Archivo | Historias para no dormir RSS for this section

Historias para no dormir: lo que el ojo no ve…

Desde qué pasó lo que pasó, ya nada es igual… Después de un par de objetos perdidos en Truman Residence sin paradero desconocido, tuvimos que ponernos serios con Miss Nicaragüense. Ella es consciente de la falta de confianza que amenaza el hogar de la NSN. Y hemos tomado medidas estrictas ambas partes contrayentes.

Yo vivo pegada a un móvil, sólo por y para ella. Ademas de la carta de mi puño y letra que le dejo cada mañana, dándole el parte actualizado al minuto de cualquier novedad en la vidorra de la NSN y en este nuestro hogar, estoy conectada al Whatsapp, sabiendo en riguroso directo cualquier movimiento: cuánto come, cuánto duerme, sus últimos hits, los pañales usados, sus nuevos palabros… Pero esto es una práctica normal y rutinaria por el bien familiar.

Hasta aquí todo correcto, el problema llega cuando Miss Nicaragüense da rienda suelta a su ojo tras el objetivo. Después de sus pinitos como florista-recolectora-de-rosas-y-flores-preciosas de la zona ha decidido reconducir su carrera hacia otros derroteros. Y ha visto en la fotografía un camino de proyección personal.

Cada mensaje que recibo va acompañado de una foto:

> Foto de la NSN 1: «mire la niña guapa». Foto a las 9 de la mañana cuando la NSN deambula feliz cual perdiz después de su biberón mañanero.

> Foto de la NSN 2: «mire la niña bailando». La NSN va activándose según pasan las horas y da libertad a sus nuevos bailes y gorgoritos.

> Foto de la NSN 3: «mire la niña feliz en su columpio». A media mañana ya han hecho su entrada al parque trumaniano Miss Nicaragüense y la NSN, dispuestas a tirarse en la arena y compartir un rato con sus amiguitas asiduas a este espacio de uso y disfrute.

> Foto de la NSN 4. «se lo comió todo». Foto cenital del plato y las cuatro cucharadas de comida que la NSN decidió espurrear porqueledalaganaypunto.

Así hasta 10 fotos de media de la NSN diarias. No diré que no me hace ni pizca de gracia que en Nicaragua (Managua) estén rulando las fotos de mi hija sin ningún pudor. Pero, bueno, hasta aquí todo seguiría estando correcto, al fin y al cabo es en beneficio de mi salud mental. El surrealismo llega a límites insospechados cuando Miss Nicaragüense va al parque por la mañana o baja a las zonas comunes por la tarde. Ella se dedica a inmortalizar a todo trumaniano que se le cruza en el camino.

> Foto con trumanianos 1: «mire su amiga Fulanita».

> Foto con trumanianos 2: «mire dándose un beso con su amiguito». La afición de la NSN por besar a los niños en la boca lo dejaremos para un análisis posterior.

> Foto con trumanianos 3/ 4 / 5…: «mire como juega a las cartas, a la pelota, al corre corre… con Pepito o Fulanito».

Vamos, que me podría hacer un álbum digital con el resto de niños trumanianos por meses o empapelar el cuarto de la NSN con ellos como si de una quinceañera y sus novietes se tratara.

Ante esto saco mis propias conclusiones, ya me contaréis las vuestras:

CONCLUSIÓN 1. PROBABILIDAD MUY MUY ALTA. Sí, he pensado lo mismo, la NSN vive muy pero que muy bien. Viendo su día a día en fotos, «eso es vida amiga y los demás aquí estamos…».

CONCLUSIÓN 2. PROBABILIDAD MUY ALTA. Las fotos pueden ser falsas, retocadas o trucadas, a saber si Miss Nicaragüense aprovecha sus ratos muertos, entre sueño y sueño de la NSN, para darle al Paint o al Photoshop CS5 y con un poquito de tampón y de varita mágica… voilà.

CONCLUSIÓN 3. PROBABILIDAD ALARMANTE. A la espera quedo, otra vez, de que peguen en mi puerta, para arrestarnos a la familia entera por práctica poco decorosa y ética. Son menores y no se puede usar sus fotos por beneficio propio. Sí yo lo sé. Pero es dejar libre la pasión de Miss Nicaragüense con la fotografía o tener otra conversación seria con ella. Y yo, con este calor, no estoy para nada. Ni para hablar.

La niña sin nombre con fotos de todo Dios.P.D. Si es usted o su hijo trumaniano uno de los afectados, no se preocupe que las fotos que no son de la NSN las borro inmediatamente, no quiero tener material peligroso en mi poder.

An Amateur "Photographer"

* A ver NSN, sonríe un poquito que si no tu madre va a sospechar de Miss Nicaragüense, que ahora ha salido un momentin a dar una vuelta sola sin ti en busca de amistad.

Historias para no dormir: soy rebelde porque el mundo me ha hecho así…

¿No os pasa esto? Que a veces queréis escribir un post, pero las ideas no fluyen, no tenéis muy claro sobre qué, y cuando ya lo tienes medio escrito, aprovechando el trayecto de metro a casa, vas y te encuentras con un tema que te enerva la sangre y piensas: «a la porra hablar de #biutifulzin, de #suspirosdeamor o de la última entrega de #malamadre, esto necesito soltarlo».

Últimamente en los blogs que sigo proliferan temas candentes, de esos que provocan enfrentamientos, saltan chispas y se crean debates en los comentarios, muy interesantes algunos, eso sí. Identidades falsas, análisis de la utópica relación marcas – blogs y, si con esto no tenemos bastante, vamos y reflexionamos sobre las razones ocultas que nos llevan a sentarnos, teclear y publicar posts. ¿Por qué escribo un blog? ¿Cuál es mi objetivo? Lejos de buscar «EL POR QUÉ» de toda nuestra existencia en este mundo 2.0, no hay una razón absoluta. No, tranquilas, que no os voy a enumerar una a una cada una de ellas. Sólo una: desahogarme.

No entiendo sinceramente la obsesión por ir en contra de todo lo que se supone como «establecido» por esta sociedad maligna. Si se llevan los cupcakes o los cakepops o el frosting o su madre, yo voy en contra por sistema porque sencillamente no, «eso no mola, qué aburrido es seguir las masas». Si se llevan los colores flúor o los estampados étnicos, «yo ni de coña, eso ya lo llevaba hace dos temporadas y ahora está muy pero que muy demodé». Y este espíritu antisistema rebelde se manifiesta en todo su apogeo cuando se trata de ir en contra de las fechas señaladas. No hay cosa más mainstream que celebrar lo que nos dicen. NO al Día de la Madre, NO al Día del Padre, NO a la Navidad, NO, NO y NO.

Creía yo que nadie decía tantas negaciones seguidas como la NSN. Me equivocaba. Y el último grito, que diga, el último NO es, por supuesto, NO al fin de curso y todo lo que ello supone. Preparar el traje de tu hijo para el fin de curso, participar en la celebración con otras madres, levantar la mano para ser tú la que ponga el lado dulce con esas galletas decoradas que te salen de muerte… Y sobre todo, vade retro a los regalos a los profesores (sí, a mis láminas también). Pero, ¿qué tontería es esa de regalar algo a la profesora si te cae bien, te parece profesional y tu hijo suspira de amor por ella? Pues NO. Menuda madre rancia, tradicional y aburrida eres.

Pues sí, yo soy de esas, ¡señaladme con el dedo!, de las que celebra el día de San Valentín, la Navidad y todo lo que sea una excusa para acordarme de los que quiero, están lejos o me interesan… Y lo haré también con los profesores. Yo por mi parte le haré el regalo a Miss Nicaragüense, que también es como una profe de las buenas para la NSN. No voy a ponerme en plan freudiana para sacar qué hay oculto en este afán por desmontar el modus operandi de muchas madres. No, porque eso también estaría demodé…

Mientras respiro profundo para que no me salga una llaga maligna, voy a vaticinar el próximo NO… ¡NO a celebrar el cumple de tus hijos con una fiesta…! Como si lo viera venir.

¡VIVA EL FIN DE CURSO Y LOQUENOSDELAGANAYPUNTO!

Imagen 1

* Quizás cuando nuestros pequeños crezcan y aparezca un profesor sustituto como este, nos lanzaremos a por la corbata, el boli o la colonia mainstream para, entonces sí, ganarnos «su aprecio». 

La niña sin nombre. 

Historias para no dormir: inauguramos el summer time en Truman

Y llegó el día. El sábado abrieron la piscina en Truman Residence. Todo un acontecimiento social para los habitantes. Ese día marca un antes y un después en la vida de cualquier trumaniano que se precie. Las tardes y los fines de semana ya no serán igual para esta especie en estas semanas de calor venideras. Todo se verá alterado. El patrón de conducta está cambiando y este lugar se convertirá en su hábitat natural.

Ahora los días serán más largos, el trumaniano de a pie se aferrará a las horas de luz intensa y no se moverá de las zonas comunes, llámese área de recreo y disfrute, hasta altas horas de la tarde. Los primeros días se vivirá con una intensidad desmedida. De 11 a 3 y de 5 a 9 es el horario oficial. Después de dos años de observación y trabajo de campo en este periodo estival, empiezo a preocuparme por la supervivencia de estos seres llamados vecinos. He llegado a contabilizar 10 horas seguidas sin descanso en familias enteras, progenitores e hijos (tres de media), la mayor parte del tiempo sumergidos en el agua comunitaria y el resto interactuando. Siempre he creído que los trumanianos eran seres superiores, cuasi perfectos. Y en esta época del año lo corroboro, no sólo por el poder de estar tantas horas bajo el sol y mantener su piel perfecta y sin enrojecer, mientras yo me dedico a perseguir a la NSN a pistoletazo limpio de protección total; no sólo por ser capaces de no comer y permanecer en el área de recreo y disfrute como si tuviesen pilas inagotables, estómagos de cartón piedra y sonrisa permanente, sino, y lo que es mucho peor, por ser seres, en este caso madres, exentas del MAL: la celulitis o grasas saturadas. Ellas, todavía en cuarentena de su tercer vástago, lucen tipazo en bikini con una naturalidad que da terror, te miran con sonrisa y ojos descansados y te preguntan qué edad tiene tu pequeña, como diciéndote con la mirada castigadora: «¿piensas dejarla hija única?».

Tú contestas con voz temblorosa: «18 meses». Y a punto has estado de mentir en la edad, pero la realidad es aplastante y la NSN está de muy buen ver. Ella luce roscas y curvas orgullosa, para no dejarte mal a ti y que quede claro de quién es hija esa pequeña intrusa, que se sale de los cánones marcados. Hija de una malamadre que ayer tuvo pánico de quitarse el caftán y lucir piernas esculpidas por un invierno de excesos y malas prácticas deportivas.

El sábado me resistí, buscando al PNSN (él no tiene complejos, es un macho ibérico de los de toda la vida) planes alternativos en Baltimore, lejos de la pose y el nuevo escenario de plató comunitario. Pero el domingo, no había escapatoria… Así que a las 12 bajábamos a la quema. La NSN ataviada con su conjunto playero empezó a interactuar. Porque ¿para qué íbamos a tener una niña que se queda quieta en su cachito de sombra?, ¿para qué? Ella va de una toalla a otra, cogiendo móviles, juguetes y dando guerra, mientras su abnegada madre se ve en la obligación de lucir cuerpo en bikini detrás de ella pidiendo disculpas por lo pesada sociable que nos ha salido la pequeña heredera.

Ya está superado. El primer día es el peor. Ya me he dejado ver, dejando claro que no soy madreperfectatrumanianadepro. Ahora todo será más fácil, entre otras cosas porque he decidido cenar sandia toda la semana para mimetizarme con el entorno dentro de unos años. Bueno el miércoles no, que tengo cena, el viernes tampoco que tengo amigos en casa, el sábado tampoco que tengo fiesta. Pero oye que esto de las calorías es muy psicológico y yo estoy concienciada que es lo que cuenta, ¿no?

Esto de la apertura del Summer Time va a dar para mucho, os lo advierto, sobre todo, teniendo en cuenta que hasta el 15 de agosto, el área de recreo y disfrute trumaniano será mi único oasis que me salve del suicidio.

Woman in the pool

 

* Pelo de peluquería, metiendo barriga, sonrisa y podrás pasar por trumaniana común en un día de piscina y sol.

La niña sin nombre y con manguitos.

Historias para no dormir: me duermo por las esquinas…

Las adicciones siempre me han dado mucho mucho miedo. Siempre he pensado que era una adicta en potencia, latente, como una bacteria dormida que está ahí esperando que la despierten. Potencial público objetivo de cualquier sustancia/ actividad adictiva, susceptible al extremo de convertirme en víctima por siempre jamás.

Por eso será que siempre he visto la vida desde el otro lado, detrás de la barrera, manteniéndome en la posición de voyeur, la de mirar y no probar #porsilasmoscas. Y nunca he fumado (para hacer el tonto alguna vez), nunca he bebido (los botellones en la Plaza de la Merced no cuentan, me refiero a beber de día y de noche), nunca he tomado sustancias alucinógenas ni nada por el estilo. Me dejó huella eso que decía el sheriff de «cuidado con las copas que os pueden echar pastillas» o eso que decía mi madre de «el tabaco es malísimo».

Me creía superior, con un poder sobrenatural para evitar los males de esta sociedad. Porque no me gusta pensar que algo maligno tenga poder sobre mí, me controle y me anule. Eso sólo se lo permito al Iphone o a la NSN.

Así vivía yo, feliz, ajena a las adicciones hasta la semana pasada, que tomé conciencia de la realidad, de una realidad que me estaba superando. Por la mañana me levanto y me voy directa al trabajo, sin desayunar, aunque le pese profundamente a mi madre y al sheriff, que aprovechan cualquier llaguita sin importancia o baja de defensas para echarme en cara: «es que no desayunas, con lo importante que es desayunar…» y bla bla bla… Segundos,  minutos, horas y hasta días enteros he aguantado de sermón, que se te quedan clavados en el cerebro, hasta el punto de volverte loca. Lo que iba diciendo, de camino al trabajo a veces cae alguna galleta o mini dulce de esos retractilados que pueden durar intactos días, semanas o años porque no se deterioran. Nada bueno puede haber dentro de esos envoltorios de plástico fino de la sección bollería «artesanal» del Mercadona. Pero yo me los como y me saben a gloria. Mientras espero el día en el que desarrolle mi gen de la repostería, sigo ese patrón de conducta diario. A veces se me olvida y llego al trabajo donde me tomo un vasito de agua, una pieza de fruta o un té en el mejor de los casos y a currar.

Hasta ahora una pauta de conducta normal. Pero el reloj, de repente, sin casi darme cuenta, por estar sumida en una vorágine de proyectos, correos electrónicos y llamadas, marca las 12 y empiezo a salivar, a bostezar y a sentirme decaída sin fuerzas… Llegó el momento, la hora punta en la que no hay tregua posible. Me levanto como un autómata, cojo las llaves y bajo a la esquina, al chino de turno a que, con esas uñas de guitarrista callejero, me despache lo que necesito, lo que me va a dar la energía, la alegría, la paz interior perdida.

Subo las escaleras, me siento en mi mesa y me bebo mi Coca-Cola. Mi cuerpo y mi mente vuelven a activarse. Todo iba bien hasta que llega un lunes de resaca post #8J, ya os he dicho que «el día después» de algo importante siempre me da por tomar decisiones trascendentales y decido dejar mi adicción. Después de la confesión de culpabilidad previa supero el primer día, el segundo es fácil y el tercer día, ay el tercer día, me doy cuenta de que me estoy muriendo, de que me arrastro por la agencia sin rumbo, con la sensación de que si cierro los ojos duermo hasta la semana que viene.

Soy adicta. Si lo confieso. A la Coca-Cola, light para ser más exactos. Pero no es mi culpa, antes no lo era, pero antes no era madre, ahora soy un zombi viviente con despertares nocturnos y horas intempestivas de ir a dormir. Y ahora ¿qué hago yo? La que se creía con el poder para rechazar cualquier sustancia adictiva. Educo a la NSN en la infancia del agua y la fanta en cumpleaños o fechas señaladas, como mi madre hiciera conmigo o me invento unas nuevas reglas del juego donde la fórmula secreta de ese brebaje no se llame adicción, sino FELICIDAD… 

coca-cola

* La publicidad es buena… No voy a ser yo quien les lleve la contraria. Ja!

La niña sin nombre y feliz.

Historias para no dormir: la mujer que susurraba a las flores…

La mujer que susurraba a las flores…

Sepan ustedes, no todo en esta vida son suspirosdeamor y biutifulzin, aunque diré que las láminas que he mandado hoy me tienen enamorada, deseando estoy que lleguen.

Cuando llego por las tardes a casa, apaleada y con un hilo de energía para la NSN, siempre hay en casa flores, flores frescas… Pensaréis: «qué ideal…». Pues no ciertamente, sí que son flores preciosas, no silvestres, sino de jardines, cuidadas y hermosas que decoran los rincones de mi casa, pero sin conocer su paradero, las primeras veces, sonríes y no le das demasiada importancia, lo dejas pasar, hasta ayer, cuando la rosa roja más espectacular de Truman lucía en mi cubo de zinc.

Miss nicaragüense dedica sus paseos con la NSN a la localización de sus presas, la posterior poda y hurto. Cada día pasean en la mañana y vuelven cargadas de colores y olores que inundan nuestro hogar. Lo peor de esto es que la NSN pensará que es la bomba jugar a jardineras-manos-tijeras en sus mañanas.

Me dan que son conocidas en Truman como «las ladronzuelas de flores». Son selectivas, no se vayan a creer, que ya me las imagino decidiendo cuál tiene los pétalos más bonitos o el olor más intenso…

Mientras espero que el Presidente de Truman y alrededores pegue a mi puerta, pidiendo explicaciones o llevándoselas (a Miss Nicaraguense y a la NSN, no a las flores) sin poder hacer nada, a un centro de desintoxicación, yo saco mis propias conclusiones.

Miren ustedes Miss Nicaragüense es parca en palabras, todo lo arregla con una sonrisa y un «sí, yo lo hago»… Ella prefiere susurrar a las flores sus planes. Las flores son un signo, un signo de que le gusta coger cosas prestadas, llevárselas y devolverlas con sigilo… Pero, ¡ay Miss Nicaragüense! Las flores no hablan, pero tú vas dejando pistas…

En estos momentos me he colocado el disfraz de LaGuerta que tanto me gusta y estoy investigando. Necesito saber si los objetos que aparecen y desaparecen son un caso aislado o prueba de un mal mayor. Si la NSN hablase todo sería más fácil. ¡Ya es hora de ampliar el vocabulario pequeña! «Agua», «Papá», «Mamá», «Caca» y onomatopeyas no me son de ayuda. ¡Confió en ti!

Gardener Trimming Topiaries

* Miss Nicaragüense hace animalitos con los arbustos y la NSN es feliz. 

La niña sin nombre y con flores. 

Historias para no dormir: esto es uno que va y dice…

Pues sí, ya es oficial. El #8J se acerca y dice en esta microsite de YO DONA (como leen, YO DONA) que la madre de la niña sin nombre da una ponencia,

> de esas de sentarse delante de 300. ¡300! 300 blogueras, menos mal que muchas son amigas, muchas ya me conocen y me leen y será como estar en familia (topicazo que digo para relajarme ja).

> de esas que tienes que sacar tu yo profesional porque a ver si te vas a plantar allí a contar tu vida, a divagar o contar chorradas como aquí. Aunque no les sorprendería, que ya están ustedes acostumbradas.

> de esas en las que tienes que pensarte muy mucho qué ponerte. ¡Ahhhhh! Grito desesperado de llamada a la personal shoppeor, que se está haciendo la remolona pero que en breve estará aquí para daros consejillos prácticos de cómo parecer una bloguera interesante sin caer en el brilli brilli o en el traje de chaqueta. Hay un término medio señoras. Me ha adelantado, para la que queréis lanzaros hoy a las tiendas en busca del outfit ideal, que tengáis en cuenta que es una jornada de trabajo, informal y de día.

> una ponencia de esas que te pones delante de un pantallón gigante para intentar presentar algo coherente, entretenido, didáctico y útil, que no os haga bostezar 1.000 veces, toser y cambiar de postura en la silla cada segundo. Menudo reto…

> de esas que tienen un tiempo limitado. ¡Qué cortos son 20 minutos a veces y que largos pueden llegar a ser! Yo espero en esos 20 minutos no repetir mucho coletillas como: ¡eh!, ¡bueno!… Y sobre todo no quedarme paralizada, en blanco o tartamudear.

> de esas que te planteas que quizás sea más interesante bailar unas sevillanas, regalar unas láminas o contar un chiste para romper el hielo, ganarte al personal y arrancar un aplauso espontáneo y sin sentido ya que estamos.

> una ponencia de esas que te ponen un tema que no tienes muy claro cómo acotar. Señoras que eso del diseño y la usabilidad es muy amplio… Que lo peor en esta vida es resumir en puntos claves y que a mí siempre se me ha dado mejor enrrollarme, así que si me voy por los cerros de Úbeda en un momento dado que alguien me silve, me tire un lápiz o un tomate directo a la cara para que espabile.

> de esas en las que seguro que hay preguntas comprometidas, de esas que piensas «trágame tierra» y contestas: «me alegro que me hagas esa pregunta…».

> de esas en las que tus socias aún no han comprado las entradas. Y tu conciencia te dice a ti misma: «eso no son socias ni ná». Que estoy por comprárselas yo… Porque ya lo que me faltaba es no tenerlas cerca… Necesito apoyo moral, un par de cabecitas asintiendo como si lo que estás contando fuera cierto, interesante o super trascendental.

Así que cuando aún estaba yo borracha de amor con tanta boda, aniversario y suspirodeamor, me he dado un tortazo con la realidad de mis próximas semanas: curro para aburrir, láminas preciosísimas por hacer, proyectos pendientes, una hija (que se me olvida) y ahora, ahora sí que sí, ahora o nunca, preparar una ponencia para vosotras, el mejor público que una pueda tener.

¿Os habéis apuntado ya? Contadme y así me tranquilizáis. Habrá talleres, sorpresas y mucha bloguera realmente interesante en el programa. Que para eso se lo están currando tanto las chicas de Madresfera, más majas ellas. Para apuntarse AQUÍ.

Proper Bostonian Symphony Goers

* Las madres blogueras atentísimas y entregadas tras la ponencia de La niña sin nombre.

Y sí, que luego hay fiesta. Con el espíritu del olvidado #15J, llega LAFIESTA8J, que a nosotras o nos ponen un GT o no somos «naide». Aquí la insignia #biutifulzin de Esther. Podéis ponerla en vuestro blog. Instrucciones AQUÍ.

INSIGNIA_8J_300

La niña sin nombre atacá. 

Historias para no dormir: PREBODA

Estos días previos al Gran Día en tierra santa me recuerdan a la película Una jaula de grillos. Estamos todos enloquecidos, gritamos a la más mínima pregunta, duda o cuestión, aparecen personajes extraños e inesperados, llamadas de última hora…

– ¡Ahhhh!!!! ¡Ayúdame a cortar las tarjetas!!! ¡Ahhhh!!¡ Ve haciendo lazos mientras yo pego! ¡Ahhhh!!! ¿No hay nadie en esta santa casa que sepa hacer un azo? ¿Dónde están los recordatorios y las minutas y los meseros y las pizarras?? No encuentro nada.

Después de la paliza de ayer de ultimar todos los detalles, hemos desembarcado hoy en la hacienda, con bolsas enormes de esas de venta ambulante. Nos han dado vía libre y hemos estado 4 horas a contrarreloj, colocando minutas, photocall, mesa de chuches, recordatorios, regalitos y mil y una cosas que, como siempre, me parecen poco. Con los pelos de locas, las mandíbulas desencajadas de los nervios, el tic nervioso de cortar guita (con un cuchillo que nos han cedido, que somos muy listas y hemos olvidado las tijeras) y la espalda encorvada hemos abandonado el lugar en cuestión, no sin antes avisar que algo seguro se nos olvida y que mañana haremos acto de presencia en cualquier momento. Pero con la sonrisa de Asta (la encargada de «nuestra» boda) que nos despedía con un «no os preocupéis por nada».

Mi madre, la madre de la novia, esa que nunca pierde la compostura, sigue su ritmo, dando de comer a diez y cuidando de la NSN. Hoy he hecho la prueba de la hermana de la novia, me he paseado pasillo arriba, pasillo abajo con el look completo y me ha tranquilizado, pero claro es mi madre… No me va a decir a estas alturas de la película, que ya no hay marcha atrás, que estoy más fea que Picio, pues no señoras no es momento. Pero sí que me ha dicho, como es de costumbre: «pero hija, ponte recta, así con los hombros para abajo, no…».

El shérif es el único que se ofrece a colaborar en el arte del corta y pega. Y es que él es de los míos en esto de las manualidades. Ayer fuimos a su prueba del chaqué, le habían dejado las mangas tan largas que parecía un pingüino enanito, menos mal que vamos con tiempo. ¿Qué hace el PNSN mientras tanto? Este sí que vive bien, él se pasa el día de paseo viendo a su familia, dejándose querer mientras su madre, la Avita, le da de comer como si no hubiera un mañana y pensando cuántas copas se va a beber en la boda. Porque no nos engañemos, aquí lo importante, como dice mi socia, es la barra libre, una buena barra libre, donde por fin, después del cóctel y la comida, los nervios desaparezcan y el baile y el cachondeo fluyan… Hay barra libre de cava y mojitos en el cóctel, así que miedo me da a mí el estado en el que llegaré a la entrega del ramo, el reparto de detalles y el baile de la novia. A mí no me busquen.

Guardaré un poco de cordura, al menos lo intentaré, hasta el final, que una es la wedding planner oficial y esto es muy duro, no como en esos blogs y posts remonos, esto cansa mucho, demasiado diría yo. Y si es para tu familia todavía, que si no ya hubiese cogido la puerta. Que el Hada Madrina se ha dedicado a delegar funciones, todas en mí, y le ha dado mi móvil al fotógrafo, al florista, al DJ, al chófer…

Hoy sólo me queda hacer el inventario, exigencia del PNSN, que no piensa volver a Madrid sin sus pompones, sus pizarras y objetos varios. Ay PNSN qué moral tienes, luego con tus copas a ver si te acuerdas de recoger a tu mujer y a tu hija.

¡Ah! Sí, yo tenía una hija hasta hace unos días, ahora mismo ella es feliz, consciente de su papel de principal protagonista del eventazo (lo siento Hada Madrina), mira todas las noches su vestido y prepara el saludo protocolario. El resto del día se lo pasa comiendo aspitos, gominolas y todo aquello que los abuelos (por ambas partes) le consienten, visitando a tíos y gritando desaforada porque ella estos días es la reina y el educar ya lo dejamos para la vuelta, que ando yo muy cansada.

Para completar esta película Almodovariana que es la PREBODA y por poner una nota de surrealismo, el gran DIA es también el día de la comunión de uno de mis primos, el pequeño de todos, el más guapo y bueno. Así que aparecerá vestido de marinerito para quitar el poco protagonismo que le quedaba a la novia.

Con estas fotos de Instagram (¡que me gusta un filtro!), me despido, prometiendo esperando no morir y poder pasar por aquí a contarles el POSTBODA.

* Preparando detalles.

la foto 1

la foto 1

la foto 2

la foto 3

la foto 4

* El lugar…

la foto 1 la foto 2 la foto 3 la foto 4 la foto 5

* Momentos de relax… que todo no va a ser sufrir…

la foto 2 la foto 3

la foto 4

No es por nada, pero la novia va a ir preciosa y el consorte también, que para eso se está preparando a fondo… Todas las noches sale a correr como alma que lleva el diablo… Porque sé que es un buen «marío» que si no miedo me daba.

La niña sin nombre.

Historias para no dormir: peligro al volante

Precaución amigo conductor, 
la senda es peligrosa,
y te espera tu madre o esposa
para darte un abrazo de amor… 

¡Ay! sí, un abrazo de amor, sobre todo eso, es lo que me ha dado el PNSN esta tarde al llegar… Si es que no sé yo como 5 mimitos confío en mí para diseñarles una pegatina con el ingenioso claim (que yo misma propuse): «Conduce con mimo»…

Si es que ya lo dice la canción: la senda es peligrosa… Y en Madrid más y en Truman también. No señores, no es justo, no puede el coche 1 frenar porque le ha entrado una mosca en el coche o porque es más lento que un desfile de cojos y luego frenar el coche 2, un todoterreno con ejecutivo rancio en su interior y después que seguidamente el pobre coche 3 (el mío) pueda frenar como si tal cosa, sin que nada ocurra. Al final yo, de manera injusta, me he comido el guardabarros del coche 2 (todoterreno)… Un golpecito de nada, pensaba yo, cuando bajaba de mi Golfito (no me digáis que no habéis visto esas pegatinas que completan la palabra GOLF con ITO, horror, lo sé. No, no la tengo, tranquilas). Ahí me he visto yo en la escena del crimen, mirando primero al coche 2 (el todoterreno del rancio) que casi no se había hecho nada y luego girando la cabeza hacia el coche 3 (el mío), clavando la mirada en mi faro derecho…

– Roto, muy roto…

– ¿Pero cómo de roto? ¿Sólo el cristal?

– Roto muy roto y hundido, sí eso también, un poco…

– ¿Y ha tocado la chapa y pintura?

– Sí, de eso también un poco… Pero no ha sido mi culpa…

– Eso dicen todas.

– Te lo juro amor. No me regañes, que te conozco y estoy sensible, triste por mi faro, por un accidente tontísimo. No, no estaba con el móvil, en ese preciso momento no, espera que recuerde… mmm… no, no estaba con el móvil, luego sí, porque tenía que twittearlo claro, pero…

CLON… El PNSN me cuelga y así acababa mi conversación, en la que buscaba un: «no te preocupes mi vida, no pasa nada, ¿tú estás bien? Todo fuera eso…». Nada más alejado de la realidad.

El rancio del coche 2 me ha dado poca conversación, iba con prisa, así que nos hemos dado el móvil y le he pasado el marronazo al PNSN. Menos mal, porque llamadme torpe e inútil pero no sé ni como se rellena un parte. Eso dice mucho de mí, lo sé, no he tenido muchos accidentes.

El caso que con el disgusto todavía en el cuerpo, he recibido un whatsapp esta tarde del PNSN que decía: «830€ la broma».

– ¿Cómo? Que no, que no quiero un coche nuevo, que sólo es el faro. Pero, ¿eso cuesta? Bueno, pues no te preocupes que no me importa ir sin un faro, total no suelo cogerlo por la noche.

No he convencido al PNSN, que para esto es muy apretado (bueno para todo lo es). Así que si conocéis un alma caritativa que quiera arreglar mi cochecito se lo agradeceré eternamente con… ¿una lámina? ¿No es suficiente? Como sois…

la foto

*Aquí la prueba de que tampoco ha sido para tanto, ¿no?

 

thelma y louise

*Mujer al volante, peligro constante… Yo siempre me he imaginado a lo Telma y Louise y claro así me va.

Como hasta aquí seguro que  no llega leyendo el PNSN (ni la mitad de los lectores), entre tú y yo, soy un poco despistada y justo en ese momento estaba pensando en que llegaba tarde a una reunión, así que quizás no me dio tiempo a frenar por mi velocidad cogiendo la curva en plan Alonso. Pero, eso ellos no lo sabrán.

Algún día os relataré mis otros accidentes al volante, poca cosa también…

La niña sin nombre y sin faro.

Historias para no dormir: el Despúes

6 de la mañana. Me pongo en pie en tierra santa para en una hora poner rumbo a la ciudad en la que comencé a diseñar mi rutina ya hace 10 años. Me llevo el beso del shérif y de la abuelita que se despiertan para decirnos «hasta mañana y adiós».

7.50 de la mañana. Después de repasar el periódico que me han dado en el AVE  y sumirme en la desesperanza de un país donde todo son malas noticias, con la sombra del enchufismo de un follonero que dejó Andalucía a la altura de la babucha, decido cambiar de tercio, anestesiarme y pensar en mi pequeña, esa niña sin nombre que me ha robado el corazón, a tal punto que si me alejo casi 600 km de ella este deja de latir con la intensidad normal y se queda arrugado y sin fuerza.

Pero yo no estoy aquí escribiendo el después de la despedida del Hada Madrina para llorar por las esquinas, poner el grito en el cielo porque me haya dado cuenta de que este fin de semana me ha abandonado malamadre y se ha apoderado de mí la madre más ñoña del mundo. Sí, la he echado de menos a rabiar… Se me han hecho eternas las horas, he llamado 20 veces al PNSN, he hecho dos vídeo conferencias y he recibido fotos de todos sus minutos… Pero he estado en tierra santa y esto, pese a todo, ha sido un trocito de descanso, felicidad y relax.

El sábado por la noche nos recibieron las azafatas del UN DOS TRES con pancartas, cava, globos de helio, sus calculadoras y sus gafas distintivas. ¡Y comenzó la fiesta! Cena, reservado con cóctel en una terraza con vistas a la Catedral y zona VIP en un bar del centro.

Sorpresas, juegos con preguntas comprometidas a la novia… Y una obsesión por recordar las anécdotas del amor y el desamor nos tenían animadas y dándolo todo.

La despedida que ella quería, así fue… Un adiós a la soltería pausado y en armonía, sin stripper, sin broches con objetos colgantes ni tartas fetichistas… Amigas de toda la vida en el lugar de siempre.

* En el tren camino de Málaga listas con nuestras uñas rojas…

la foto 1

* El Hada Madrina con el look que le preparamos para la ocasión: chaqueta de rayas, chistera negra… La pobre iba tan despistada que pensó que iba de domadora de circo o de sombrerera loca.

la foto 1

* El tarjetón de bienvenida desveló de qué iba la cosa y la HNSN soltó alguna lagrimita…

la foto 2

la foto 2

* El Hada Madrina iba monérrima, con zapatos y bolso a la última… Ya se los robaré.

la foto 4

la foto 3

* En la estación nos esperaban las azafatas del Un, Dos, Tres con sus calculadoras de colores y sus gafas retro.

la foto 3

* La caja estaba llena de sorpresas para el Hada Madrina… Pero además Hija no hay más que una preparó estas galletas de la querida Ruperta y unos cake pops riquísimos. ¡Es una artista!

la foto 1

* Después de la cenita, nos fuimos a la terraza de moda con vistas a la Catedral a que nos prepararán un cóctel, por lo visto, ganador de un premio y que llevaba de todo todo todo… Y si pensáis que no, mirad la siguiente foto… Le faltaban sólo los pétalos de rosas rojas… Quizás el premio era al cóctel con más aliño… ¡Madre mía!

la foto 2

la foto 3

* Y después del sábado de fiesta, llegó el domingo de sol y relax…

la foto 1

la foto 3 la foto 4

la foto 4

* Y en 12 días volveremos a tierrasanta para el Gran Día… Os dejo con el trajecito que lucirá la NSN… #suspirosdeamor

la foto 5

* Aquí dos de las azafatas del Un Dos Tres… El Hada Madrina y yo.

la foto

¡Feliz semana!

La niña sin nombre.

Historias para no dormir: el Antes…

Pues sí, ha llegado, hoy es el día «D» de «Despedida» del Hada Madrina. A partir de hoy el tiempo corre cuesta abajo y sin frenos hasta el Gran Día. Como todos los días en Truman, nos hemos despertado/ levantado y activado a las 8 de la mañana, en el momento que la NSN ha abierto los ojos y ha gritado pidiendo su bibi mañanero. Así, que son sólo las 11 de la mañana y me pregunto cómo voy a aguantar todo el día hasta llegar al momento Despedida…

Después de un día en El Pardo correteando detrás de la NSN, llegaré a casa, cubriré mi antifaz de mapache y me vestiré de negro (color elegido para las invitadas), con mis uñas rojas y algún complemento de la temática, que aún no puedo desvelar, para poner a las 18.30 horas rumbo a tierra santa. Llegaremos dispuestas a celebrar la soltería que acaba del Hada Madrina, dándolo todo, según dicen las malas lenguas, para que este día lo recuerde para toda la vida o no, depende de lo que se alargue la noche.

Lo que no tengo claro es como es esto del salir en tierra santa ahora… Mis salidas de verdad allí se remontan a cuando tenía 20 años, antes de venir a Madrid. Entonces, si mi memoria no me falla, se hacía botellón en La Plaza. Pero creo que desde entonces ha cambiado mucho la cosa, además que hoy vamos en plan señoras de bien, con cena y copas programadas. Lo que sí sé es que hoy es la primera noche que notaré el silencio de no tenerla cerca, mientras me pego unos bailoteos al ritmo de la canción de moda, ella estará tranquila y dormida en Truman, pero ¿se dará cuenta de mi ausencia? Seguro que no…

Mientras llega la hora, dejo preparado todo, me vaya a olvidar de algo por la pérdida de costumbre que esto es una FIESTA en mayúsculas. Dejo en la habitación la raya del ojo, el taconazo y el perfume, listos para en unas horas recordar aquellos maravillosos años de la noche en tierra santa… Me llevo la maleta llena de sorpresas para el Hada Madrina y de abrazos y besos de la NSN para dar y repartir al shérif y a la abuelita, que nos esperarán puntuales en la estación.

Volveré para contaros el Después, que seguro que es más divertido. Prometo fotos. No sé si llevarme lápiz y papel, que conocidas son mis lagunas mentales después de las noches de fiesta. Y en sólo 11 días nos enfundaremos las galas y ese tocado al que le tengo más miedo que otra cosa… Y todo, por fin, habrá acabado… Y el Hada Madrina y consorte volarán en un globo que les llevará por la vida juntos.

Gracias_Amelia&FRan

* El Globo Volador dará las gracias en el Gran Día con estas tarjetas personalizadas con ilustración del Hada Madrina y consorte…

La niña sin nombre.