Tag Archive | entremadres

#15J: Efectos secundarios de la GTerapia

48 horas después de la GTerapia sigo sintiendo mi mente y mi cuerpo dentro de un estado de embriaguez del que no sé cómo salir… La emoción de quedar con mis socias: la del barrio y la del Gremlin, definir el evento #15J, la «mirinda» previa, los dos GTs posteriores, la conversación sobre la vida y la que se nos viene encima tienen mis neuronas muy muy lentas… Pero que es por quejarme, que no puedo estar más ilusionada con el eventazo del año, que sin querer, estamos organizando. Ver la respuesta de las chicas que se han apuntado, de las marcas que quieren colaborar, el movimiento que hemos generado en twitter y en facebook y ver cómo va cogiendo forma todo son razones suficientes para que no haya cansancio, no haya dolor y ¿quién dijo miedo?

Esta semana tenemos un montón de sorpresas, que estamos deseando contaros, así que estén muy muy pendientes a sus pantallas, a sus alertas de twitter y facebook, que mañana comenzamos a dar guerra y prometemos no dejaros descanso, quien avisa no es traidor. Por lo pronto la Comunity Mother más activa del TL y con más gracia de la blogosfera (y no es amor de socia) ha publicado aquí las reglas generales para los anti-sorteos del #15J, que no serán ni uno ni dos, así que vayan preparando sus habilidades, que aquí se van a poder lucir.

Yo venía al blog hoy a desahogarme un poco, hoy más que nunca, necesito esa función del blog de escribir por escribir, de poneros al día para así descargar algunos pesos y comenzar la semana más liberada, con energías renovadas. Así que os cuento algunas cosas que han hecho la semana muy especial y así comienzo mañana con el contador a 0.

El lunes, que había comenzado con el evento de facebook del #15J echando humo, me llega una noticificación de mundobebes.net de que habían publicado la entrevista que me hicieron hace casi dos meses. Me hizo mucha gracia releer mis respuestas porque me hizo tomar conciencia de la rapidez de este mundo de la blogosfera y las redes sociales. Parecía como si lo hubiese escrito hace años, porque la realidad ahora era distinta, ya estoy reincorporada a la vida laboral y organizando, quién me lo iba a decir en ese momento, un evento para madres blogueras. La realidad es distinta pero la esencia es la misma. Así que os invito, a quiénes no la habéis leído a conocer un poco más de La niña sin nombre aquí. Y a las que sois mamis (y papis) blogueras a poneros en contacto con mundobebes.net y formar parte de esta iniciativa tan chula.

El martes, como sabéis las que me seguís, era 22 de mayo, un día muy especial por varias razones… Mi aniversario de boda, si porque yo, aunque no lo parezca y, a veces, hasta a mí se me olvide, tengo un marido (el PNSN), gracias al que puedo seguir con esta locura de La niña sin nombre y todo lo que eso conlleva… Y tenía que hacer mi homenaje a este día, sobre todo, cuando llegué a casa y tenía un precioso ramo esperándome. Cuando era más joven no me hacían ninguna ilusión las flores, pero ahora me encantan, me parece que ambientan la casa de una manera muy especial. Yo creo que es efecto directo del taller de Elisabeth Blumen del Chicas Night Out, que todavía no me borro de mi cabeza.

El caso que el martes fue especial también porque recibí la sorpresa de entremadres. Unos días antes el pajarito de twitter asomó en mi Iphone, avisando de que entremadres me tenía una sorpresa y no me podía desvelar nada. Imaginaos la emoción que supone para mí que te ocurran este tipo de cosas cuando llevas tan poquito con el blog. Así que ahí estaba a la espera, comiéndome las uñas día tras día, hasta que el 22 de mayo, como regalo de aniversario indirecto me encontraba sobre mi mesa de la agencia la revista Anuncios con un post-it en la página de editorial y una tarjeta firmada por una de las chicas de Entremadres que decía: Un besazo ARTISTA… Ahí, os juro, que me temblaban las piernas y más cuando empiezo a leer la columna de editorial y es parte del post que escribí hace una semana y algo. Bueno, bueno, bueno… emocionadísima claro, lo primero que hice fue llamarla y darle las gracias… Un honor para mí, de los grandes, de los que no se olvidan y se marcan a fuego en tu memoria. Guardado el ejemplar, a cualquiera que llega a casa le abordo para que vea y lea que La niña sin nombre ha llegado a la revista Anuncios y que no es un sueño que es realidad. Algún día tendré que explicarle todo ésto a la NSN y no sé cómo lo haré.

La semana fue avanzando entre proyectos de la agencia, alertas en twitter de nuevas marcas que colaboraban, nuevas chicas que se unían al #15J, pocas horas de sueño, correos continuos con mis socias del Comité Organizador hasta llegar a superar la barrera de los 100, entradas de la CM a cual mejor, una niña sin nombre que es tan buena que lo facilita todo, un PNSN que está ahí en la sombra como la madre del artista a la espera de que todo esto acabe… Y sin darme cuenta aterricé en el jueves y con él el manifiesto del #15J. Y vuestros comentarios, tweets, que tanta ilusión me han hecho y que hasta hoy (que no sirva de precedente) no he podido contestar… Habrá manifiesto versión extendida, incluyendo a las blogueras que quedaron fuera. Pero tenía dos opciones: dejarlo así o que los ojos se me salieran de las órbitas, así que ahí quedó la cosa. Como si parececiese que ha pasado un mes por la intensidad de lo vivido, el viernes me ví a las 2 de la mañana en casa, sentada en el sofá, después de la GTerapia, ordenando ideas confusas y convulsas en mi cabeza, mareada de los GTs, pensando que los contactos 2.0, a los que estoy deseando desvirtualizar, me están dando una emoción que supera la vida 1.0 en muchas ocasiones y esto es realmente una pasada y hasta da escalofríos.

Ahora me despido que comienza la tarde y la NSN reclama un poco de atención de su madre. Ella que sabe que tiene que avanzar en la vida y que su madre está un poco ocupada últimamente, este fin de semana ha decidido que la minicuna se le ha quedado pequeña para arropar sus sueños y ha dado su primer paso a ser un bebé grande, ha montado su cuna de madera blanca con su colchón de niña grande, sus barrotes, su móvil con musiquita y sin decir ni «mú» ha dormido como un auténtico angelito.

La niña sin nombre en facebook.