Historias para no dormir: LA LISTA

Me he pasado el fin de semana haciendo listas, listas para el bebé del Hada Madrina. Toda una juerga.

La semana pasada me llamó al borde de un ataque de nervios, mientras controlaba sus náuseas matutinas, diciéndome:
– Necesito que me hagas LA LISTA.

Unas horas después, la abuela desde tierrasanta me presionaba:
– Tienes que hacer LA LISTA.

Y yo que creía que por tratarse del segundo bebé en la familia, todo sería más relajado. Quedan 4 meses y ya estamos con las prisas. Pues no. Con más presión que en una presentación a cliente, comencé con LA LISTA.

Mi Alzheimer prematuro me ha hecho olvidar que un día tuve un recién nacido, pero me esforcé por empezar a recordar. Lo de LA LISTA es muy curioso, visto con la experiencia de #malamadre. Mi pobre hermana (como todas las embarazadas primerizas) piensa que una vez que des a luz, la vida se paraliza, los supermercados y las farmacias cierran para siempre y tienes prohibida la salida al exterior, porque TIENES UN BEBÉ y eso da pavor… Así que necesitas agenciarte con todas las gasas, discos de leche, sueros, botes de Mustela y compresas de maternidad que encuentres por el camino.

Lo peor no es eso, lo “más peor” es que arrasarás con todos esas cosas que nunca usarás, pese a que tu hermana te diga “son chorradas”. Eres primeriza y quieres caer en comprar:

– El termómetro de bañera más bonito, porque cuando el bebé esté llorando a grito “pelao”, tú sacaras el termómetro con forma de flor, que flota en el agua, lo pondrás dentro de la bañerita y la templarás hasta conseguir los 24 grados perfectos para su cuerpecito. “Pues no, con la mano y vas sobrada”.

– El sacaleches más potente del mercado. ¿Qué vas a dar pecho? ¡Qué más da mujer! ¿Y si no puedes? ¿Y si tu bebé no succiona y necesitas ordeñarte? Recuerda que las farmacias, cuando tú des a luz, habrán desaparecido de la faz de la tierra y entonces ¿qué harás? Además, probablemente el sacaleches no lo uses aún, pero qué gusta tenerlo todo, todo y todo.

– Un biberón, o dos o tres, por si las moscas, que dos años después seguirá intacto porque tu bebé llevará en los genes como la NSN (y no es un mal de ojo) repudiar los biberones buenos, carísimos con sistemas anticólicos y tetinas siderales, y moverás cielo y tierra hasta dar con el más básico, el de toda la vida, que será el que le guste… Y para llegar a ese día pasarán meses, pero, recuerda: “hay que tenerlo TODO”.

– El bolso del hospital. Ese oscuro objeto de deseo o terror con el que sueñas desde los dos meses antes de LA FECHA. Que sueñas que te pones de parto y no lo tienes listo. Crees, alma cándida, que ponerte de parto será de repente y tendrás que salir corriendo y sólo tendrás un microsegundo para coger el bolso y salir pitando, como alma que lleva el diablo. Luego, cuando te enteras que te puedes tirar con contracciones una semana y acabar yendo al hospital hasta 3 veces, antes de que te ingresen, te das cuenta de que si no hubieses tenido preparadísimo el bolso, al menos te hubieras calmado los nervios haciendo algo. Pero “el bolso es de vida o muerte. Ese que utilizas ese día y ya…”.

– Un camisón abierto por delante. Ahí llegaras con tu lista hecha de los cursos de preparto… Porque seamos realistas hermana, de la mía pasarás y te harás una paralela, clandestina con aquello que crees imprescindible. Y escribirás: camisón de hospital… Y te debatirás entre el salto de cama y la bata de transparencias para dar el cante en el hospital o moverás cielo y tierra, en busca de uno decente de algodón, cómodo, pero mono, para no asustar al personal, que ya tus ojeras ese día hablarán por sí solas. Luego llegará el día y te darás cuenta que el camisón del hospital, ese que te está enorme y que te deja las tetas fuera, es mucho más cómodo, más práctico y, total, atractiva no te vas a ver con nada.

Podría seguir aburriendo al personal con consejos prácticos como lavar y planchar TODO o dejar el congelador lleno de comida preparada, pero lo haremos en fases, según me vayas preguntando. Lo último hermana: LA LISTA se va a componer de CUATRO LISTAS, ya puestos, estoy que lo tiro.

LISTA 1) La lista de cosas que tu querido bebé suertudo (y tu economía más) heredarán de la primogénita. Ropa por doquier, todos los utensilios realmente imprescindibles para tu supervivencia, entre ellos, las estrellas son: la hamaca y la minicuna.

LISTA 2) La lista de cosas que tienes que comprar porque no se heredan: discos de leche, gasas, arsenal de pañales, toallas, etc., etc.

LISTA 3) Las cosas que tu madre te va a comprar aunque ya las tengas de la lista 1. No vamos a luchar contra los elementos, ahí déjate llevar.

LISTA 4)  La lista negra, compuesta de esas cosas que no te servirán y que te comprarás sin mi consentimiento.

Dios nos pille confesados.

Stressed Woman Doing Many Tasks

* Os dejo que tengo que seguir con LA LISTA, buenos LAS LISTAS.

La niña sin nombre y su primo/a que está al caer.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

About La niña sin nombre

Las aventuras de la niña sin nombre con su globo volador y su #malamadre. Historias para no dormir, Diario de malamadre, la vida en Truman Residence y mucha biutiful zin. ¿Os venís?

15 responses to “Historias para no dormir: LA LISTA”

  1. Amelia says :

    Jajajajajajaja, muchas gracias hermana. La foto me encanta, que risa…

  2. Mamidesanti says :

    “…una vez que des a luz, la vida se paraliza, los supermercados y las farmacias cierran para siempre…” como la vida misma. Me encanta.

  3. urbanmon says :

    Madre mía es verdad! La de dinero que te gastas en cosas que nunca utilizarás. Un horror. Lo importante es un buen portátil o tablet para conectarte a Internet y desconectar de la vida real un poco (que no se te olvide)

  4. Blue vintage says :

    a mi también me parecía que el mundo se iba a parar y no iba a poder salir a la calle nunca más. yo caí en el sacaleches y paridas varias, pero tengo que decir que salvo un UTENSILIO DEL INFIERNO que jamás usé, no tiré mucho el dinero.
    Un beso!

  5. vanina says :

    Ains…qué me da un ataque de algo…yo con mis nauseas no hay lista que valga, y nadie que me la haga, ni ganas de hacerla…no dicen que los segundos se crían solos??, pues ya cuando nazca que se haga el/ella la lista, jejeje…
    Al final me dará un ataque, y lo haré todo a último momento, por ahora solo puedo concentrarme en sobrevivir día a día…
    Ánimo a la Hada Madrina, seguro que tendrá todo lo que necesita, y parte que nunca usará, cosas del primer hijo, 😉
    Besos princesa

  6. Gestando una idea... says :

    Jó, el día que yo esté embarazada, te voy a decir a ti que me hagas LA LISTA, ¿vale, por favor?, jaja. La verdad es que ahora que lo dices, la de cosas inútiles que se compran cuando puedes comprarlas en el día a día si ves que las necesitas…llevas razón. Eso sí, yo en el caso de tu hermana (hada madrina), el camisón monísimo de la muerte pero cómodo, sí que me lo llevaría. No sé,…..aún me queda la cosita de intentar estar mona para las visitas….Es algo que por mucho que me dijeras que no, yo llevaría, jijiji.

    Oye, cuando tengas las listas, nos las pones aquí, ¿eh? Para saber qué llevar en esos casos!!! Así las futuras madres primerizas, tomamos nota!

    ¡Besos!

  7. Noemí says :

    Así leído me doy cuenta de que las madres primerizas somos unas compradorascompulsivasdelamuerte. En mi caso hice cuarenta listas, quedé para cenar con otras mamis con experiencia, y al final, el día de la verdad, todo te sobra y todo te falta. Lo del bolso, si yo te contara, removí cielo y tierra para encontrar EL bolso. Ese bolso que tenía que ser especial y que al final acabó siendo una bolsa de deporte blanca y dorada al más puro estilo choni, pero en ese momento me pareció tan cuqui…
    Venga, va, que me lío me lío y no hago ná. UN besito, guaperas!

  8. planeandoserpadres says :

    Yo de momento me muevo entre la lista 2 y la 3 ¡mi madre se ha vuelto loca comprando camisones y batas para el hospital! ¿Pensará que voy a quedarme allí a pasar en invierno completo? De momento ya tengo un trolley lleno con las cosas por si me pongo de parto, y por cierto, gris y bien feo pero es el que teníamos en casa y el más espacioso para todo lo que es obligatorio llevar. Como luego me hayan hecho comprar cosas de la lista que no vaya a utilizar ¡se me revolucionarán las hormonas y me pondré de una mala leche post parto…!

  9. Cristina says :

    Ayyy! El camisón que llevé al hospital no estaba, ni en broma, en ninguna de mis listas. Iba acompañado de su correspondiente bata. Fué un regalo de mi suegra… Y os podéis imaginar lo “bonito” que era… Así que al final me las arreglé para no ponérmelo, diciendo que en el hospital sólo podías estar con el que ellos te daban… Jjjjjj
    Yo muy fan de las listas 😉

  10. atempramv says :

    jajajaj, mira yo tengo una amiga que desde que estaba de 6 meses me dió la vara con el hecho de que hiciera la bolsa del hospital, que si su hermana no la tenia hecha cuando nació su sobrina y fue un lio…que mira que si se te adelanta….en fin, que la tenia hecha a medias porque estaba de 6 meses, y mira tu por donde con 7 meses mi bichito decide nacer, y yo con la bolsa a medio hacer. Y salbes que??? que al final el padre de la bichito tuvo que hacer otra con lo que necesitaba de verdad. jajajajja

    Un besete

  11. minimoi says :

    Jajajaja! No se puede luchar contra las primerizas (ni los primerizos)! Que a veces ellos son peor incluso! A mi hermana la convencí para que heredara los imprescindibles de la lista 1 pero mi cuñado empeñado en que todo fuera nuevecito. Luego cuando vio los precios ya cambió la cosa, je je…

  12. remorada says :

    mi próxima sobrina llegará en dos semanas y los padres tienen todo menos la noción de lo q realmente se les vendrá encima XD

    ay, el primo/a sin nombre! *-*

  13. Mamamedusi says :

    Jajaja de acuerdo con todas esas listas! Aunque te digo una cosa, tampoco la pongas muchos impedimentos porque lo uses luego o no, hace mucha ilusión comprarlas (al menos en mi caso).
    Un abrazo!

  14. María Cañal Barrera says :

    Pero qué identificada me he sentido!!! Yo me compré un camisón, feísimo pero de algodón jejejeje, que acabé dándole a mi madre incluso sin estrenar!!! la crema para el pecho por si se agrietaba también la tenía… y no la usé; el termómetro de baño… que nunca usé. jajajaj, muy muy bueno.

    María Cañal B. o http://www.mystoriesproject.blogspot.com

  15. Babette says :

    No sé pq llevaba tantos días sin pasar por aquí (que te leo siempre aunque menos comente). Es todo tan real…que doy fe (como si fuera notaria) de todo lo que dices. De hecho parí 6 semanas antes así que ni bolsa ni media tenía hecha. Dsp de romper aguas me puse al lío y me vino bien para empezar a dilatar y hacer tiempo mientras el marío se tiraba de los pelos nerviosito perdido. Y lo del camión…Yo no quería dar teta al final lo hice y menos mal q tenía yo por ahí uno de maflada más feo que todas las cosas, pero de algodón, tan fresco para ese 31/7 y posteriores…
    Eres grande! Casi se me olvida cuánto me río con tus posts. Por cierto yo tb soy publicista! Aunque no por vocación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: