Tag Archive | el Hada Madrina

Historias para no dormir: LA LISTA

Me he pasado el fin de semana haciendo listas, listas para el bebé del Hada Madrina. Toda una juerga.

La semana pasada me llamó al borde de un ataque de nervios, mientras controlaba sus náuseas matutinas, diciéndome:
– Necesito que me hagas LA LISTA.

Unas horas después, la abuela desde tierrasanta me presionaba:
– Tienes que hacer LA LISTA.

Y yo que creía que por tratarse del segundo bebé en la familia, todo sería más relajado. Quedan 4 meses y ya estamos con las prisas. Pues no. Con más presión que en una presentación a cliente, comencé con LA LISTA.

Mi Alzheimer prematuro me ha hecho olvidar que un día tuve un recién nacido, pero me esforcé por empezar a recordar. Lo de LA LISTA es muy curioso, visto con la experiencia de #malamadre. Mi pobre hermana (como todas las embarazadas primerizas) piensa que una vez que des a luz, la vida se paraliza, los supermercados y las farmacias cierran para siempre y tienes prohibida la salida al exterior, porque TIENES UN BEBÉ y eso da pavor… Así que necesitas agenciarte con todas las gasas, discos de leche, sueros, botes de Mustela y compresas de maternidad que encuentres por el camino.

Lo peor no es eso, lo «más peor» es que arrasarás con todos esas cosas que nunca usarás, pese a que tu hermana te diga «son chorradas». Eres primeriza y quieres caer en comprar:

– El termómetro de bañera más bonito, porque cuando el bebé esté llorando a grito «pelao», tú sacaras el termómetro con forma de flor, que flota en el agua, lo pondrás dentro de la bañerita y la templarás hasta conseguir los 24 grados perfectos para su cuerpecito. «Pues no, con la mano y vas sobrada».

– El sacaleches más potente del mercado. ¿Qué vas a dar pecho? ¡Qué más da mujer! ¿Y si no puedes? ¿Y si tu bebé no succiona y necesitas ordeñarte? Recuerda que las farmacias, cuando tú des a luz, habrán desaparecido de la faz de la tierra y entonces ¿qué harás? Además, probablemente el sacaleches no lo uses aún, pero qué gusta tenerlo todo, todo y todo.

– Un biberón, o dos o tres, por si las moscas, que dos años después seguirá intacto porque tu bebé llevará en los genes como la NSN (y no es un mal de ojo) repudiar los biberones buenos, carísimos con sistemas anticólicos y tetinas siderales, y moverás cielo y tierra hasta dar con el más básico, el de toda la vida, que será el que le guste… Y para llegar a ese día pasarán meses, pero, recuerda: «hay que tenerlo TODO».

– El bolso del hospital. Ese oscuro objeto de deseo o terror con el que sueñas desde los dos meses antes de LA FECHA. Que sueñas que te pones de parto y no lo tienes listo. Crees, alma cándida, que ponerte de parto será de repente y tendrás que salir corriendo y sólo tendrás un microsegundo para coger el bolso y salir pitando, como alma que lleva el diablo. Luego, cuando te enteras que te puedes tirar con contracciones una semana y acabar yendo al hospital hasta 3 veces, antes de que te ingresen, te das cuenta de que si no hubieses tenido preparadísimo el bolso, al menos te hubieras calmado los nervios haciendo algo. Pero «el bolso es de vida o muerte. Ese que utilizas ese día y ya…».

– Un camisón abierto por delante. Ahí llegaras con tu lista hecha de los cursos de preparto… Porque seamos realistas hermana, de la mía pasarás y te harás una paralela, clandestina con aquello que crees imprescindible. Y escribirás: camisón de hospital… Y te debatirás entre el salto de cama y la bata de transparencias para dar el cante en el hospital o moverás cielo y tierra, en busca de uno decente de algodón, cómodo, pero mono, para no asustar al personal, que ya tus ojeras ese día hablarán por sí solas. Luego llegará el día y te darás cuenta que el camisón del hospital, ese que te está enorme y que te deja las tetas fuera, es mucho más cómodo, más práctico y, total, atractiva no te vas a ver con nada.

Podría seguir aburriendo al personal con consejos prácticos como lavar y planchar TODO o dejar el congelador lleno de comida preparada, pero lo haremos en fases, según me vayas preguntando. Lo último hermana: LA LISTA se va a componer de CUATRO LISTAS, ya puestos, estoy que lo tiro.

LISTA 1) La lista de cosas que tu querido bebé suertudo (y tu economía más) heredarán de la primogénita. Ropa por doquier, todos los utensilios realmente imprescindibles para tu supervivencia, entre ellos, las estrellas son: la hamaca y la minicuna.

LISTA 2) La lista de cosas que tienes que comprar porque no se heredan: discos de leche, gasas, arsenal de pañales, toallas, etc., etc.

LISTA 3) Las cosas que tu madre te va a comprar aunque ya las tengas de la lista 1. No vamos a luchar contra los elementos, ahí déjate llevar.

LISTA 4)  La lista negra, compuesta de esas cosas que no te servirán y que te comprarás sin mi consentimiento.

Dios nos pille confesados.

Stressed Woman Doing Many Tasks

* Os dejo que tengo que seguir con LA LISTA, buenos LAS LISTAS.

La niña sin nombre y su primo/a que está al caer.

Historias para no dormir: PREBODA

Estos días previos al Gran Día en tierra santa me recuerdan a la película Una jaula de grillos. Estamos todos enloquecidos, gritamos a la más mínima pregunta, duda o cuestión, aparecen personajes extraños e inesperados, llamadas de última hora…

– ¡Ahhhh!!!! ¡Ayúdame a cortar las tarjetas!!! ¡Ahhhh!!¡ Ve haciendo lazos mientras yo pego! ¡Ahhhh!!! ¿No hay nadie en esta santa casa que sepa hacer un azo? ¿Dónde están los recordatorios y las minutas y los meseros y las pizarras?? No encuentro nada.

Después de la paliza de ayer de ultimar todos los detalles, hemos desembarcado hoy en la hacienda, con bolsas enormes de esas de venta ambulante. Nos han dado vía libre y hemos estado 4 horas a contrarreloj, colocando minutas, photocall, mesa de chuches, recordatorios, regalitos y mil y una cosas que, como siempre, me parecen poco. Con los pelos de locas, las mandíbulas desencajadas de los nervios, el tic nervioso de cortar guita (con un cuchillo que nos han cedido, que somos muy listas y hemos olvidado las tijeras) y la espalda encorvada hemos abandonado el lugar en cuestión, no sin antes avisar que algo seguro se nos olvida y que mañana haremos acto de presencia en cualquier momento. Pero con la sonrisa de Asta (la encargada de «nuestra» boda) que nos despedía con un «no os preocupéis por nada».

Mi madre, la madre de la novia, esa que nunca pierde la compostura, sigue su ritmo, dando de comer a diez y cuidando de la NSN. Hoy he hecho la prueba de la hermana de la novia, me he paseado pasillo arriba, pasillo abajo con el look completo y me ha tranquilizado, pero claro es mi madre… No me va a decir a estas alturas de la película, que ya no hay marcha atrás, que estoy más fea que Picio, pues no señoras no es momento. Pero sí que me ha dicho, como es de costumbre: «pero hija, ponte recta, así con los hombros para abajo, no…».

El shérif es el único que se ofrece a colaborar en el arte del corta y pega. Y es que él es de los míos en esto de las manualidades. Ayer fuimos a su prueba del chaqué, le habían dejado las mangas tan largas que parecía un pingüino enanito, menos mal que vamos con tiempo. ¿Qué hace el PNSN mientras tanto? Este sí que vive bien, él se pasa el día de paseo viendo a su familia, dejándose querer mientras su madre, la Avita, le da de comer como si no hubiera un mañana y pensando cuántas copas se va a beber en la boda. Porque no nos engañemos, aquí lo importante, como dice mi socia, es la barra libre, una buena barra libre, donde por fin, después del cóctel y la comida, los nervios desaparezcan y el baile y el cachondeo fluyan… Hay barra libre de cava y mojitos en el cóctel, así que miedo me da a mí el estado en el que llegaré a la entrega del ramo, el reparto de detalles y el baile de la novia. A mí no me busquen.

Guardaré un poco de cordura, al menos lo intentaré, hasta el final, que una es la wedding planner oficial y esto es muy duro, no como en esos blogs y posts remonos, esto cansa mucho, demasiado diría yo. Y si es para tu familia todavía, que si no ya hubiese cogido la puerta. Que el Hada Madrina se ha dedicado a delegar funciones, todas en mí, y le ha dado mi móvil al fotógrafo, al florista, al DJ, al chófer…

Hoy sólo me queda hacer el inventario, exigencia del PNSN, que no piensa volver a Madrid sin sus pompones, sus pizarras y objetos varios. Ay PNSN qué moral tienes, luego con tus copas a ver si te acuerdas de recoger a tu mujer y a tu hija.

¡Ah! Sí, yo tenía una hija hasta hace unos días, ahora mismo ella es feliz, consciente de su papel de principal protagonista del eventazo (lo siento Hada Madrina), mira todas las noches su vestido y prepara el saludo protocolario. El resto del día se lo pasa comiendo aspitos, gominolas y todo aquello que los abuelos (por ambas partes) le consienten, visitando a tíos y gritando desaforada porque ella estos días es la reina y el educar ya lo dejamos para la vuelta, que ando yo muy cansada.

Para completar esta película Almodovariana que es la PREBODA y por poner una nota de surrealismo, el gran DIA es también el día de la comunión de uno de mis primos, el pequeño de todos, el más guapo y bueno. Así que aparecerá vestido de marinerito para quitar el poco protagonismo que le quedaba a la novia.

Con estas fotos de Instagram (¡que me gusta un filtro!), me despido, prometiendo esperando no morir y poder pasar por aquí a contarles el POSTBODA.

* Preparando detalles.

la foto 1

la foto 1

la foto 2

la foto 3

la foto 4

* El lugar…

la foto 1 la foto 2 la foto 3 la foto 4 la foto 5

* Momentos de relax… que todo no va a ser sufrir…

la foto 2 la foto 3

la foto 4

No es por nada, pero la novia va a ir preciosa y el consorte también, que para eso se está preparando a fondo… Todas las noches sale a correr como alma que lleva el diablo… Porque sé que es un buen «marío» que si no miedo me daba.

La niña sin nombre.

Historias para no dormir: el Despúes

6 de la mañana. Me pongo en pie en tierra santa para en una hora poner rumbo a la ciudad en la que comencé a diseñar mi rutina ya hace 10 años. Me llevo el beso del shérif y de la abuelita que se despiertan para decirnos «hasta mañana y adiós».

7.50 de la mañana. Después de repasar el periódico que me han dado en el AVE  y sumirme en la desesperanza de un país donde todo son malas noticias, con la sombra del enchufismo de un follonero que dejó Andalucía a la altura de la babucha, decido cambiar de tercio, anestesiarme y pensar en mi pequeña, esa niña sin nombre que me ha robado el corazón, a tal punto que si me alejo casi 600 km de ella este deja de latir con la intensidad normal y se queda arrugado y sin fuerza.

Pero yo no estoy aquí escribiendo el después de la despedida del Hada Madrina para llorar por las esquinas, poner el grito en el cielo porque me haya dado cuenta de que este fin de semana me ha abandonado malamadre y se ha apoderado de mí la madre más ñoña del mundo. Sí, la he echado de menos a rabiar… Se me han hecho eternas las horas, he llamado 20 veces al PNSN, he hecho dos vídeo conferencias y he recibido fotos de todos sus minutos… Pero he estado en tierra santa y esto, pese a todo, ha sido un trocito de descanso, felicidad y relax.

El sábado por la noche nos recibieron las azafatas del UN DOS TRES con pancartas, cava, globos de helio, sus calculadoras y sus gafas distintivas. ¡Y comenzó la fiesta! Cena, reservado con cóctel en una terraza con vistas a la Catedral y zona VIP en un bar del centro.

Sorpresas, juegos con preguntas comprometidas a la novia… Y una obsesión por recordar las anécdotas del amor y el desamor nos tenían animadas y dándolo todo.

La despedida que ella quería, así fue… Un adiós a la soltería pausado y en armonía, sin stripper, sin broches con objetos colgantes ni tartas fetichistas… Amigas de toda la vida en el lugar de siempre.

* En el tren camino de Málaga listas con nuestras uñas rojas…

la foto 1

* El Hada Madrina con el look que le preparamos para la ocasión: chaqueta de rayas, chistera negra… La pobre iba tan despistada que pensó que iba de domadora de circo o de sombrerera loca.

la foto 1

* El tarjetón de bienvenida desveló de qué iba la cosa y la HNSN soltó alguna lagrimita…

la foto 2

la foto 2

* El Hada Madrina iba monérrima, con zapatos y bolso a la última… Ya se los robaré.

la foto 4

la foto 3

* En la estación nos esperaban las azafatas del Un, Dos, Tres con sus calculadoras de colores y sus gafas retro.

la foto 3

* La caja estaba llena de sorpresas para el Hada Madrina… Pero además Hija no hay más que una preparó estas galletas de la querida Ruperta y unos cake pops riquísimos. ¡Es una artista!

la foto 1

* Después de la cenita, nos fuimos a la terraza de moda con vistas a la Catedral a que nos prepararán un cóctel, por lo visto, ganador de un premio y que llevaba de todo todo todo… Y si pensáis que no, mirad la siguiente foto… Le faltaban sólo los pétalos de rosas rojas… Quizás el premio era al cóctel con más aliño… ¡Madre mía!

la foto 2

la foto 3

* Y después del sábado de fiesta, llegó el domingo de sol y relax…

la foto 1

la foto 3 la foto 4

la foto 4

* Y en 12 días volveremos a tierrasanta para el Gran Día… Os dejo con el trajecito que lucirá la NSN… #suspirosdeamor

la foto 5

* Aquí dos de las azafatas del Un Dos Tres… El Hada Madrina y yo.

la foto

¡Feliz semana!

La niña sin nombre.

Suspiros de amor: el Hada Madrina y su gran día

Cuando el amor llega así de esta manera.
Uno no tiene la culpa…

No me preguntéis por qué… Pero he empezado a escribir el post y se me ha venido a la mente el inicio de este temazo… Los Gipsy Kings hicieron mucho daño a finales de los 80.

Yo lo que vengo es a daros una exclusiva. ¿Os acordáis del Hada Madrina? Sí, esa hermana, tía, cuñada que se asomaba por el blog a dar su visión de la maternidad y sus aventuras con su gordi, de vez en cuando, y que ahora está en paradero desconocido… Tiene sus razones, además de que esto del 2.0 no le tira demasiado, está preparando la boda del año para la familia sin nombre. ¡Sí! ¡Qué nos vamos de boda! Y la NSN será una pequeña damita con anillos en la mano, que no creo que consigamos que lleve a buen puerto, el shérif un padrino orgulloso de sonrisa permanente y yo seré la hermana de la novia, con lagrimones en los ojos y felicidad infinita, agarrada a una madre de la novia que lo disfrutará como nadie.

Y ahora mismo soy la hermanísima sin vestido a la vista, emocionada de ver al Hada Madrina de novia en su segunda prueba y una seudowedding planner, que le gustaría dedicar más tiempo a los preparativos, pero que va a mata caballos apagando fuegos. Y el primer fuego apagado han sido las invitaciones de boda. ¡Qué me gusta una boda! En su día, meses antes de casarme hasta comencé un blog sobre el tema que titulé Novia a la fuga… Pero me duró dos telediarios. Hay mucha wedding planner por ahí suelta, así que se me pasó el capricho. No hubiera llegado muy lejos, la verdad…

Lo tenía claro… El lugar en tierra santa donde se celebrará es una Hacienda preciosa del Siglo XVIII con unos jardines espectaculares. Además será en primavera, así que quería que las invitaciones fueran una explosión de color, combinada con un color como protagonista, el verde, tono elegido por la novia. Además a las dos nos encantan las flores, las peonías, las flores envejecidas, todo con un estilo un tanto british, así que coincidimos rápidamente.

El enlace será en una Iglesia gótica del centro de la ciudad, así que el texto querían que fuese clásico. Y con este pequeño briefing hoy tenía mucha ilusión por enseñaros el resultado. Papeles especiales Rives contracolados sobre cartoncillo y detalles en el cierre de la invitación pusieron el toque especial.

NSN_invitacionboda-1

NSN_invitacionboda-2

NSN_invitacionboda-3

NSN_invitacionboda-4

NSN_invitacionboda-5

NSN_invitacionboda-8

NSN_invitacionboda-6

¿Y vuestras invitaciones? ¿Cómo fueron? Me encantaría que me contaráis. Y si tenéis algún post de vuestra boda, me encantaría leerlo.

Espero que os hayan gustado. Que no sólo de diseño infantil vive la MNSN.

La niña sin nombre se va de bodorrío.

El Hada Madrina: Con Converse y a lo loco

Yo soy de las que siempre he pensado que ser madre trabajadora e ir perfecta a la calle era compatible. También soy de las que me suelo tragar mis propias palabras, ya me lo decía mi madre que en boca cerrada no entran moscas, ella es mucho de refranes. Y ahora que, aunque no soy progenitora ni nada, custodio a gordi tres horas diarias, me he dado cuenta de varias cosas:

1. Nada de plataforma, taconcito ni sandalia mona que valga. Mejor unas deportivas a ser posible converse, combinan muy bien con el short vaquero que suelo utilizar en mis viajes a la guardería trumaniana. Deben pensar que soy nanny y voy de uniforme. Esto me recuerda a mi época de universidad en la que me dio por alternar pantalones negros de esos de tela que se estilaban en los noventa, pero eso es otro cantar… Así que mis queridas converse son mi mejor aliado para los interminables paseos post colegio de gordi que sino no hay manera de calmarla ni de que se duerma… Nota: Aún yendo con short sudo más que un pollo, y aún llevando converse mis pies acaban reventados, como para ir en plan soy tía pero con estilo.

2. Nada de bolso,  ni siquiera bandolera. Bastante con cargar con la NSN y la mochilita colegial  de gordi, mi móvil, la tarjeta de recogida con foto,  la llave del coche, la de la casa de la madresita y unas galletas para ir seduciendo al personal.

3. Nada de complementos. Yo soy mucho de collares, cinturones, anillos, pulsera, relojes, justo todo lo que le encanta a gordi chupar, arrancar, tirar o machacar. Y yo que soy un poco locuela con mis cosas,  guardo cada complemento en una bolsa independiente para que no se estropee,  paso palabra y voy en plan minimal extreme.

4. Nada de pelo suelto ni melena al viento. Gordi me lo chupetea y tira de él como si fuera una piñata y encima se parte de risa. Así que coleta al canto.

5. Y nada de descansar ni un segundo, si quiero beber agua, gordi, que es muy envidiosa, necesita beber y hay que llenar el biberón, si quiero ir al WC, tengo que coger a gordi encima mientras me mira estupefacta y me tira de las braguitas, si quiero un té o un café, danger, gordi abre la boca e intenta volcarse la taza encima, con lo cual ni beber ni comer ni nada. La NSN abre la boca hasta cuando cojo el tarro de la colonia, ella no le hace asco a nada me recuerda a su hada madrina, osease a mi, que me crié muy lozana.

6. Por supuesto, nada de llevar mis mejores camisetas que gordi que es muy suya, cuando no quiere comer más te lo espurrea encima y a otra cosa mariposa.

7. Nada de gym, ¿para qué? Con portar, meter  y colocar en coche de tres puertas los nueve kilazos de la NSN y pasear cuesta arriba con carrito, por muy Bugaboo que sea, alrededor de Truman al solano, recordad sudando como un pollo aunque no sea muy glamouroso, no te hace falta más.

Puedo prometer y prometo que cuando sea mamasita iré perfectamente conjuntada, recuperaré mi figura en cero coma y pasearé triunfante por las calles del Baltimore… Bueno mejor me callo ¿no?

[Palabra de MNSN]
Yo le he dicho que sí, que mejor que se calle. Y que recuerde cuando me decía, no hace mucho, que ella prefería tener gemelos/ mellizos para tenerlos de golpe y pasar solo un embarazo. Qué lista ella, se creía que esto era como coser y cantar. Creo que de decir esto también se está quitando…

Esta reflexión del Hada Madrina fue como crónica de la semana pasada, porque a día de hoy martes la NSN no ha pisado la guardería esta semana. Así que el Hada Madrina ha estado en casa con ella de cuarentena. Por favor, queremos crónica de estos días conviviendo con los viruses malignos a jornada completa en Truman Residence. ¡Hada Madrina te esperamos!

*El hada Madrina a la derecha con sus amigas niñeras trumanianas a la salida del Kindergarten. Ella es más arriesgada e innova en su vestimenta.

La niña sin nombre.

El HNSN: En busca de gordi en un avión de doble hélice

Viaje: 1 hora 35 min. en avioncillo
Ganas de llegar: incalculables
Ganas de ver a gordi: incalculables. Verla significaba llegar viva.
Ganas de comprarme un AVE: incalculables.

A 24 horas de coger otra vez mi maletita rumbo a Los Madriles, allí me espera la siempre sonriente gordi y como no mi parteneir, aún no me he recuperado del viajito de la semana pasada. Yo que soy para los aviones como Woody Allen para las carreteras británicas me saque un vuelo ‘low cost’ hace un par de meses.

Hasta ahí, muy feliz. El avión salía a las 16.45 horas, pues a las 15.15 la HNSN, que es muy apretada, con su maletita se disponía a sacar la tarjeta de embarque sin saber lo que se venía encima, ajena a todo, y pensando en subirse a un avión comercial de los normalitos donde llegar a la capital en 45-50 minutos. Primer problema, la maletita, minúscula, de fin de semana, para no tener que facturarla la tuve que facturar. Sudores fríos, siempre pierdo la maletita allá por donde voy. Pienso en positivo y continúo con el proceso aeroportuario. Me quito las botas, el cinturón, el collar, el reloj, sacó el iPad, los líquidos y tiro como puedo y descalza de dos descomunales bandejas más el bolso. No pito, menos mal, me lo pongo todo encima y busco la puerta de embarque. Antes un café con leche de soja del Starbucks, si soy muy rara. Prosigo contenta hacia el embarque. La chica, que había facturado las maletas de los pasajeros, viene corriendo y también realiza el proceso de entrada del avión, cosas del low cost, pensé. Nos hacinan en la escalera de bajada de la pista donde un bonito autobús con los cristales rotos nos llevaba al punto de salida. Más nervios.

Cuando llegamos me encuentro una avioneta de juguete con doble hélice, terror, empiezo a hiperventilar y me dan ganas de pedir en plan histérica que me devuelvan al Starbucks. Una HNSN que se precie se la juega, todo sea por gordi, y me quedé inmóvil. Y allá que nos montamos, la gente con cara de póquer, yo que mido 1,70 casi chocaba con el techo, los asientos pequeñitos, de dos en dos, con pasillo estrechísimo y WC propio de los enanitos de Blancanieves, eso sí las azafatas llevaban un modelazo súper fashion y bastante abrigadito para los 30 grados que caían fuera, bueno el aire acondicionado lo arregalará pensé erróneamente de nuevo. La avioneta con aspiraciones de avión no llevaba aire acondicionado, se movía que daba miedito miedito, la puerta que conducía a la cabina de pilotos se abría y cerraba y el ruido del motor era ensordecedor. Entonces me acordé de las aerolíneas rusas, africanas, indias, y de que una Navidad que pasamos en Panamá me monté en un artefacto peor. Me relajé. Sólo un rato.

Entonces nos dieron un zumo de piña caliente que me tomé pensando que estaba frío, y comenzó el descenso con sus botes y todo. Sudando como un cerdo viudo y con los ojos cerrados me empecé a marear y a beber agua. De repente, el cacharro aterrizó y le eché al pasajero de al lado todo el agua encima Pedí disculpas y sólo me dijo: lo peor ha pasado. Y llegué a la ciudad de gordi, blanca, sudorosa. Al día siguiente me dirigí a Truman Residence a ver a gordi, me recibió con un gran bocado sobre mi nariz y arañándome la cara. Gordi la doble hélice a punto de estrellarse mereció la pena.

Gordi: 5 meses y 15 días.
Tamaño: Más larga y más roscas.
Cambios observados: Se sostiene cual monillo con la espalda medio derecha y con cara de pavor. El cuello lo mantiene tieso.
Conclusión: Se me cae la baba.

Mira, que le tengo dicho al Hada Madrina que lo barato sale caro… Ahí la véis en su aterrizaje forzoso… Sí es que ver a la NSN le ciega… Un día de esto no lo contamos…

La niña sin nombre en Facebook.

El HNSN: Gordi es una señora y otras historias de un puente trumaniano

Que gordi es una señora con vocación de señorona es por todos sabido en Truman Residence. Este puente de mayo nos hemos tirado a la carretera toda la family al completo con ganas de gordi y, por supuesto, que hemos tenido tiempo de julandrearla (esta palabra me la he inventado, es algo así como pasearla, jugar con ella, todo ello elevado al cubo).  Gordi puso cara de estupor cuando nos vio aparecer, parecíamos una escuela de payasos salidos de un coche muy pequeño con narices, gafapasta y un claxón en la mano. Ella, que es muy señora, nos miraba con cara de extrañeza y decidió girarse hacia otro lado, no le interesaba tanta fiesta injustificada.

Gordi acostumbra a pasar los días con Mary Poppins en su barrio tranquilo, sin ruido, donde la juerga más arriesgada es dar largos y bonitos paseos por el barrio sinfín. Así que, allí, en casa de la MNSN se quedaron los PMNSN, osease los abuelos. La abuela, a la que le conozco los manuales de doctora y meteoróloga en casa, llegó con el libro gordo de MMNSN con todo tipo de instrucciones y métodos adivinatorios para descifrar códigos de gordi y todo empezó a cambiar o eso dice porque creo y sospecho que se inventa cosas para erigirse como la gran cuidadora de gordi, yo discrepo, me prefiere a mi, juas juas. En un mes, no la veo desde Semana Santa, gordi ha dado un salto cualitativo en sus habilidades, miedo me da cuando ande…

Pero a lo que íbamos, yo soy su preferida después de su madre, o más bien creo me confunde con ella, es verme y comenzar a volverse loca chillando y dándome unos particulares besos a modo de bocados por toda la cara y unos tirones de pelo de mucho cuidado, pero no me importa. La MNSN, que se fue con el PNSN a Sigüenza, dejó por primera vez a gordi y se fue de miniviaje, realmente no sé si se fueron muy convencidos, parecía que iban camino del matadero en vez de a un bonito hotel rústico perdido del mundo y sin internet, ¡danger! 36 horas estuvieron fuera y en ese espacio tan corto de tiempo nos llamó en total unas 500 veces, le mandamos 5 vídeos de la gordi y un millón de fotos. Gordi no decía ni mu, ella seguía con su vida observándonos y mucho, ella es la que mandaba, los demás a servir. Que se despertaba a jugar con ella, un rato de muñeco, un rato de gimnasio, un rato de mira tita que ya se cogerme el pie y metermelo en la boca, un rato de cogerla mirando hacia la calle y un rato de vigilarla porque la señora se tira de la hamaca de cuando en cuando.. A continuación, a chillar y vuelta a empezar…

Todo un curso prenatal y a pesar de lo cansado cuando cogimos los bártulos salimos de Truman Residence con las orejas gachas y deseando de nuevo estar a merced de lo que gordi mande. Gordi, por su parte, se vende al mejor postor y en cuanto apareció la MNSN solo se dedicó a babearla y sobornarla para que no se vaya otra vez o, por lo menos, que no se vaya sin ella. Gordi sabionda.

* Imagen de Getty.

Ahora hablo yo (la MNSN)… «Después de la experiencia vivida, que os contaré próximamente, y para evitar morir de un ataque de ansiedad tan joven, no te preocupes NSN que la próxima vez que te diga adiós será cuando cumplas 18 años (o 35) y seas tú la que te alejes de mí, rumbo a hacer las Américas…».

El HNSN: Planteándome llevar a gordi a clases de andaluz

Gordi, que vive feliz en su particular día a día trumaniano, no sabe la que se le viene encima. Aún no dice ni ‘mu’, simplemente balbucea, pero una ya se ha planteado llevarla a clases de andaluz, mas que nada para que se le vaya haciendo el cuerpo, bueno más bien el oído.

Gordi  pasará sus meses de veraneo en Málaga,  junto a la playita. La pobre no sabe que la van a meter en el AVE cada mes de agosto y le van a decir: «chau chau bambina», rumbo eso sí a casa de los abuelos.

En la maleta, además de cubito, pala, bañador, gorrito y crema protectora (mucha, mucha que tiene las cejas pelirrojas) tendrá que meter el diccionario de vocabulario andaluz si es que quiere comunicarse con la población y, en especial, con el abuelo, el PMNSN.

El abuelo tiene un acento digamos bastante malagueño y muy orgullosos de que lo tenga, pero estoy loca por ver la carita de interrogación de gordi cuando sea una señorita de 4 o 5 años criada en Madrid en colegio de barrio trumaniano y escuche al abuelo decirle lo ‘precioza’ que está. Aunque me da a mí que con las instrucciones que le daré y la piscina hinchable gigante que el abuelo le va a comprar todo se va a solucionar en un segundo y gordi aprenderá veloz y diligente.

En agosto , gordi se tirará por una ‘chorraera’ (tobogán) y le dirá ‘majara’ (tonto) si algún niño ‘chico’ (pequeño) y ‘canijo’ (delgado) le interrumpe su plácida tranquilidad vacacional.

Ay gordi, ¿qué será de ti cuando vuelvas a tu realidad de cartón-piedra y con ese acento?

* Ozú Hada Madrina, ¿pero de qué me has vestido? (La NSN dentro de unos años. Imagen retocada de Flamencoshop.es).