Biutifulzin: fin de curso

Sí, yo era empollona, empollona de las de verdad, de todo 10. De llorar por las esquinas porque tuviese un día malo y bajase de esa nota. Ahora, con el poder que me dan los años y la vejez prematura, me hace gracia recordar mis agobios infantiles, pensando que se acabaría el mundo si no terminaba los deberes un día. Pero claro, siempre hay una primera vez para todo. Y la primera vez que me tuve que estudiar una hoja fue un acontecimiento en la casa del sheriff. Si es que empollona era, pero qué trabajo les daba a mis padres. Mis días de castigos encadenados ya os los contaré en otro momento, con un GT en la mano.

Era 1º de EGB. Yo me creía super mayor y madura, pero tonta de remate. Me senté en mi mesita de estudio tamaño Los Diminutos y comencé a intentar aprenderme la lección 1 del tema 1: seres vivos y seres inertes. Ahí es nada. Como la paciencia no era una de mis virtudes hasta que fui madre, a los 5 minutos corrí en busca de mi querida madre con el corazón “encogío” (esta palabra nunca la puedo decir sin acento) sin poder explicarle lo que me pasaba: “Buaaaaa, que que es que… No sé estudiar mamá”. Qué penica daba la verdad.

Después de media hora mi madre consiguió calmarme y enseñarme que sólo tenía que leérmelo una y otra vez, una y otra vez, hasta que lo fuese asimilando, que tenía que entenderlo y no memorizarlo como un papagayo… Una lección para toda la vida, sin duda.

Era adicta al colegio. Y cuando llegaba el fin de curso tenía sentimientos encontrados. Felicidad porque llegaba el verano y me iba a la playa, felicidad porque se acababa la dichosa fiesta fin de curso y dejaba atrás el ridículo que me daba ponerme en mallas para hacer la coreografía de turno y felicidad porque llegaba el momento Santillana y mi esperado cumpleaños. Tristeza por dejar de ver a mis compis, a los que mandaría cartas durante todo el verano como si me fuese a otro país, tristeza por no ver a los profesores: a Don Manuel, a Don Antonio, a Don Diego, a Don Miguel… que se quedarían grabados para siempre, pero no tan importantes como Don Draper, claro. Así que para mí siempre fue un poco traumático el fin de curso, por una cosa u otra. Hasta que me hice mayor y con ello abrí los ojos a la realidad, llegó el instituto y las noches en vela de estudio infernal por querer seguir sacando la mejor nota. Llegó la Universidad y lo último que me importaba era la nota. Y llegué a Madrid y la tesis acabo con las pocas neuronas que me quedaban.

Ahora es fin de curso. Y muchas vais atacadas por la vida, preparando las funciones de vuestros peques. Yo estoy por hacer una función en petit comité con el PNSN, Miss Nicaragüense y la NSN como protagonista, actriz principal, secundaria y de reparto, que ella dramática es un rato. La función se titularía: “No”, que es su palabra más repetida, es capaz de decirla en 100 modulaciones distintas y con varias intensidades hasta llegar a decibelios de rotura de tímpano. Le pondría el vestido de bailarina de Lacitos on the Door, que más preciosísimo no puede ser (con el globo volador de la NSN), y le regalaría a Miss Nicaragüense como maestra una lámina como esta.

laninasinnombre_lacitosonthedoor
¿Qué os parece? Este mes de junio he ido tan mal en todo que no he podido contaros nada de estas láminas personalizadas antes, que seguro que harían las delicias de los/las profes. Pero bueno, aquí os dejo la idea por si aún andáis en búsqueda de regalo.

laninasinnombre_laminas_profes
¿Y vosotras cómo recordáis el fin de curso?

La niña sin nombre.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

About La niña sin nombre

Las aventuras de la niña sin nombre con su globo volador y su #malamadre. Historias para no dormir, Diario de malamadre, la vida en Truman Residence y mucha biutiful zin. ¿Os venís?

23 responses to “Biutifulzin: fin de curso”

  1. desmadreando says :

    Que bonito el vestido de Lacitos con tú globo voladorrrrr 😛 y ya estás más que fichada para que en cuanto empiece la guarde Critter el próximo año tus biutifulzin le hagan conquistar a los profes y “las buenas notas” 😛 ¡Vivan las empollonas! 😛 que oiga yo soy desmadrosa y nunca aceptaré lo contrario…un besote desmadroso

  2. ana says :

    Qué recuerdos pequeña, yo que te sufrí en carnes propias las paranoias estudiantiles, bueno y tu a mi, que menudas éramos, que afán de sabernos hasta la etiqueta del champú, jaja, lo peor era que para verificar lo que nos teníamos que estudiar y por donde íbamos en nuestra sabiduría nos pegábamos unas charlas de 1h al teléfono, te acuerdas!!!!!!!!!!! Cuando no había inalámbricos!! La que te espera con Dña. NSN como salga a la madre ;-)))Las láminas son increíbles, como creces y creces, enhorabuena, sigue alto hasta el cielo globo volador!!!!!!!!!!

    • La niña sin nombre says :

      Jajajaja ayyyy aquellos maravillosos años!!! Y míranos?? En una semana estarás casándote!!!! Ahhhhh
      Mira que estudiábamos eh! Menudas dos! Pero también salíamos y quemábamos la noche con faldas cinturón jaja
      Un besazoooo darling!
      Lovi u!!

  3. Noemí says :

    Al habla una de las tuyas, empollona de 10… o de 9 y algo menos con los años… En la guarde de Bruna ya están todos como locos con la fiesta fin de curso… q mona va a estar ella bailando con los bracitos arriba… Por cierto, precioso el vestido de la NSN. Un beso!

  4. María lozano says :

    Eras lo que se dice una empollona en toda regla…. Yo superé los cursos, en mi casa la empollona era mi hermana
    Besos

  5. migremlinnomecome says :

    Oye… ¡preciosísimo ese vestido! ¿cómo ha surgido eso? Ay socia, que ya es miércoles, quién iba a decir que llegaría este día… 😛

  6. Mamamedusi says :

    Me parecen ideales!
    La NSN preciosa con ese vestidito, pues oye anímate y hazle su fiesta de fin de curso, lo pasará en grande!

  7. planeandoserpadres says :

    ¡Jajaja! Acabas de describir exactamente mi paso de niña aplicadita por el colegio. Las láminas son geniales, como siempre.

  8. cortar, coser y crear says :

    Yo también era de las empollonas… y de a las que luego la tesis robó neuronas. Y también recuerdo cuando me puse a estudiar y no sabía cómo… en mi caso mi mami me reenvió a mi hermana mayor (unos 3 cursos mayor) y ella me explicó su técnica. He de decir que funcionó muy bien :), jeje.
    Besitos 🙂

  9. maria de cosicasdnv says :

    Eras una empollona en toda regla eh?? yo superé los cursos.. en casa la empollona era mi hermana.. como me recuerdas a ella… dejó toda actividad deportiva porque pensaba que iba a bajar del sobresaliente.. se quería apuntar a clases particulares pensando que iba a suspender, mi madre preocupada habló con el profe y este le contó que nada más lejos de la realidad que era una alumna aventajada y que de notable no bajaría…

  10. tinkerbell says :

    puescuando iba al cole lo recuerdo màs o menos como tú, pero luego la cosa cambió y era el momento de liberación y felicidad absoluta!!! tambièn era empollona pero en la uni no me sirvió de nada…lleguè y todo ceros redondos como soles!!!
    geniales las laminitas como regalito a los profes, que la verdad que se lo curran mucho.
    un beseteeeee.

  11. sarablancos says :

    Lo primero me encanta el vestido de tu princesa, me encanta, estas cositas las echo de menos…es lo que tiene tener un nene en lugar de una nena, eso y las coletas y tal…en fin, pues yo nunca he sido de estudiar, la verdad, en lo que me gustaba sacaba nota y en lo que no aprobado ramplón, pero sin dar ni palo la verdad, a mí no me gusta estudiar y nunca me ha gustado y nunca me gustará, desde el cole hasta la facul, tengo asignaturas aprobadas con un 9 como astronomía y geodesia o mecánica celeste y el resto con un 5 y si se podía con menos pues menos…tus padres tubieron mucha suerte, los mios sufrieron mucho con eso de no querer estudiar….

  12. vaninasblog says :

    A mi hasta el instituto, me encantaba ir al cole, y era más que responsable, luego se me fue pasando, jejeje…
    La verdad que cuando eres niño, el fin de curso, era un momento muy especial, igual que el primer día de clase.
    Mi pequeño acaba la semana que viene, pero como la vida ya no es como antes, en el mes de julio, tiene que ir al campamento de verano, no le doy vacaciones, me da mucha pena, pero es lo que hay, papas trabajando, niño en el cole…
    Un besote princesa

  13. remorada says :

    yo era un “desperdicio” de niña q podría – según dicen – haber sido sobresaliente pero q estaba más ocupada en jugar y en molestar a los demás q en hacer los deberes. Y los profes me odiaban pq estaba siempre distraída – y distraía a mis compañeros – pero cuando me preguntaban lo q sea para pillarme les respondía correctamente. nadie se explica cómo lo hacía, ni yo 😄

    no puedo ni describir la felicidad q sentía cuando acababa el año escolar y del primer día solo me gustaba el olor a papel y a lápiz nuevo! 😛

    :***

    (ya puestos, el vestido con globos es lo más)

  14. La Madre Ninja says :

    Cuidado con lo que deseas, que pronto se hará realidad…¿ tu quieres fin de curso? te vas a jartar. Por lo pronto te cuento mi experiencia nefasta,

    http://lamadreninja.blogspot.com.es/2013/06/tecnica-ninja-61-diseno-de-moda-y.html

    Aunque seguro que a tí con el hilo y la aguja te va mucho mejor que a mi

    Un saludo

  15. monica pink lady says :

    ainsss que me has dado la idea perfecta, porque no se me habia ocurrido antes una lamina a la seño?? si esque voy de culo en muchas cosas…
    pues que sepas que este finde voy a retocar las fotos del principito para mandartelas para los recordatorios de bautizo, pedirtr la lamina de boda y ademas voy a pedir una para la seño del principe mayor, que como pasa al cole ya no sera su seño. (ademas que las mamis de esta clase hemos pensado hacerle un regalito en conjunto -y como no, me ha tocado a mi ocuparme de todo- asi que ya le he comprado unos detallitos y faltaba una foto o algo, pues sera la lamina)
    Prisa no tenemos, porque la seño ahora esta de excedencia, para descansar y reposar de un tratamiento, asi que o se lo damos en julio o ya en septiembre.

    Por cierto, yo he contado como fue la fiesta de fin de curso de mi hijo y fue preciosa…
    http://historiasrosasyunprincipeazul.blogspot.com.es/2013/06/fiesta-fin-de-curso-y-graduacion-del.html?m=1

  16. Miss y Mister Golosina says :

    Uy! Qué ilusión le hará a una q yo me sé cuando lea este post; si me ha hecho hasta a mí, jejeje.
    Seguro q para Navidad y para final del próximo curso te llegan un.montón de pedidos, pq son chulísimas las láminas.

    Ah, no dudaba d q tu eras d las de 10 ;-).

    Bs

  17. Mama prematura says :

    Pues yo tambien he sido un poco adicta al cole, bueno mas bien a las tareas del cole. Lo que más me gustaba de fin de curso era que el último día la srta. Transi, a la que adoraba, se empeñaba en que una vez más como todos los años destrozaramos algún clasico de la música a manos de nuestras flautas endiabladas.

    Si, mi seño nos daba música, en concreto flauta, durante todo el año y el ultimo día tocabamos para todo el cole. A mi me encantaba por un día sentirme importante y lo pasabamos bien. Luego nos daba las notas y recomendaciones para el verano y yo con los dedos cruzados rezaba hasta en arameo para que me mandasen el “Vacaciones santillana” y por supuesto, ya que Srta.Transi lo sabía, me lo mandaba. Que recuerdos…………

  18. Marina says :

    Están preciosaaaas sus laminas.. vamos qué has pensando que sus laminas vuelen en un globo volador el Océano Atlántico y lleguen a México? jajaj

    Y cómo todas aquí están confesando como eran en la escuela… yo debo decir que sí soy de esas Nerds.. que al final del semestre tienen 9.8 y preguntan por qué?
    Lo de la obra de la NSN muero porque nos cuentes qué tal su fin de curso… me encantó eso de dramática es un rato jajaj , pero sí la criatura se ve es un ángel…

  19. Star en Rojo (@Starenrojo) says :

    Pues para mi el fin de curso siempre ha sido fiesta, relax y vacaciones… ¡Qué recuerdos!
    Y yo nunca les regalé nada a mis profes, no me caían tan bien…

  20. Pax Martín says :

    Yo lo que mejor recuerdo era el olor del cuaderno de “Vacaciones Santillana”!! Lo compraba con una ilusión de locos, quería hacerlo todo la primera semana, aunque luego el entusiasmo iba decayendo a medida que me proponían planes de playa, piscina y cachondeo… ¡Qué veranos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: