Tag Archive | madresfera

Post con estrella: voy a viajar soñando…

Que sí, que todavía estoy por aquí y aún dando guerra. Pero es que esta cuenta atrás si no la comparto con vosotros sería un horror, más horror aún de lo que está siendo… Además ahora, en estas fechas donde la vida está ralentizada para la mayoría, con los pies en la arena y el corazón contento, da igual que escriba de lo que escriba… ¿Por qué? Por varios asuntos importantes:

A) Por si no se han enterado, el ranking de Madresfera está de vacaciones, se ha ido de parranda a algún lugar perdido, a tomarse unos mojitos o qué sé yo. No está activo y eso a una pues como que le ha dejado el corazón triste porque el numerito era tan #biutifulzin (y por otras cosas), pero una cosa no quita la otra, estoy como más relajada. ¿Qué queréis que os diga? Que a mí ahora lo que me apetece es escribir de lo que me venga en gana, sin pensar demasiado en si interesará o no, en si será leído o no… Pase lo que pase, Madresfera ya no va a ser igual, ni mucho menos… 😦

B) Porque en verano la gente sólo lee las revistas del corazón, los libros de Marian Keyes y los crucigramas. Así que eso da una libertad, que sé que un día confieso que fui hombre en otra vida y ni os inmutáis, que no estáis para cosas profundas.

C) Porque me pienso tirar 3 semanas sin dar señales de vida en el blog. Y esto lo prometo por mis washis, mis papeles bonitos y mis troqueladoras. «Sí, NSN (me dirijo al blog, no a la niña) yo te quiero mucho hijo, pero que o me desintoxico de ti o acabaré en una clínica antes de lo esperado…». Así que ahora me desquito hablando de esto y de lo otro antes de la separación.

Pero, yo hoy vengo a viajar…

¿Alguno de vosotros conoce a algún individuo en Madrid que sea de Madrid? No existen, son una leyenda. En el curro todos somos de fuera menos dos . Y es muy divertido, cada uno con nuestros palabros, nuestras costumbres y comidas autóctonas y con la eterna discusión: ¿Norte o Sur?

No voy a dejarme llevar por el orgullo sureño que me corre por las venas, por la gracia salerosa o los topicazos cansinos, no. Sólo diré una cosa, en verano gana el Sur y punto. Lo que me faltaba es que llegaran las vacaciones y tuviese que ir con paraguas y abrigo…

Pero como me gusta tragarme  mis palabras, una a una, sólo haré una excepción. Sólo hay una ciudad a la que no me importa irme en verano, sacrificando, con todo el dolor de mi corazón, la feria, el espeto, el rebujito y la hamaca. De esas que descubres y te enamoran.

El 6 de agosto, un día después del fatídico día (mi cumpleaños), hago 10 años con el PNSN, 10 años dan para mucho. Ahora no, pero antes solíamos viajar… Dentro y fuera de España y llevar nuestras peleas amor por el mundo.

Recuerdo como si fuera ayer una pelea monumental en la playa de La Concha, en esa ciudad que te deja paralizada, camino al Peine de los Vientos mientras se me calaban los pies y el pelo se me erizaba cual puercoespín… Aquellos años de carácter incontrolable, de chorradas que parecían el fin del mundo los recuerdo con nostalgia.

El tiempo me ha quitado los viajes y me ha dado paciencia y algo de cordura…

San Sebastián es de esas ciudades que piensas «tengo que volver», que te dejan con ganas de seguir descubriendo esas calles majestuosas llenas de encanto, que tienen cosas preciosas por cada rincón donde mires y que está rodeada de «pueblinos» de costa que son una auténtica maravilla como Zarauz o Zumaya. Así que por eso me pareció una suerte escribir un post con estrella que recordase aquellos días y recomendar alojamiento en San Sebastián. Yo soy así de maja y si me gusta lo que me cuentas, aquí estoy apoyando la causa.

Yo viajo en sueños, con la mente, desde que el tiempo, la economía y la maternidad me permiten poco más… Así que esta noche voy a volver a ir allí con Morfeo y no me despertaré hasta recorrer la playa de La Concha descalza, admirar el Kursaal, redescubrir la obra del gran Chillida, tomarme unos pinchos en el casco viejo. Y algún día ir al Festival de Jazz, ¿habéis ido?

No me esperen levantados…

Y tú, ¿dónde te irías en sueños?

South and north arrows

La niña sin nombre descubriendo mundo.

Big ideas: primer encuentro madres blogueras

Hoy es el día después. Los días de después de algo siempre son un tanto traumáticos, al menos para mí. Me da por replantearme las cosas, tomar decisiones precipitadas o paralizarme durante horas. Te da el bajonazo, te arrastras por la vida con un resacón de tanta intensidad vivida (ni un GT me tomé) y te pasas el día recordando y sacando conclusiones absurdas:

> Las pantallas de 9 metros son mucho más grandes en persona. Me cayó bien la pantalla que conste, pero qué grande era la tía. Fue llegar y pensar: «esto es algo serio, oye, aquí no se andan con tonterías».

> Las pastillas homeopáticas funcionan. Antes de salir al 8J pensé en pedir ayuda, pero decidí ir directamente a botica en busca de unas pastillicas que no fueran malignas y que me relajaran por si lo veía necesario. Me las tomé media hora antes de la ponencia y oye mano de santo. El poder de la mente, que llaman algunos.

> Hubo una estrella con mucho desmadre. A sus pies desmadrosa.

> Si eres exagerada, eso no lo cambias en la vida. Y es que a exagerada y dramática no me gana nadie. Antes de que llegará el momento «D» (delaponencia) iba diciendo a diestro y siniestro que «a ver si los nervios no me fallan», «es que el pantallón impone», etc., etc. y realmente no estaba nerviosa, pero lo parecía, ¿a qué sí? Me recordó mis años de universitaria antes de un examen.

> En otra vida fui estrella de rock, de esas que cuando se suben al escenario se olvidan de los nervios, de su familia y de todo, se entregan al público e intentan darlo todo. Miedo a mí misma me doy, no me deis un micro y un mando de esos que me pierdo.

> Las madres blogueras somos lo más de lo más y punto. No voy a nombrar a todas las que conocí, puse cara o di un achuchón «apretao» porque seguro que se me olvida alguien, pero qué placer, qué ilusión me hizo y qué ganas de volver a veros…

> Las baterías de los smartphones son de chiste. A ver si las mentes prodigiosas inventan una batería capaz de soportar el ritmo sabrosón de una madre bloguera.

> Las desvirtualizaciones molan molto, aunque no mola tanto que te graben en streaming y que ahora todo el mundo haya visto tu careto.

> Tengo desviación de cabeza y cuerpo. Desde aquí: «perdón a las que estabáis a mi derecha y que visteis más mi culamen y mi coronilla que otra cosa». Pero es que tenía que seguir la ponencia y el giro de cadera aún no lo tengo dominado.

> Un día no sirve de nada. Desde aquí llamamiento a madresfera y yo dona. El año que viene, por favor, un fin de semana entero o una semana… A la vuelta seremos madres solteras, pero ¿y lo que disfrutaríamos?

> Las madres blogueras no callamos ni debajo del agua. Y pena la mía de no saludar a muchas. Por falta de tiempo y por falta de identificación. El año que viene deberíamos ir disfrazadas cada una de nuestros avatares, ¿qué os parece? Yo ya me estoy agenciando un globo volador.

> Estoy mayor. Si esa es la última conclusión. La última hora me la pasé despidiéndome, con cara de pena por el cansancio extremo. ¿Quién me ha visto y quién me ve? ¿Quién diría que en otra vida (hace un año) monté con mis socias el 15J y lo di todo, todito, todo?

Todo el día esperando a que llegará el momento. Sin saber cómo reaccionaría al verme allí arriba delante de todas. Pero fue mejor de lo que nunca hubiera imaginado. Lo disfruté, me encontré con unas mamis blogueras estupendísimas todas, a cual más monérrima, que no me dejaron sola con mis chistecitos fáciles y que siguieron muy atentas la ponencia hasta que se perdieron cuando me dio por hablar del RGB, del CMYK y del color hexadecimal… Me dejé llevar por la pasión del momento.

Y como lo prometido es deuda, aquí os dejo la ponencia. No es lo mismo leerla porque esta presentación está trabajada como guía para ir explicando cada punto, pero bueno, espero que os sirva de ayuda. ¡Yeahh! Escribidme con cualquier duda. Me encantará ayudaros. ¡No os cortéis!

Diseño y Usabilidad en Blogs. Ponencia. I Encuentro Madres Blogueras. Madresfera y Yo Dona. 

Y como decía ayer:

Imagen 2

¡¡¡MUCHAS GRACIAS POR TODOS VUESTROS TWEETS Y MENSAJES DE FELICITACIÓN. ME HABÉIS EMOCIONADO!!!

La niña sin nombre colorá. 

Suspiros de amor: profeta en mi tierra.

¡Uf! ¡Uf! ¡Uf! No, no estoy de parto… Estoy haciéndome a la idea, mientras me tomo una tila doble, de que LA PANTALLA DEL 8J MIDE 9 METROS.

(Respiración profunda).

Pero, ¿qué necesidad hay de llevar ese pantallón? A ver… Que con un IPad para que lo vea la primera fila basta… Blanca me he quedado cuando me lo han dicho desde YO DONA esta mañaana:

– Esta noche te mando la presentación para que me confirméis que no hay ningún problema con el formato. (Pensamiento: «o que me invitéis a no presentar»). No creo que tengáis problema, se verá bien. (Pensamiento: «será una pantallita como de colegio»). ¿Qué tamaño tiene la «pantallita»?

– Es «grandecita», unos 9 metros.

 

(Toso, carraspeo, me quedo sin voz).

Eso se dice antes, venga hombre.

– ¿Quieres ser ponente?

– Anda ¡¡qué bien!! Gracias por pensar en mí (y bla, bla, bla…).

– La pantalla mide 9 metros.

– ¡Aja! Gracias, no me esperes…

En fin, a estas alturas creo que no hay marcha atrás. Tengo pesadillas con que una pantalla enorme quiere matarme o, lo que es mucho peor, decide que mi presentacion no se ve, desaparece por arte de magia, explota o en cierta diapositiva deja de funcionar. Tengo pesadillas con que me quedo en blanco, tartamudeo y hablo con la Z sin parar… Bueno, no son pesadillas, son pensamientos mientras voy en el metro pensando en llegar a casa y terminar la dichosa maravillosa presentación. Ahora después de una tarde-noche de tareas de #malamadre, he decidido escribir un post antes de terminarla. Porque no es sólo acabarla, no. Tengo que acosar al PNSN para que me escuche, me sirva de público entregado, una y otra vez (chistes incluidos) y me diga que tengo razón en todo y que soy la mejor sin rechistar. No hay tiempo para críticas poco productivas, que no ayudan en nada.

A esto hay que unir que la personal shoppeor también me ha puesto nerviosa a mí misma. Tengo que pensar si quiero dar una imagen sería o informal, si decido ir con traje de chaqueta y corbata o si me pongo el traje de gitana o la bata de cola para despistar. Lo más importante al final es la petaquita camuflada que me estoy agenciando… Porque he pensado que mucho mejor un buen trago que me ponga chisposa a un lexatin que me ponga amuermada.

Dejemos a un lado el pantallón maligno y los daños colaterales, que yo hoy pasaba por aquí para dejaros el reportaje que publicaron ayer en El Diario Sur. Que me emocionó y me hizo sentir en una nube durante todo el día. Encima ayer cuando salió en el periódico estaba en tierrasanta.

 

laninasinnombre_diariosur

 

Y sí el final se cortó, el texto no quiso terminar, prefirió quedarse así sin final, inacabado y a mí me parece que así es aún más bonito, queda abierto a la imaginacion. ¿Por qué no?

Vale, que no engaño a nadie, el final decía así: «no olvides su lema: nunca dejes de soñar».

¡¡¡¡Feliz semana!!!! 5 días y nos vemos. Bueno, yo no veré a nadie (por mi enajenación mental), vosotros creo que sí me veréis. Seré la niña sin vergüenza paralizada delante del PANTALLÓN.

La niña sin nombre.

Historias para no dormir: Daños colaterales de ser premiada madresférica…

¿Sí? ¿Creiáis que no? ¿Qué no había daños colaterales de ganar un premio madresférico? Pues los hay. Y no son pocos, ¡oye! Que de saberlo quizás me evito unos días de tensión gratuita… Aquí van y seguro que se me olvida alguno:

– Que te graban en streaming con cara de «panoli», no de tierna, sin saber cómo ni donde poner las manos y los pies. Con una sonrisa de pánfila que no te quiero ni contar. Eso se avisa hombre, que me dejé el vestido de plumetti rosa colgado de la percha.

– Que por equivocación publican una foto en twitter con tu careto y el de la NSN en una esquina. Meses intentando preservar el anonimato de la niña sin nombre y de golpe y porrazo… ¡zas!

– Que te enteras de que realmente el premio al blog más tierno se lo podía haber llevado tu socia, pero que ella como es así de «tierna» te lo cede a ti, pero lo hace público para dejar constancia o hacerte un guiño, vete tú a saber.

– Que siempre hay personas que no están de acuerdo con los resultados, pero eso pasa hasta en las mejores familias, así que no hay de qué preocuparse. Además eso le da más emoción, intriga, morbo… Yo por si acaso me quedo calladita que estoy más mona.

– Que se te acercan diciéndote: «Tú eres la niña sin nombre, ¿verdad?». Y a ti te entra un sentimiento de emoción raruno, que se convierte en un daño colateral. «A ver si te lo vas a crear «monina», ¿qué te crees famosilla de tres al cuarto o qué?».

– Que tienes una niña dispuesta a abandonarte por «cualquiera» que le ría las gracias o le haga carantoñas, que es un terremoto andante y que no sé yo si tener una pequeña terrorista acabará contigo. Pero que se te cae la baba cada día más.

– Que hay madres blogueras que son mala influencia, que tienen más de un hijo y lucen monísimas, son multitasking y encima parecen menos cansada que tú. No me lo creo, esconden algo, tiempo al tiempo…

– Que las madres blogueras, por las que suspiro de amor, son unas liantas (y yo que no me hago de rogar) y al final acabas de bar en bar creyéndote «jovensuela».

– Que estás mayor para salir a deshora y muy cansada y duermes poco… Que si no de qué te ibas a quedar frita, pero frita frita en el taxi de vuelta, con la cara doblada pegada al cristal, la babilla en las comisuras de los labios… Y cuando estabas soñando con una vida de estrella va el taxista impertinente y te despierta para avisarte que habéis llegado a Truman y que si es a derecha o a izquierda. Que yo, si te soy sincera, creo que me dejó ahí un rato esperando que el contador llegase a esa cantidad innombrable. No me fío un pelo.

– Que a las 3 horas y media la NSN te despierta a grito «pelao» para que te arrastres por la casa y por la vida hasta llegar a ella, darle el bibi y darte cuenta de que NO se va a volver a dormir y quererte morir porque sí, bonita sin memoria, el PNSN los domingos se va de pandi futbolera y no hay tu tía.

– Que trabajar con resaca no sólo dignifica el alma sino que te otorga un estado de lucidez interesante para terminar los proyectos. O eso crees tú.

– Y que la resaca no dura ni uno ni dos días. Que el enano gruñón sigue dentro de tu cabeza aporreándola sin ningún miramiento y sin intención de retirada. Y que las ojeras no tienen fin, pueden seguir y seguir creciendo hasta que un día parezcas un antifaz infinito en sí misma.

Es decir, si ganas un premio madresférico olvídate de preservar el anonimato por mucho tiempo, ten claro que no te vas a volver pronto como le perjuraste al PNSN y por supuesto hazte con un arsenal de paracetamol del duro.

>> Y ahora, lo realmente importante. La ganadora del pack sorteo, de unos japicrismas y una lámina preciosísima. En esta ocasión Mr. Random se ha dejado cautivar por ella, sólo ella… (redoble de tambores):

SRA DÍAZ • con el número 29. ¡¡¡ENHORABUENA!!! Me alegro mucho.

Imagen 1

Please, escríbeme un mail a laninasinombre@gmail.com con tu dirección y diciéndome que lámina de las que hay aquí prefieres.

¡¡¡Muchas gracias a todas!!!! Pronto me inventaré otra excusa para un nuevo sorteo.

La niña sin nombre y con resaca, mucha resaca

El #15J es una caja de sorpresas

Hora: 15.30 h. agotada de una jornada laboral muy intensa, demasiado intensa… Me monto en un taxi para dirigirme rauda y veloz a la GTerapia. No sé qué voy a hacer cuando todo esto acabe…

Lugar: el que ya conocéis, la preciosa terraza La Bienquerida, donde el viernes que viene a estas horas estaréis dándolo todo en el Photocall con vuestra cara foto.

Compañía: mis socias por supuesto. Ya no puedo estar una semana sin verlas. Esto me da miedo, mucho miedo… (Y a sus maridos más). Y en compañía de la reina de las… preciosas. ¡No! No puedo decir más, que mi socia la del Gremlin me retira la palabra y con la influencia que tiene últimamente no está La niña sin nombre como para jugársela. El lunes os desvelará quién es la misteriosa colaboradora que nos ha hecho que la GTerapia de hoy sea la GTERAPIA en mayúsculas. ¡Ays! Suspiros de amor.

17.00 horas. La misteriosa reina nos abandona. Y nos quedamos mis socias y yo con nuestros GTs, disfrutando de las interminables listas de regalos por organizar, hablando de las sorpresas que aún nos quedan por daros. Ni Isabel Gemio dió tantas sorpresas como mis socias y yo. Hemos encargado un camión sisterna para transportar todos los regalos que os tenemos preparados, la casa del Gremlin parece una oficina de Correos con tanto paquete y mi socia del barrio el lunes os deleitará con un post interminable…

«¿Tú qué has posteado hoy?» Es mi pregunta  a la del barrio...

«¿Qué dices? ¿Qué has subido un vídeo de qué?» Le digo a mi socia del Gremlin…

Hemos llegado a un punto de confianza que no sabemos lo que postea la otra o la otra, somos así, bueno, más bien, que ya tenemos bastante con estar pendiente de lo nuestro como para leernos las unas a las otras… A lo que hemos llegado… El #15J nos está separando chicas.

17.30 horas. Ring Ring Ring… Llamada a una de las súper colaboradoras, mami bloguera todoterreno que mola mucho mucho. MD en twitter dándome una exclusiva: ¡¡NUEVO COLABORADOR!! Y ESTE ES DE LOS QUE TE DEJAN CON LA BOCA ABIERTA. Sobre todo, porque no nos da más trabajo, no tenemos que pensar en un nuevo antisorteo (ya no estamos pa’ esto). Si no que nos da un regalazo para cada una de las chicas #15J.

Un colaborador familiar. Un colaborador que nos une en un evento el día antes del #15J gracias a Madresfera. Evento que no os podéis perder y para el que tuve el honor, gracias a la llamada de Madresfera, de hacer el cartel. El #15J es una caja de sorpresas. Pero ¿quién es?

* Son de estos encargos que te gustan mucho mucho.

Nada más ni nada menos que NONABOX. Mi mama me mola se ha puesto en contacto con ellos y nos regalan una caja personalizada para cada una. ¡Yeahhhhh! (grito de guerra). Mis socias y yo ya estamos con marcapasos, nuestros coraçaos no pueden soportar más emociones…

¿Qué que son estas cajas tan bonitas? Para conocerlas no dejéis de ir al evento.

NonaBox te acompaña durante el embarazo y los primeros años de tu bebé.

Una selección de productos elegidos especialmente para la etapa en la que te encuentras. En cada cajita recibirás 5 o 7 productos: ropita, juguetes, cosmética, artículos de puericultura… Sólo eligen artículos útiles de marcas que destacan por su calidad y eficacia. Es la experiencia de madres reales.

Y si queréis tener una visión divertida y muy especial de NONABOX no dejéis de ver el precioso post de 39 semanas. Que ilustró de manera preciosa hace unas semanas aquí.

23 horas. Ahora. Estoy más pallá que pacá… Ya no sé enlazar más de dos palabras seguidas con sentido gramatical coherente. Estoy a punto de desconexión mental en 3, 2, 1… Mis socias me explotan… Y encima me mandan fotos de sitios que me hacen suspirar y morir de la envidia.

¡Ah! Que se me olvidaba. Qué NONABOX quiere personalizar vuestras cajitas. Y para ello necesitamos que en un comentario a este post nos digáis cuál de las opciones es la vuestra:

OPCIÓN A• Si estáis embarazadas, en qué trimestre estáis. Y si sabéis si es niño o niña.

OPCIÓN B • Si tenéis un bebé de menos de dos años. Si es niña o niña. Y cuántos meses tiene.

OPCIÓN C • Si no tenéis bebé de menos de dos años. Pensad para quién queréis vuestra NONABOX. Y decidnos si es para una niña o un niño y qué edad tiene. O para una amiga/ prima/ vecina embarazada, en qué trimestre está.

IMPORTANTE: Tenéis hasta las 12 de la noche del próximo lunes para decirnos cuál vuestra opción, porque los chicos de NONABOX tienen que personalizar vuestra preciosa cajita. A esa hora este post se autodestruirá.

¡¡¡Deseando estoy ver nuestras cajitas llenas de sorpresas!!!

En 48 horas, sí en sólo 48 horas volveré a ver a mis socias. Nos espera una jornada dominguera intensa de «corta y pega». Yo de eso sé mucho, que para eso me pagaron unos estudios mis padres. Así que lo daremos todo para ultimar detalles y preparativos ideales de la muerte, monísimos que hagan que el sunday morgen sea molto especiale.

Cuando empiezo a mezclar los miles de idiomas que sé, es mejor que desconecte porque empiezo a desvariar. Corto y cambio. Y recordad: ACABAREMOS CON NUESTRAS VIDAS, CON NUESTRAS FAMILIAS, PERO NUNCA ACABAREMOS CON LAS SORPRESAS…

El lunes os da como mínimo un parraque con los noticiones que os tienen preparados mis socias.

Descansad. Id en paz. Disfrutad del finde. Que os lo habéis ganado chicas #15J. Por majas. Por el apoyo que nos dais. Por vuestras ayudas. Colaboraciones. Mensajes. Que nos dan la energía que ya nos falta para no dar marcha atrás y montarnos un rastrillo y hacernos ricas ;).

Gracias a NONABOX y a MIMAMAMEMOLA.

Lugares por descubrir: Mi Japón sin washi

Hace ya mismo dos años, mi cochi (sí, nos llamamos cochis y no viene de cochinos…) y yo, antes de ser PNSN y MNSN hicimos el viaje de nuestras vidas… Aprovechando la excusa de la Luna de Miel dijimos pues cruzamos el charco y nos vamos… por ejemplo a: ¿Japón?

Hasta que no lo decidimos, mis conocimientos sobre el país del Sol Naciente se reducían a saber que era una isla, que los que la habitaban eran unos seres muy muy pequeñitos, con ojos rasgados, con algunos vicios como el manga, con una bandera con un punto rojo y con tradiciones ancestrales como las geishas y los samurais. Pero fue ir dándole forma al viaje e ir investigando o recuperando cosas que una había escuchado o leído para ir emocionándonos con la idea de vivir dos semanas en este espacio y tiempo lleno de sorpresas.

«¿Y por qué Japón?». «¿A Japón? Sí, eran algunas de las preguntas que nos hacían muchos cuando nos preguntaban dónde ibamos de Luna de Miel. Lo que nos hizo saber que no era un viaje muy frecuente de recién casados. Pensando el por qué, desempolvé de la estantería el que creía culpable de mi obsesión dormida por viajar allí: un pequeño ensayo de tapas amarillas y gris, El elogio de la sombra. Si no lo habéis leído, no podéis dejar de hacerlo. O mejor… no lo leáis… Porque tendréis que ir sí o sí a Japón algún día… Su descripción de la sociedad y cultura oriental te atrae de una manera tal que ya no podrás escapar.

Así que comenzamos a programarlo. Un viaje que, tiempo después, no crees que hayas hecho, porque las sensaciones y emociones vividas en esta realidad lejana superan increiblemente la ficción.

Un país, como muchos han descrito, no voy a ser yo quien descubra nada nuevo, lleno de contrastes. Contraste entre la modernidad tecnológica y la tradición cultural más arraigada. Contraste entre la educación y amabilidad extrema y la individualidad solitaria más deprimente. Contraste entre las maravillosas geishas, escapadas de láminas pintadas de tinta sobre papel japonés y las jóvenes niponas ultra modernas, operadas hasta casi occidentalizarse; contraste entre las alturas de los rascacielos de Tokio y las casas tradicionales con tatami de Takayama, contraste entre el ruido de los coches o las salas de juegos y el silencio sepulcral de los templos de columnas rojas o las salas de té, contraste entre dulces preciosos y los sabores extraños de la soja y el té verde, contraste entre el civismo más extremo y el descontrol del vicio escondido…

Y entre esos contrastes vividos, suspiros de amor… Suspiros de amor por los papeles japoneses, por las tiendas de sellos, por los patrones coloristas, por una comida japonesa que va más allá del sushi y el sashimi, suspiros de amor por los packaging imposibles que lo envuelven todo, por las preciosas geishas, que no pueden mirarte a los ojos y mejor porque si no te enamorarías, por los paisajes que parecen pintados por Friedrich, por los almendros en flor, por sus olores… Suspiros de amor que se hacen más bellos desde la distancia de un país, donde sabes que no podrías vivir.

Pero, lo que no entiendo dos años después, lo que no me entra en la cabeza es dónde me dejé un suspiro de amor… que se convierte hoy en la razón de este post: ¿dónde estaba el washi tape? No lo conocía, quizás me topé con miles de ellos, de paquetitos cerrados por washis llenos de color y estampados imposibles y ni los miré, los pasé por alto como si no merecieran mi atención. Hubiera traído una maleta llena de ellos y hubiera sido, hace dos años, la dueña del washi en Madrid y alrededores. Todos hubieran sucumbido a mi hallazgo.

En mi baja maternal descubrí muchas cosas, entre ellas: el washi tape. Con el que me reencontré hace una semana en un precioso taller de Lanoa y Madresfera, en un espacio inimaginable como es Grey Elephant, donde su anfitriona Laura no puede hacerlo más especial. Le dimos uso a ese celo japonés que nos trae loquitas a todas. Fue una mañana estupenda, por el despliegue maravilloso de Diana, no podía haber cosas más bonitas para hacer nuestras obras: sellos, pegatinas, papeles, cintas, troqueladoras… y mucho mucho washi. Washi de color flúor, de rayas, de números, de flores, de topitos y de colores imposibles… Que yo, indecisa de mí, no sabía a por cuál lanzarme.

Teníamos tres objetivos:

1. Una tarjeta. Que ya os enseñé porque al día siguiente era el cumple del PNSN y quedé fenomenal.

2. Una cajita de craft para regalar en una ocasión especial with Love.

3. Y una lámina para el Día de la Madre. Este último objetivo fue el que más me gustó. La verdad que no lo tenía pensado. Llevaba un montón de fotos, que había cogido de una caja olvidada de casa minutos antes de salir. Pero con un poco de washi por aquí, un sello (sugerido por Noemi de megustamibarrio) y un Love me quedó este resultado, que hizo, sin quererlo, las delicias de mis compis.

Lo pasamos realmente bien, deseando repetirlo estoy. Porque a este taller que tanto recomiendo, se unió el poner cara, voz y mirada a las chicas blogueras con las que comparto mi día a día virtual, en especial a la madre del Gremlin y a Mónica de Madresfera, que me han apoyado tanto, desde un principio en esto de La niña sin nombre.

Desde aquel día La niña sin nombre no es la misma, ahora es una niña sin nombre pero con amor. Suspira de amor por un ser pequeñín pero entrañable, que washitapeado está aún más guapo, ¿o no os lo parece?

* Su boca de: «Mamá, no puedo con mi vida. Estoy in love por el Gremlin» lo dice todo ;). Pobre Critter, pero ante el amor…

Tendré que volver a Japón a por un poquito de washi ¿no? Mientras eso llega, Diana por favor ¡Queremos otro taller! Washiadicta me siento.

La niña sin nombre en facebook.

