Historias para no dormir: guerra de almohadas

Siempre he hablado en sueños. Bueno lo que se dice hablar, no, más bien murmurar, decir palabras inconexas, que no las entiende nadie y que le dan un susto de muerte a cualquiera que duerma conmigo.

A veces sólo se queda en eso, otras veces voy más allá, en un acto de enajenación y actuó en la penumbra, dándome más miedo a mí misma que al PNSN.

Antes de anoche me desperté con un sobresalto de:

– Joder, ¿qué haces? – frase entonada con “un amor celestial” por parte del PNSN.

Sin darme cuenta había reptado por la cama hacia la izquierda, lugar del PNSN, le había empujado y quitado la almohada de un tirón seco.

Aclaración: dormimos con almohadas separadas, una de esas decisiones importantes en tu vida. Normalmente, cuando me acuesto, me quedo un ratito durmiendo con almohada, luego la estrello contra la pared o el suelo y duermo plácidamente boca abajo y sin almohada. Así que la almohada que le quité era la suya, sí. 

“Hombre, PNSN, esas no son maneras de despertar a una medio sonámbula… Hay que despertar con cariño, un abracito, un achuchón, un quéséyo…”.

Pues ahí que nos metimos en una discusión absurda a las 4 de la mañana:

– Ha sido sin querer. Estaba dormida, que pareces tonto hijo (léase “tonto” con amor incondicional).
– Sí, encima insúltame.
– Que no es un insulto…

(y bla bla bla…).

En fin… El caso es que para una noche que tenemos la suerte de que la NSN no me llame a grito limpio, nosotros a fastidiamos.

A la mañana siguiente, mi Alzheimer y yo no nos acordábamos del suceso (ya he dicho que soy medio sonámbula) hasta que vi el careto del PNSN. Mira que es susceptible este hombre.

Así que anoche, me acosté con el miedo en el cuerpo, concentrándome para que no se repitiese un episodio de tal índole y para tener la suerte de nuevo de que la NSN no se despertara. Pero parece que esta semana no es mi semana. ¡Ay! ¡Qué de disgustos me llevé anoche en sueños! El PNSN tenía doble vida, ¿qué digo? No era doble vida, llevaba a la vez 3, 4 o 5 vidas paralelas, ya hay que ser listo para eso, pensé yo y yo muy tonta. Yo vivía en el limbo hasta que un día lo descubrí y aquello eran tantas infidelidades que mi vida se desmoronó… Cuando me debatía entre coger las maletas y dejarlo solo, con la NSN claro, sin mirar atrás o hacer una lista negra de todas las pelandruscas que iban a morir… me desperté, con un mal cuerpo, mirando al PNSN con odio mortal y haciéndole jurar de camino al trabajo: “dime que no me eres infiel”.

“Te lo prometo amor…”. 

 

Kids Having a Pillow Fight

 

* La próxima vez, PNSN te declaro una guerra de almohadas…

To be continued.

La niña sin nombre en este post poco tiene que ver. 

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

About La niña sin nombre

Las aventuras de la niña sin nombre con su globo volador y su #malamadre. Historias para no dormir, Diario de malamadre, la vida en Truman Residence y mucha biutiful zin. ¿Os venís?

14 responses to “Historias para no dormir: guerra de almohadas”

  1. María Paradela (@mariapagar) says :

    Ay madre! Medio sonámbula y todo! Tú no ganas para aventuras, hija. Y el PNSN vaya toalla. Una cosa es que en en fragor del momento se enfade (aunque sólo sea del susto de que le dejen sin almohada de golpe) y otra que entre en discusión nocturna y encima le dure el cabreo hasta la mañana. Qué susceptible, madre mía.

    Mil besotes.

  2. Juan Pablo Tejela (@jptejela) says :

    No sabes lo identificado que me siento con el PNSN! Yo también he tenido que defenderme unas cuantas mañanas de infidelidades no cometidas…

    • La niña sin nombre says :

      Jajajaja si es que vaya tela las vidas paralelas que tenéis en el mundo de los sueños jaja.
      A veces los sueños son tan reales, que cuesta volver a la realidad!
      Le diré al PNSN que no está sólo, seguro que se alegra jaja.

  3. Gestando una idea says :

    Jajajaja. Nosotros también dormimos con almohadas separadas, porque yo duermo sin almohada, pero cuando hacemos la cama, ponemos las dos para que no quede coja de un lado.
    Mi chico también habla dormido, aunque no se sonámbulo. Y si le pregunto cosas, me responde. Pero se las tengo que preguntar en tono bajito, que si subo el tono, se termina despertando. A veces es gracioso. Otras veces, cuando estoy muy cansada y quiero dormir, no tanto, jaajaja

    ¡Besos!

  4. anya says :

    Mi marido también habla en sueños y claro un día dijo un nombre que no era el mío hablando como de un trabajo y yo mosqueadísima, él diciendo que ni idea que ni acordarse, ufff que mosqueo tuve cuando me desperte

  5. Elisa says :

    Jajajaja menudo movidon!! Te entiendo perfectamente porque tan bien su algo sonámbula y solía despertarme en medio dela noche gritando cual posesa, un día mi amorcito tuvo la gran idea de gritarme porque lo había despertado del susto, y yo claro: “pero no ves que estoy soñando???” Pues le dio igual porque decía que un día lo una a matar de un infarto, lo que hay q aguantar 😉
    Ntros también dormimos con almohadas separas jejeje

  6. Mama prematura says :

    A nosotros nos pasa lo contario, es el padre de la bichito el que es medio, no sonámbul entero y la que un dia le va a dar un infarto de miocardio, es a mí. de echo ya me están saliendo alguna cana, y eso, es de los digustos!!!!!!! jajajaj

    Un besete guapa!!

  7. planeandoserpadres says :

    A mí, además de hablar en sueños, lo que a veces me pasa es que los confundo con la realidad, y si sueño que me he enfadado con el futuro papá creo que ha ocurrido de verdad y me levanto toda encabornada y sin dirigirle la palabra…

  8. Mónica Tostado says :

    Qué gustito da cuando te despiertas de un sueño de ésos y ves que no era real verdad??
    Nosotros también tenemos almohadas separadas y es una gran decisión ehhh???? Sno esto sería un conflicto en la cama todos los días….
    Un besote

  9. vanina says :

    Los sueños a veces parecen tan reales, que yo también me despierto o feliz, o con mal cuerpo!!
    Un besote y felices sueños para esta noche, princesa!!

  10. PNSN says :

    A este paso querida NSN, mis admiradas seguidoras de tu blog me van a llamar “the worst PNSN and false gigolo in the world”….voy encargar.una litera para sustituir la cama de matrimonio y así ahorramos espacio y discusiones amorosas varias…muaks precisa!

  11. Dr. Papá says :

    jajaja a mi me pasa al revés, que yo me muevo mucho y la despierto a ella constantemente!!! 🙂 muy buen post! 🙂

  12. bizcochodechocolate says :

    “…., que pareces tonto hijo (léase “tonto” con amor incondicional).
    – Sí, encima insúltame.
    – Que no es un insulto…

    (y bla bla bla…).”

    De verdad que pensé que esto solo pasaba en mi familia, pero ya veo que pasa hasta en las mejores!

  13. remorada says :

    llevo solo una noche aquí y ya he tenido al Sr Torres en vela… y yo sin enterarme! 😄

    ánimos PNSN!!! ><

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: