haya gustado!
      Estabas genial hoy en el mundo. Enhorabuena! Tienes un blog precioso!

  8. remorada says :

    la light no me hace gracia, soy de coca zero, pero ya no es q me guste… la NECESITO, y nada de “sin cafeína” yo quiero las q te despiertan a la primera burbujita!

    p.d. alguien le hizo caso a la sra coca-cola y ha declarado su amor públicamente, muy bien! 😄

    • La niña sin nombre says :

      Jajajaja ayyy madre! Sabía que eras de las mías!
      La zero es que dicen “los estudios publicados” que es la más mala de todas jaja. Quien avisa no es traidor!
      El caso que sí encima me quito la coca cola ya me muero ipso facto o me arrastro por la vida sin rumbo…
      Mi fuerza de voluntad sólo me ha durado 3 días, ahora soy de nuevo adicta sin remordimiento jaja.
      Un besazo!

  9. Miss y Mister Golosina says :

    Jajaja, niña, más vale que sea este vicio que otro, que lo de ir dormida por las esquinas es mu’malo.
    Un besote

  10. Jenni says :

    Yo tambien soy adicta a la ligth, aunq a la zero tampoco le hago ascos.
    Un b7.

    • La niña sin nombre says :

      Jajaja hombre si no hay una, se toma otra, el caso es no quedarnos sin ella no???
      Ayyy Jenni!!! Yo ya he sucumbido a su poder maligno y he decidido seguir bebiendo coca cola hasta que el cuerpo aguante jeje.
      Gracias por tu comentario, ya no me siento sola! Besazo

  11. Mamapuntocom says :

    Pero sólo tomas 1 o un par, no? Eso no pasa nada!!!!!
    Yo estoy deseando dejar la lactancia para volver a mis costumbres
    Lo grave es esto (y no es por asustar?. http://actualidad.rt.com/sociedad/view/95911-coca-cola-adicto-pulmones-bebida
    Besos!

    • La niña sin nombre says :

      Me sale página no encontrada!!!! No me puedes dejar así, qué era? Qué era?? Miedo me da jaja
      Si es que la coca cola da alegría y felicidad jaja. Ya se me ha pasado el trauma, he decidido ser una adicta feliz… Sino menudo aburrimiento de vida y qué sueño, que no tomo café y algo necesito para mantenerme viva después de las noches de juerga nocturna no??
      Un besazo!!!!

  12. Marina says :

    jajajaja que cosa Madre de la Niña sin Nombre, por cierto no la vi en streaming, ni en nada, sólo que el pajarito comentó que lo había hecho usted como las grandes!! Aplausos!!

    Hablando del post de hoy, usted no haga caso a lo que digan de la coca-cola, es divina, sirve para muchas cosas, levantar el ánimo, el azúcar, quitar dolores de cabeza, dicen por ahí que también para limpiar baños, pero qué le digo nunca lo he comprobado para eso último, para todo lo demás póngale usted hielo, un cereza y
    ¡Arriba la Coca-Cola!

    • La niña sin nombre says :

      yeahhhh!!! Gracias Marina, la verdad que lo más fuerte es que no me puse nerviosa y eso creía que no iba a ocurrir jaja.
      jajaja Y me encanta su descripción de los usos y disfrutes de una Coca-Cola. Lo de que es bueno para limpiar baños y hasta motores, lo obviaremos… Hoy necesito ya que lleguen las 12, me arrastro por las esquinas.
      Gracias por su comentario 😉

  13. Star en Rojo (@Starenrojo) says :

    Veo que os estáis quitando todas de la Coca cola, yo no puedo…

  14. vaninasblog says :

    Yo me confieso también adicta, solo conseguí dejarlo parcialmente cuando estaba embarazada, y la verdad, para un vicio que tengo, y que me gusta…pues me rindo a la tentación.
    Eso si, la mía con todo, la de siempre!
    Besos mil

  15. Virginia says :

    Leo en las sombras desde hace tiempo y por fin hoy me decido a comentar!! No podía dejar de contarte que tu “adicción” incipiente no es nada comparada con la que hay en mi oficina. Mi jefa bebe una media de 5-6 coca colas light diarias. Una compañera suele beber un par de ellas al día y yo, que no bebía refrescos más que de forma esporádica, ahora raro es el día que no me tomo al menos una!!!!
    Así que tranquila, bienvenida a la adicción y disfruta de ella!!!! 🙂

  16. Eva says :

    Me ha encantado, sobretodo la primera parte con la que me identifico plenamente, y es que sustancia susceptible de ser adictiva si la pruebo…caigo :P. Sin embargo la coca-cola he de reconocer que no son mi adicción sino un simple medio ocasional para conseguir un fin pero las galletas…..dios mío! que no entre una caja en casa que arraso sin piedad 😉
    Un placer leerte y ánimo con esos párpados de cemento jijijiji

  17. planeandoserpadres says :

    ¡Bienvenida al club! Yo si me dejaran desayunaría hasta con Coca cola. Intento limitarme mucho y tomarla siempre light o zero durante el fin de semana, pero pienso en ella a todas horas. De momento, parece que tengo bastante controlada la adicción, pero nunca se sabe cuando se me puede desbocar.

  18. colchon pikolin says :

    Lo peor de esta bebida es que el alto contenido en azucar que tiene te destroza los dientes!!Ve com mucho cuidado! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: