Tag Archive | consejos

Personal shoppeor al habla…

He decidido que la personal shoppeor no puede morir con el 15J… Mis años consumiendo La Vogue, los blogs de moda de las reguapas, mis horas mirando de reojo las boutiques soñadas y con soslayo mi monedero, me han hecho una experta en recorrer tiendas asequibles en busca de suspiros de amor low cost… Así que este trabajo de estudio no puede archivarse en un cajón hasta el próximo 15J. Semanalmente (bueno, realmente, cuando pueda y tenga inspiración o tiempo) me pasaré por aquí a compartir con vosotros mis descubrimientos, adquisiciones, looks y outfits con una premisa clara: «no tendremos money, pero nos sobra el glam». Es así.

Ayer, al salir de la agencia fuí a devolver a MANGO unos zapatos correctos, salones beige que me había comprado para mi primer look 15J que una hora antes del evento descarté. Sí, me entró la locura transitoria con los nervios (algo más común en mí de lo que quisiera), me miré al espejo y me dije: «¿A dónde vas Bitter Kas?». Así que después de un segundo outfit (demasiado «emperifollado» para la ocasión) también desechado, opté por un tercero, el que conocéis y al que yo llamo: reinvención años 20 con un toque moderno de flúor, sin perder mi pelo y mi cara de antigua, es la que tengo. Mi predilección por la década de los 20, donde hubiera sido íntima de Coco, hacen que no me importe demasiado que parezca una postalita antigua con cualquier cosa que me ponga.

Así que entré en MANGO, hice una rápida inspección del terreno y divisé un vestido la mar de mono, mi última adquisión por sólo 19,90€. Vestido plisado, con cinturón y todo, perfecto para una reunión, para un paseo o para una cena de esas que estoy deseando tener con mis socias y las chicas 15J. Dependiendo de cómo lo combines, si te pones unas sandalias romanas o unos tacones monos creas un estilo totalmente distinto.

Vaya, que yo creo que como las cosas nuevas en el armario me queman me lo voy a plantar hoy mismo para irme a comer al centro con los abuelos malagueños de la NSN que han venido a coger a su nieta en brazos cada vez que ella quiera, a malcriarla comprándole cosas inservibles, darle muchos besos y achuchones apretados (de los de mi chica del barrio) y para decir una y otra vez hasta que el cerebro se me desconecté frases como:

– «Mira que está grande está niña».

– «Y esta niña no habla, es que no hace ni un ruidito, la vamos a tener que llevar a un logopeda. No dice ni pío».

– «Pero, dale agüita que hace mucho calor».

– «Esta niña no se ríe «ná»… Le falta la sal de la brisa marinera». (Sí, esta no tiene desperdicio alguno).

– «Pero coge a la niña (dirigiéndose a la MNSN, osease, yo) que ella quiere estar con su mami, que no la ve nada».

– «Esta niña va a ser muy inteligente…».

y tantos etc. creados en tan sólo 24 horas. Tiempo récord.

Qué paséis buen fin de semana y si queréis compartir conmigo vuestro último look, vuestra última adquisición low cost o vuestras dudas… Aquí vuestra personal shoppeor, que amenaza con volver…

La niña sin nombre.