Tag Archive | Daily

#15J: Efectos secundarios de la GTerapia

48 horas después de la GTerapia sigo sintiendo mi mente y mi cuerpo dentro de un estado de embriaguez del que no sé cómo salir… La emoción de quedar con mis socias: la del barrio y la del Gremlin, definir el evento #15J, la «mirinda» previa, los dos GTs posteriores, la conversación sobre la vida y la que se nos viene encima tienen mis neuronas muy muy lentas… Pero que es por quejarme, que no puedo estar más ilusionada con el eventazo del año, que sin querer, estamos organizando. Ver la respuesta de las chicas que se han apuntado, de las marcas que quieren colaborar, el movimiento que hemos generado en twitter y en facebook y ver cómo va cogiendo forma todo son razones suficientes para que no haya cansancio, no haya dolor y ¿quién dijo miedo?

Esta semana tenemos un montón de sorpresas, que estamos deseando contaros, así que estén muy muy pendientes a sus pantallas, a sus alertas de twitter y facebook, que mañana comenzamos a dar guerra y prometemos no dejaros descanso, quien avisa no es traidor. Por lo pronto la Comunity Mother más activa del TL y con más gracia de la blogosfera (y no es amor de socia) ha publicado aquí las reglas generales para los anti-sorteos del #15J, que no serán ni uno ni dos, así que vayan preparando sus habilidades, que aquí se van a poder lucir.

Yo venía al blog hoy a desahogarme un poco, hoy más que nunca, necesito esa función del blog de escribir por escribir, de poneros al día para así descargar algunos pesos y comenzar la semana más liberada, con energías renovadas. Así que os cuento algunas cosas que han hecho la semana muy especial y así comienzo mañana con el contador a 0.

El lunes, que había comenzado con el evento de facebook del #15J echando humo, me llega una noticificación de mundobebes.net de que habían publicado la entrevista que me hicieron hace casi dos meses. Me hizo mucha gracia releer mis respuestas porque me hizo tomar conciencia de la rapidez de este mundo de la blogosfera y las redes sociales. Parecía como si lo hubiese escrito hace años, porque la realidad ahora era distinta, ya estoy reincorporada a la vida laboral y organizando, quién me lo iba a decir en ese momento, un evento para madres blogueras. La realidad es distinta pero la esencia es la misma. Así que os invito, a quiénes no la habéis leído a conocer un poco más de La niña sin nombre aquí. Y a las que sois mamis (y papis) blogueras a poneros en contacto con mundobebes.net y formar parte de esta iniciativa tan chula.

El martes, como sabéis las que me seguís, era 22 de mayo, un día muy especial por varias razones… Mi aniversario de boda, si porque yo, aunque no lo parezca y, a veces, hasta a mí se me olvide, tengo un marido (el PNSN), gracias al que puedo seguir con esta locura de La niña sin nombre y todo lo que eso conlleva… Y tenía que hacer mi homenaje a este día, sobre todo, cuando llegué a casa y tenía un precioso ramo esperándome. Cuando era más joven no me hacían ninguna ilusión las flores, pero ahora me encantan, me parece que ambientan la casa de una manera muy especial. Yo creo que es efecto directo del taller de Elisabeth Blumen del Chicas Night Out, que todavía no me borro de mi cabeza.

El caso que el martes fue especial también porque recibí la sorpresa de entremadres. Unos días antes el pajarito de twitter asomó en mi Iphone, avisando de que entremadres me tenía una sorpresa y no me podía desvelar nada. Imaginaos la emoción que supone para mí que te ocurran este tipo de cosas cuando llevas tan poquito con el blog. Así que ahí estaba a la espera, comiéndome las uñas día tras día, hasta que el 22 de mayo, como regalo de aniversario indirecto me encontraba sobre mi mesa de la agencia la revista Anuncios con un post-it en la página de editorial y una tarjeta firmada por una de las chicas de Entremadres que decía: Un besazo ARTISTA… Ahí, os juro, que me temblaban las piernas y más cuando empiezo a leer la columna de editorial y es parte del post que escribí hace una semana y algo. Bueno, bueno, bueno… emocionadísima claro, lo primero que hice fue llamarla y darle las gracias… Un honor para mí, de los grandes, de los que no se olvidan y se marcan a fuego en tu memoria. Guardado el ejemplar, a cualquiera que llega a casa le abordo para que vea y lea que La niña sin nombre ha llegado a la revista Anuncios y que no es un sueño que es realidad. Algún día tendré que explicarle todo ésto a la NSN y no sé cómo lo haré.

La semana fue avanzando entre proyectos de la agencia, alertas en twitter de nuevas marcas que colaboraban, nuevas chicas que se unían al #15J, pocas horas de sueño, correos continuos con mis socias del Comité Organizador hasta llegar a superar la barrera de los 100, entradas de la CM a cual mejor, una niña sin nombre que es tan buena que lo facilita todo, un PNSN que está ahí en la sombra como la madre del artista a la espera de que todo esto acabe… Y sin darme cuenta aterricé en el jueves y con él el manifiesto del #15J. Y vuestros comentarios, tweets, que tanta ilusión me han hecho y que hasta hoy (que no sirva de precedente) no he podido contestar… Habrá manifiesto versión extendida, incluyendo a las blogueras que quedaron fuera. Pero tenía dos opciones: dejarlo así o que los ojos se me salieran de las órbitas, así que ahí quedó la cosa. Como si parececiese que ha pasado un mes por la intensidad de lo vivido, el viernes me ví a las 2 de la mañana en casa, sentada en el sofá, después de la GTerapia, ordenando ideas confusas y convulsas en mi cabeza, mareada de los GTs, pensando que los contactos 2.0, a los que estoy deseando desvirtualizar, me están dando una emoción que supera la vida 1.0 en muchas ocasiones y esto es realmente una pasada y hasta da escalofríos.

Ahora me despido que comienza la tarde y la NSN reclama un poco de atención de su madre. Ella que sabe que tiene que avanzar en la vida y que su madre está un poco ocupada últimamente, este fin de semana ha decidido que la minicuna se le ha quedado pequeña para arropar sus sueños y ha dado su primer paso a ser un bebé grande, ha montado su cuna de madera blanca con su colchón de niña grande, sus barrotes, su móvil con musiquita y sin decir ni «mú» ha dormido como un auténtico angelito.

La niña sin nombre en facebook.

Daily: 22 de mayo, mucho que recordar…

Zzzzzz ZZZZZzzz zzZZZ

Sí, estoy casi sonámbula escribiendo este post en directo. 23.50 horas de la noche empiezo a escribir unas líneas sin saber si seré capaz de enlazar dos frases seguidas coherentes. Pero, es superior a mis fuerzas como bloguera abnegada no escribir hoy, aunque sea de manera tartamuda (me siento así cuando las palabras no fluyen demasiado bien). Es 22 de mayo. Bueno, casi 23 y no llego. Van a dar las campanadas de las 12 y se acabará este día tan especial. Hoy justo hace dos años del segundo día más especial de mi vida. Un día en el que fuí tan feliz que de recordarlo se me quita el sueño, se me borran las ojeras profundas (ya tienen color mortecino) y se me dibuja la sonrisa en la cara… Lo recuerdo con nebulosas, como un sueño apagado y brillante al mismo tiempo, con flashbacks de una película rodada en Super-8, donde los momentos más especiales se ralentizan: cuando mi madre bailaba con una sonrisa perpetua al son de la música, cuando sonaba la canción de «Laura no está» y nosotros rodeados de velas nos movíamos como a cámara lenta sin poder reprimir las lágrimas, cuando entraba por la puerta con los nervios a flor de piel, recibiendo directamente el cariño que me sobrepasaba el alma de todos los que me acompañaron y cuando recuerdo la mirada de mi cómplice al acercarme a su lado… Son sólo algunos de los tantos tantos momentos que podría volver a vivir, una y otra vez, una y otra vez, en un bucle infinito sin que se detuviese porque ese día sentí la felicidad como un estado presente que no quería alejarse de mí, palpé el amor de mis amigos incondicionales, sentí la emoción de mi familia y firmé el pacto de amor más sincero de mi vida. Eso fue el 22 de mayo de hace ahora dos años. Y no podía superar la barrera del cansancio y del sueño para deciros a todos los que estuvistéis: «Gracias» y para compartir con aquellos que no estuvistéis estas imágenes tan especiales para mí…

Feliz 22 de mayo.

La niña sin nombre en facebook.

Historias para no dormir: una semana para recordar…

Me gustan los repasos de la semana que hace la bloguera Golosi o los que hace en imágenes Mi mama me mola, así que me uno a ellas con mi particular visión de la semana, porque sin duda ha sido una semana para recordar.

El lunes odioso me levantaba arrastrándome por la vida como cada lunes, pero con la emoción de que era antesala del 15 de mayo, día de San Isidro, así que se hizo el día más llevadero que un lunes normal. Al llegar a casa por la tarde, después de un vuelo supersónico, nuestra Mary Poppins particular me dió una noticia bomba: «Tengo una entrevista en el jueves por la tarde»… Mmmm Menudo subidón para comenzar la semana. Pero pensé: «No te preocupes, ¿para qué adelantar acontecimientos?». Así que lo borré de mi mente, como haciéndome la loca, eso se me suele dar muy bien. Esa misma noche hice mi dibujo de la NSN con su traje de gitana, pero pese a lo guapa que estaba no fuimos merecedoras de ninguna mención de premio del concurso de Me gusta mi barrio y Madresfera. ¡Ays! Yo creo que no le saqué su mejor perfil. Así que las ganadoras fueron VaninasBlog y Base Echo blog. Que sí, chicas, que os lo merecéis… Que una tiene mal perder, pero se le olvida pronto.

El martes brillaba el sol, aunque la NSN decidió que las 7 de la mañana es muy buena hora para comenzar el día, di que sí, a quien madruga Dios le ayuda… Y allá que nos fuimos a La Pradera de San Isidro, dejándonos llevar por un espíritu castizo escondido, curiosa si que fue la experiencia, no lo voy a negar, pero yo creo que hasta que mi memoria recuerde, no volveré… El día se me hizo larguísimo, vestí a la NSN de chulapa, no os quiero ni contar lo guapérrima que estaba y es que los lunares le sientan tan bien.

El miércoles llegaba como un lunes infernal, con dolor de cabeza, bajonazo de tensión, después de una semana intensa preparando mi colaboración con Lanoa handmade, que salía en Yorokubo, «chafando» la sorpresa a Desaforando como jueves emprendedor. Ilusionadísima con la colaboración, con la mención en una de mis revistas preferidas y exhausta por tantos día de curro intenso, pero feliz al llegar a casa y recibir un beso baboso… El cansancio acumulado y el dolor no existen cuando tu twitter echa humo y de la locura transitoria damos vida al súper evento del año: desvirtualización REAL ya. Emocionadas, nos dejamos llevar por la ansiedad del momento y cerramos la fecha. La verdad es que con un PNSN que no lee todo se hace más fácil. Le enseñas la ilustración y él, tan majo como es, te sonríe y dice: «qué chulo». Y tú: «Sí, verdad?». Pero sabes que no se ha enterado de nada y que cuando se vaya acercando el momento te mirará con cara de estupor y no recordará los vales canjeables que tienes por sus días de fútbol, que se acumulan en la mesita de noche.

El jueves, pues os podréis imaginar, las ojeras llegan al suelo pero cuando recibo la alerta del nuevo post en desaforando se me pone una sonrisita perpetua que me acompaña todo el día, porque La niña sin nombre loves Lanoa handmade y esto es una relación de las que tienen futuro por la intención de ambas partes. Sólo falta que gusten las ilustraciones y entonces La niña sin nombre será La niña con sonrisa más feliz de este mundo virtual. El #15J va tomando forma, el twitter está que arde y #nochedechicasya está a punto de ser trending topic (por soñar…).

Pero llega el Love Fridays… Y todo cambia, la energía del fin de semana me mantiene viva y comienzo el día con emoción y felicidad. Pero ¿quién me iba a decir que iba a ser un día horribilis? Pues sí, lo resumo rápidamente que ya se me cierran los párpados:

mucho curro. stop. demasiado. stop. dos reuniones de muerte. stop. 2 horas más de curro extra. stop. porque no llego a nada. stop. cambio de armarios. stop. 3 bolsas de basura llena de modelos de antaño. stop. modelasos que quitaban el sentío en su momento. stop. pero no dignos del #15J. stop. llamada de Mary Poppins. stop. entrevista definitiva. stop. No tengo niñera. stop. esto es el fin. stop. menos mal que me queda el #15J. stop.

P.D. A las que no pueden vivir sin noticias del #15J. Estamos definiendo coordenadas. Muy pronto tendrán directrices claras. Reserven día.

Feliz happy weekend!!!

La niña sin nombre en facebook.

 

Daily: Mamá en el cole dicen que yo no soy una chulapa…

Este post está dedicado a:

A la tienda de cosas súper chulas para las criaturas Chincha Rabincha y a la web de Pocoyó. Gracias a Madresfera.

 

* Imagen de Crunch.

La niña sin nombre en facebook

 

Big Ideas: Motivación a tope…

El miércoles fue uno de esos días que una se levanta derrotada por un martes confuso, apaleada por daños colaterales del trabajo, pero con energía aún antes del jueves, que es el día en el que mis pilas Duracel se agotan definitivamente.

Así que después de dar un besito a la carita de ángel de la NSN antes de salir de casa a las 7 y media de la mañana, dejándola en su cunita, aún con Morfeo, me dirigía como autómata a la agencia. Pese a ese cielo negro que se cernía sobre mí, ocurrió algo que no esperábamos: mi nombre en la revista Anuncios. Para los que no son del sector, es la revista de publicidad y marketing con más prestigio a nivel nacional y ahí estaba mi nombre, junto con el de mis compañeros por el trabajo que hemos hecho para la campaña de lanzamiento de la nueva tónica de Coca-Cola: Seagrams (si queréis ver una de las acciones que hicimos, pinchad aquí). Al principio, como aún estaba vagando por la vida como alma en pena por mi bajo ánimo me pareció una noticia más… Como si me dicen que el petróleo ha subido o el IBEX se ha desplomado. Pero luego pensé: ¡Oye! ¡Espabila! ¡Que te hace ilusión! Que esto no pasa todos los días y que otras veces ha salido tu trabajo, pero no se han dignado en nombrarte y piensas en tu padre y en «sus dineros» invertidos para que te vinieras a Madrid en busca de algo que no sabías muy bien lo que era… Pero piensas en él porque hoy es su 61 cumpleaños y sabes que es tu fan número uno, que siempre que has tenido algún éxito profesional (un contrato indefinido, unas vacaciones pagadas, un finiquito y para de contar) se alegra más que nadie. Y que realmente tú, en el fondo, siempre te has esforzado en la vida, para crecer como persona para que se sientan orgullosos y digan: «Ahí está su hija, recortando y pegando, haciéndose una mujer de provecho».


Así que ahí me lancé al «estrellato» a subir el recorte al facebook y la respuesta de mi padre (por mail) fue:

«Orgullosos nos sentimos sin que salga, tú sabes que tus padres siempre han sabido que estás impregnada de arte».

*Gracias Papá. Felicidades. Y sí se pasa y mucho, pero si no me mira él con buenos ojos, ¿quién lo va a hacer? ¡Eh! ¿Quién? ¡Pues eso!

A un lado esta buena noticia, derivada de mi trabajo de supervisora creativa en una agencia de publi, más por necesidad que por vocación, yo venía a contaros que ya he encontrado la solución a mis desmotivaciones, cuando acechan… Y es el MOTIVATOR. Una de esas ideas geniales de este mundillo de la publicidad.

«A ver. El que no tenga problemas existenciales que tire la primera piedra. Y que apunte mal, no vayamos a tener un disgusto. Vivimos convulsas épocas que alcanzan niveles de bajonismo máximo. Sin embargo, qué diantres, todo el mundo necesita que le digan algo bonito de vez en cuando. Pues bien, ¡hay una app para eso!

Que sí, que a falta de un hombro en el que llorar, de un apoyo humano, ¿por qué puñetas no voy a escuchar un discurso motivador procedente de mi smartphone? En el estudio creativo barcelonés Tiempo BBDO llegó un momento en el que tanto momento chof les sobraba. A falta de cambiar el escenario a nivel global, optaron por intentar cambiar al receptor de esta perra situación.

La aplicación se ha lanzado de una forma casi experimental con 6 discursos acerca de diferentes problemas, de más o menos enjundia: “Mañana es lunes”, “No abandonar el blog”, “Después del Gatillazo”, “Voy borracho y quiero llamar a mi ex”, “Ir al gimnasio” y “Me siento gorda”. Son discursos divertidos y cachondos que ponen una nota de buen humor en el depresivo momento en el que estamos inmersos”.» (fuente: Yorokobu).

¿Con cuál os identificáis? Yo con todos menos con el del gatillazo jajaja. Yo ya tengo la aplicación, que lo de decir «Hasta aquí…» con el blog ya me ha pasado más de una vez en apenas dos meses.

Así que ahora a tope de motivación empiezo un fin de semana lleno de deberes (de ésto desaforando sabe mucho) porque la semana que viene os contaré otra buena noticia de estas que motivan y mucho y que estoy deseando compartir. Así que vivan las buenas noticias y al resto… ¡que le den viento fresco!

La NSN mientras me pongo la aplicación MOTIVATOR en el Iphone me mira con cara de: «Mamá tú definitivamente estás como un cencerro».

Feliz fin de semana.

P.D. ¡Ah! Se me olvidaba, el PNSN si que está motivado con su post y la respuesta. ¡Ojo! Que amenaza con volver por estos lares, con un post de padre primerizo (de ésto las quejas a Cuando la Manada duerme por su sugerencia).

La niña sin nombre en facebook.

El PNSN, bloguero por un día: Día de las Madres…

Esta semana estamos de suerte, que sí que no cayó ninguno de mis suspiros de amor de mi Wish List… Ya me lanzaré este fin de semana próximo a las calles o a una tienda online en busca de un súper autoregalo de «madre no hay más que una» jeje. Pero se puede decir que recibí el regalo más bonito que pudiera imaginar. El PNSN (padre de la NSN, para los menos duchos en la materia) no suele leerme (el «suele» es por no sentirme tan mal), vale, que no me lee ni un día, vamos… Al principio quizás me molestaba un poco porque no lo entendía, pero luego pensé: «mejor, que si no, conociéndolo, seguro que empieza a «meter tijera» y me hace censura a todo lo que escribo y tenemos que cerrar el chiringuito». Es verdad, que el PNSN no es asiduo a blogs ni redes sociales, se dedica a maldecirlos y a criticarlos sin compasión… Pero él es así, tan extremista que pasa de no leerte a hacer su primera (y última, creo) colaboración para el blog. Y sin más preámbulo, aquí os dejo con su post, su primer post, su último post, sea como fuere, os dejo con su dedicatoria para este primer Día de la Madre que celebramos el domingo. Y que, por cierto, me ha encantado.

Para la MNSN

El día de la madre… ¿¿Cómo es que sólo hay un día de la madre?? ¿¿Sólo hay una jornada en la que trabajan?? Pues si sólo hay un día para las santas madres, los padres nos vamos a tener que pedir vacaciones anticipadas para poder sustituirlas… ¡¡Pero para todo el año!!

Y ya entrando en materia, ¿qué podemos decir de la MNSN? Pues que es su primera onomástica, y hay que celebrarlo por todo lo alto. Parece que fue ayer cuando el PNSN se acercó tímidamente a la MNSN, hace ahora casi 9 años, y pudo arrancarle la primera sonrisita, porque boca con gesto de alegría, es sin duda gasolina para un auténtico PNSN. Cada día es el objetivo o mandamiento principal, ya que por la noche, al hacer balance con la almohada, no puedo cerrar los ojos y pensar que no he conseguido arrancarle una sonrisa a mi mujer, la madre de mi preciosa niña y la que me ha hecho el hombre más feliz del mundo.

La expresión “media naranja” la tengo clara desde el día en que te conocí, MNSN. Porque mira que somos distintos… pero a la vez tan iguales. Nos complementamos perfectamente, una sola mirada es equivalente a una charla de 30 minutos y como decían Los Panchos, “si tú me dices ven, lo dejo todo”. Que cumplas muchos más días de las madres y los blogueros  apasionados por la NSN, lo sigamos celebrando. Continua escribiendo sin parar MSNN, que quien lo sigue, lo consigue y yo te voy a ayudar en todo.

Y aprovechando la ocasión, voy a romper un lanza por las madres de antaño… Esas que nos criaron tan bien durante los 70 y 80… Bueno vamos a ampliar el margen a los 60 que si no se me pone alguno celosón y no es plan de que se nos caiga algún bloguero de la cuenta diaria que estamos en plena crisis… Pues sí, estas amadas madres que tenían muy claro ciertas cosas que estamos perdiendo en los últimos tiempos:

– Al niño no le gusta las lentejas, pues hay lentejas de desayuno, de almuerzo, merienda y cena (si se te ocurre levantarte a la nevera de madrugada, como león en la sabana persiguiendo ñus, justo coincide que alguno de tus padres va al servicio…). En resumen, las lentejas ahora es mi plato favorito.

– ¡¡Mamá cómprame la moto!! ¡¡Mamá cómprame la moto!! ¡¡Mamá cómprame la moto!! ¡¡Mamá cómprame la moto!! Dos años sin parar de pedirla y no hay manera… En resumen, mamá y papá, ¡gracias por no hacerme caso porque es un peligro un chaval de 14 años con moto!

– Nene estudia si quieres ser algo… Nene estudia si quieres ser algo… Nene estudia si quieres ser algo… Nene estudia si quieres ser algo… Estas frases hay que multiplicarlas por dos ya que tu padre se unía siempre a esta opinión e incluso podía elevar amablemente el tono… En resumen, si puedo trabajar es gracias a hincar codos.

– Al final te vas a caer, al final te vas a caer, al final te caes… Y ya ves si te caías… Que te dabas la hostia de tu vida… Las lágrimas saltadas. Pero a la pregunta de tu madre: “Ya te lo decía yo, ¿te has hecho daño?” «¡Que va! si lo he hecho en broma», respondías tú.

Y remate final con anécdota de tía o abuela que les encanta ejercer de madre. Siempre con buenos consejos, que ahora con la llegada de la NSN, voy recordando de repente. Ese día de cumpleaños, o ese día festivo que la podías ir a ver y te llamaba cinco minutitos antes de irte con tus padres, provechaba algún lugar escondido/oscuro de la casa y te decía al oído, a la vez que te daba un billetito de 1.000/2.000 ptas.: «Chssss no le digas nada a tus padres que si no, se van a enfadar mucho con los dos…». ¡Os quiero mucho madres/tías/tietas/abuelas!

Pasad un gran día, mamis del mundo entero. Sin vosotras no somos nada.

Fdo: PNSN

Leyendo esta dedicatoria no puedo más que acordarme del libro que la semana pasada se publicaba Como no ser una drama mamá  y que el PNSN no conoce, pero que seguro que le encantaría regalarme. ¿Le damos el aprobado al PNSN como bloguero por un día?

La niña sin nombre en facebook.

El HNSN: Gordi es una señora y otras historias de un puente trumaniano

Que gordi es una señora con vocación de señorona es por todos sabido en Truman Residence. Este puente de mayo nos hemos tirado a la carretera toda la family al completo con ganas de gordi y, por supuesto, que hemos tenido tiempo de julandrearla (esta palabra me la he inventado, es algo así como pasearla, jugar con ella, todo ello elevado al cubo).  Gordi puso cara de estupor cuando nos vio aparecer, parecíamos una escuela de payasos salidos de un coche muy pequeño con narices, gafapasta y un claxón en la mano. Ella, que es muy señora, nos miraba con cara de extrañeza y decidió girarse hacia otro lado, no le interesaba tanta fiesta injustificada.

Gordi acostumbra a pasar los días con Mary Poppins en su barrio tranquilo, sin ruido, donde la juerga más arriesgada es dar largos y bonitos paseos por el barrio sinfín. Así que, allí, en casa de la MNSN se quedaron los PMNSN, osease los abuelos. La abuela, a la que le conozco los manuales de doctora y meteoróloga en casa, llegó con el libro gordo de MMNSN con todo tipo de instrucciones y métodos adivinatorios para descifrar códigos de gordi y todo empezó a cambiar o eso dice porque creo y sospecho que se inventa cosas para erigirse como la gran cuidadora de gordi, yo discrepo, me prefiere a mi, juas juas. En un mes, no la veo desde Semana Santa, gordi ha dado un salto cualitativo en sus habilidades, miedo me da cuando ande…

Pero a lo que íbamos, yo soy su preferida después de su madre, o más bien creo me confunde con ella, es verme y comenzar a volverse loca chillando y dándome unos particulares besos a modo de bocados por toda la cara y unos tirones de pelo de mucho cuidado, pero no me importa. La MNSN, que se fue con el PNSN a Sigüenza, dejó por primera vez a gordi y se fue de miniviaje, realmente no sé si se fueron muy convencidos, parecía que iban camino del matadero en vez de a un bonito hotel rústico perdido del mundo y sin internet, ¡danger! 36 horas estuvieron fuera y en ese espacio tan corto de tiempo nos llamó en total unas 500 veces, le mandamos 5 vídeos de la gordi y un millón de fotos. Gordi no decía ni mu, ella seguía con su vida observándonos y mucho, ella es la que mandaba, los demás a servir. Que se despertaba a jugar con ella, un rato de muñeco, un rato de gimnasio, un rato de mira tita que ya se cogerme el pie y metermelo en la boca, un rato de cogerla mirando hacia la calle y un rato de vigilarla porque la señora se tira de la hamaca de cuando en cuando.. A continuación, a chillar y vuelta a empezar…

Todo un curso prenatal y a pesar de lo cansado cuando cogimos los bártulos salimos de Truman Residence con las orejas gachas y deseando de nuevo estar a merced de lo que gordi mande. Gordi, por su parte, se vende al mejor postor y en cuanto apareció la MNSN solo se dedicó a babearla y sobornarla para que no se vaya otra vez o, por lo menos, que no se vaya sin ella. Gordi sabionda.

* Imagen de Getty.

Ahora hablo yo (la MNSN)… «Después de la experiencia vivida, que os contaré próximamente, y para evitar morir de un ataque de ansiedad tan joven, no te preocupes NSN que la próxima vez que te diga adiós será cuando cumplas 18 años (o 35) y seas tú la que te alejes de mí, rumbo a hacer las Américas…».

Daily: Hasta mañana y adiós…

Desde que nació la NSN me he dado cuenta de muchas cosas, pero, sobre todo, he cogido conciencia de lo que supone la vida. Irremediablemente el milagro del nacimiento de little me ha llevado a pensar una y otra vez, de manera insistente, en que quiero crear un lugar donde el espacio y el tiempo no existan, un lugar más allá de la realidad donde mis seres queridos sean los protagonistas de una película, en la que nunca llegue el THE END… Y aunque he dejado de ser hija para pasar a ser la madre de la nietísima, el sentimiento de amor hacia mi madre se ha multiplicado de manera que ya no puedo expresar lo que siento hacia ella.

Desde siempre ha sido mi apoyo, el lado de cordura que a veces me falta, la energía positiva necesaria en tantos momentos difíciles.

Lo único que quiero en un futuro es poder llegar a ser yo una madre como ella para little. Con mis defectos y mis virtudes, pero la persona a la que ella acuda cuando algo le salga mal, cuando llore desconsolada porque no sabe cómo estudiar, porque su amor de juventud le ha dejado, porque está preocupada por cualquier cosa o por todo, o simplemente porque necesita cariño y un beso y no sabe cómo expresarlo.

Dormiré con ella cuando las pesadillas le atormenten, la abrazaré muy fuerte cuando sienta el miedo de la vida, la empujaré a ser valiente y estaré ahí, sin que ella me vea, protegiéndola para que no tropiece y si se cae le daré la mano para que se levante y continúe…

Ella que aún es demasiado pequeña no lo sabe. No es consciente de la suerte que tiene de tener una abuelita malagueña que es la mejor madre que jamás pude soñar. Y ahora voy a parar las manecillas de este reloj inquietante y veloz que es la vida para que este sentimiento de placer, felicidad y nostalgia se detenga para siempre.

Hasta mañana y adiós.

* Aquí tenía mi edad… ¿Se puede ser más guapa? Creo que no…

* Y esta de finales de los 80 siempre me ha encantado, parece el fotograma de una película…

La niña sin nombre en facebook.

Historias para no dormir: Daños colaterales de la vuelta al trabajo…

Por mi salud mental los jueves no escribiré en el blog, a menos que sea algo excepcional como un día de fiesta o consiga un clon (estoy en ello…). La NSN tan sólo tiene 4 meses y, aunque últimamente piense que puede vivir perfectamente sin mí, gracias o por culpa de una Mary Poppins que es más Poppins que la real, no me sentiría a gusto entre cuatro paredes de un hospital mental, mandándole cartas, que no sabe leer, y recibiéndola en un vis a vis.

Así que aquí estoy, de Love Friday, reventaita pero de finde y eso es todo felicidad. Así que vamos a hacer un repaso rápido de mi primera semana de vuelta al cole.

Volver al metro siempre me sorprende y ahora más, que con el tarifazo me estoy planteando colocarme las zapas y cruzarme la M30 por las mañanas. Las caras tristes del metro, mirando al suelo, evitando cruzar miradas con una preñati o un anciano, que ose acercarse a sus asientos. Yo creo que, por empatía, me convierto en un zombie igual o mombie, como dice una mami bloguera (término que no me puede gustar más), menos en lo de los asientos, que ya me tocó a mí y te hace una gracia que nadie te ceda el puesto, aunque seas una bola andante, que, porque te controlas que si no te ponías con la metralleta y te quedabas sola en este mundo subterráneo gris y cruel. Y ahí me véis, en el vagón, triste y compungida, aunque por dentro me esté partiendo de risa con alguno de vuestros post o tweets diarios.

Salgo del metro y empieza el maratón. Me voy a poner cachas, ya os lo digo. En el próximo Maratón de Nueva York arraso. Las carreras, por el metro, por la calle, por la oficina, por el monte, por la playa… Que ya corre una por inercia, aunque vaya con la NSN en el carrito y sea día de fiesta. En la oficina, pese a llegar casi una hora antes, corro de un proyecto a otro, de una reunión a otra, con la sensación de no llegar a nada de nada. Y cuando me doy cuenta son las 5 y media, no he visitado el urinario ni una vez, no he comido, tengo los ojos a punto de salirse de sus órbitas y me tengo que tirar a la calle de nuevo a comenzar la huida a casa. Aquí es entonces cuando hago mi mejor marca, que me entra «la ansieté», como diría el Hada Madrina cuando ve comer a gordi, y me faltan piernas. Gracias a las alas supersónicas, que me han prestado, ayer jueves me hice el recorrido en tiempo récord. Un día me veo con la cara aplastada en el asfalto y entonces sí que nos vamos a reir.

Además de María Poppins con su reporte diario y una sonrisa de la NSN (que hace que se me salten las lagrimillas) me dan la bienvenida a casa un montón de ropa por planchar, la cesta de la ropa sucia a rebosar, polvo hasta en el baño, pelusas que se han hecho dueñas del hogar y un frigorífico que me dice: «¿qué pasa aquí, es que ya no se come?».

A esto de trabajar, que tanto dignifica el alma, tienes que unir que llevas bolso y este sin pañales, ni toallitas, ni gasas varias. Y que ahora el andar es distinto: «adiós Converse, hola tacones», al menos cuando tienes reunión importante, que ser madre no lo justifica todo, ¡ya les vale! Así que ahí te ves dando trompicones, metiendo el tacón en alguna alcantarilla, para, al final, llegar sudando a todos lados. Esto es un daño colateral o un valor añadido, depende como se mire, que mi operacion biquini ha empezado con más fuerza que nunca.

No soy capaz de llevar mi vida 1.0, así que imagínate la 2.0, que por la noche, cuando la tranquilidad se cierne sobre mí, no doy a basto. O un día de estos acaba mi cara moldeando una farola, por aprovechar el camino para el
Retwitteo. Y mi última obsesión el Cinegram este, que me tiene loquita. Estoy por tirar el IPhone y volver a uno de esos ladrillos de antaño con antena, gacheto-móvil, que sólo me permita llamadas de emergencia. ¡Dios! ¿Para qué inventaste el twitter y madresfera para qué me obligaste a activar la cuenta? Así estoy que mi avatar es negro como el tizón y sí, aunque no lo creáis, ya le he cogido cariño a la profundidad y misterio de ese cuadradito indefenso. ¿Qué queréis que lo abandone por un huevo de esos? ¡Ni mijita!

Pero hay dos daños colaterales que son los más preocupantes. El primero es el culpable de que los jueves nos lo tomemos como mudos en este blog, siguiendo la iniciativa de Miércoles mudos de otros blogs y retrasando un poco el tema del divorcio, que es crónica de una muerte anunciada. Ya pensaré algo visual que postear esos días, al menos para que no me olvidéis. Y ese daño es el no dormir. Bueno, el dormir tan poco. ¡Con lo que eramos! A las 11 al sobre y hasta las 8, se me cae la babilla de pensarlo. Ahora 6 horas con suerte y arriba, no hay más remedio. El segundo daño colateral preocupante es, sin duda, todo el tiempo perdido con la NSN. He pasado por todos los estados emocionales estos días, que en vez de bipolar parecía tripolar. El primer día, en las horas que estuve con ella, intenté condensar todo lo que antes hacíamos. Así se acostó la pobre, con ataques de hiperactividad y los ojos como platos hasta las 2 de la mañana. El nudo en el estómago, las lagrimillas y la locura transitoria al salir del trabajo creo que me van a durar, así que viviré con ello. Si no puedes con el enemigo, únete.

Necesito un hogar inteligente, que funcione sólo a golpe de click. Un clon para quedarse con la NSN y no sentir este vacío emocional. Un caza para mis desplazamientos y algunos de estos daños colaterales estarán resueltos.

Ahora en Love Fridays intentaré que las agujas del reloj se detengan el mayor tiempo posible, para que la segunda semana se haga de rogar.

Si es que hay cosas que no aprecias hasta que las pierdes… snif snif

La niña sin nombre en facebook.

 

Daily: Mañana puede ser un gran día

Con esta canción de Bebe de fondo…

* Dedicada a la NSN, a little Julia porque mañana es su cuarto cumplemes…

La última vez que me subí al metro andaba como un pato «mareao», medio coja de la ciática y hecha una bola, mirando con cara
de circunstancia, ingenua de mí, por si algún amable señor/a (raras avis) se levantaba para cederme su asiento amablemente. Como os imagináis fuí, otra vez, de pie agarrada a la barra metálica, con cara de indignación, echando males de ojos por doquier.

Mañana haré de nuevo el trayecto de 20 minutos, ya olvidado. Me subo al metro por primera vez después de 4 meses y 18 días. No necesito asiento, pero sí necesito un empujón para salir de él y comenzar esta nueva etapa de mujer trabajadora, ahora también madre.

Después de nuestro retiro espiritual, de nuestros meses de madre a jornada completa, de nuestro día a día juntas, te das cuenta que ser madre, y encima trabajadora fuera de casa, es duro, muy duro. Que las madres estamos hechas de otra pasta y que, mientras la conciliación familiar-laboral real llegue, seguiremos luchando para crecer en nuestras profesiones y en nuestra carrera de la vida como madre, y sí, no moriremos en el intento para demostrar a todos, a los que están dormidos, porque a ellos ni les va ni les viene, que hay cosas que deben cambiar, al menos hasta que la especie cambie o la clonación sea, por fin, un hecho.

Son las 11 de la noche y aquí me encuentro con la mente llena de pensamientos y emociones. Curiosidad por lo nuevo, dudas y miedo ante lo desconocido, pavor ante el caos que se avecina, energía por la vuelta al cole, positivismo por el privilegio de trabajar (o eso dicen…), emoción por el reencuentro, pero, sobre todo, melancolía por la separación. Que por los 3 cubos de lágrimas, que ya he llenado, bien parece que la NSN me ha dado boleto y se ha buscado otra madre.

En estos 4 meses y 18 días mi separación máxima con little ha sido de 1 hora y tan sólo 3 veces en estas últimas vacaciones santeras. Y pasear por la playa, mientras ella juega con los abuelos, a tan sólo 5 minutos no es comparable.

Mi nueva realidad se perfila de otra manera. A 40 minutos de ella, si no hay ningún imprevisto en la red de transportes, que maneja la Srta. Esperanza, y 10 horas de separación, que seguro que me afectan más a mí que a ella (o al menos eso espero). Antes de ser madre me preocupaba el cambio climático, la guerra en Siria, los ajustes en educación y sanidad. Bueno, eso queda muy bien, pero realmente también me preocupaba si iba a comprar el VOGUE este mes, si los tonos flúor eran moda también esta primavera y si la princesa Leticia tenía anorexia, que todo es compatible, ¡oiga!

Ahora mis preocupaciones son otras y mucho más importantes, que algunas deberían ser de Estado:

– ¿Se habrá tomado el bibi enterito?
– ¿Se habrá echado su siesta matutina?
– ¿Habrá echado leche?
– ¿Habrá llorado, tendrá gases…?

Y, sobre todo, lo que más atormenta mi mente es:

– ¿Habrá sonreído? La NSN sonríe cada 2 minutos, por reflejo inconsciente como las locas, por las carantoñas del personal, por hacer el indio o los animalitos delante de ella o simplemente porque ledalaganaypunto. Es una gordi feliz, es así, como dicen sus allegados.

Espero, sólo espero, que no deje de sonreír… Yo ya le he dicho que sea buena, que con Mary Poppins sea una niña refinada y sútil, con modales y que, cuando llegue a casa, me cuente todo lo que ha hecho, que yo intentaré desarrollar súper poderes como volar para estar lo antes posible a su lado. O comprar en eBay, de segunda mano, el gachetobrazo para rescatarla de cualquier mal.

Así que, asumiendo que el transportador en el tiempo que he creado no va a funcionar, toca desempolvar el bolso, el rimmel, los tacones y ¡a por todas! que mañana puede ser un gran día.

Gracias por vuestros ánimos, que me han dado mucha energía para el día «D».

La niña sin nombre en Facebook.