Big Ideas: La Noa handmade…

Hace unos años parecía que la era digital nos iba a invadir a todos hasta el punto de que no volveríamos a coger un lápiz y papel a menos que nos encontraramos en una isla perdida, que tampoco, porque ¿de dónde ibamos a sacar el lápiz y el papel? Así que ahí quedaban olvidadas nuestras cajas de tesoros, llenas de papeles bonitos, cintas de color, cuerda y millones de rotuladores de color, lápices de cera, temperas y mucho más. Porque el ratón y la tableta gráfica habían venido a hacerse con el poder y decirles: «Sayonara Baby»…

Gracias a Dios y a la frialdad de los mails, de lo hecho en serie, de lo mecánico y de los corazones de hojalata… lo artesanal ha vuelto a nuestras vidas, con más fuerza que nunca. Lo «hecho a mano» o handmade, que siempre queda más cool; el placer de tocar, de sentir, de lo fabricado con materiales nobles, de lo personalizado ha recobrado su fuerza dormida.

No voy a ser yo quien niegue que la globalización ha llegado a mi vida. Y que la mayoría de mi ropa es de ZARA, la mayoría de los objetos de mi casa made in china. Pero siempre hay lugar, momento y un poquito de money para destinarlo a esas preciosisimas cosas que sientes como más tuyas: ese vestido único que te compraste en un mercadillo, ese colgante de nuevos creadores que encontraste de casualidad… Y yo intuyo que la NSN en eso, al menos en eso (que ya le vale) se va a parecer a mí. Porque es ver un papel, una cosa bonita y la agarra fuertemente y su cara de felicidad es máxima. ¡Ah!

Y de las maravillas de lo handmade se enamoró Diana o ¿fue al revés? El caso es que de ese affair nació La Noa Handmade, una niña muy bonita, que ha venido al mundo para traernos cosas preciosas, con las que volvernos locas locatis de verdad. Una plataforma para artesanos, para esos artistas cuyas manos son de otro mundo, porque son capaces de  hacer magia, dando forma a telas, cintas, madera, papel… y crear objetos maravillosos. Y para muestra un botón: su preciosa tienda on line, donde váis a entender perfectamente lo que os cuento.

Así que La niña sin nombre quiere rendir su particular homenaje a esta iniciativa, a la que ha cogido tantísimo cariño, para animaros a apostar por sus propuestas para regalar a los que más queréis, para daros un capricho o porqueosdalaganaypunto. ¿Nos acompañáis? La NSN, como os podéis imaginar ya tiene hecha su Wish List. Pero yo le he dicho que menos pedir, que se acerca el Día de la Madre y que con algo handmade de La Noa me haría tan feliz…

* Y gracias a Madresfera por apoyar las iniciativas bonitas.

La niña sin nombre en facebook.

Lugares por descubrir: Mi vida es un taller…

Decorar con washi tape, hacer lámparas, introducirme en el mundo del scrapbooking, aprender a hacer bouquets de flores, soñar en una casita de muñecas, embellecer dulces con azúcar son mis objetivos de estos próximos meses. He encontrado la manera de canalizar mi afición a las manualidades o como ahora lo llamamos: a las cositas «handmade». Y es que el hobby me viene desde bien pequeñita cuando metía las manos en todos sitios, alllí donde no tenía que hacerlo, porque todavía no era consciente de para qué me servían.

Recuerdo cuando en clase de 5º de EGB el profesor D. Antonio (qué bonito era llamar así a los profesores ;)) pidió que le hiciéramos un retrato y le gustó tanto el mío que se lo llevó a casa y lo enmarco. Mi carrera en el mundo del «pinto y coloreo» continuó, pasando por clases de plástica con los cuadernos que me hacía con los ojos cerrados, que pasaban por el colegio en manos de todos o las posteriores clases de pretecnología, donde ya había que usar materiales. ¡Eso era vida! Ya en el Instituto, que tampoco soy tan mayor, lo llamaban hogar. Sí, tenía delito el nombrecito. Nos hacíamos unas alfombras y unas figuras que quitaban el hipo. Y ahí tenías el despacho de mi padre lleno de todas «mis obras de arte»,  que bien parecía el cuarto del horror con tanta figurita.

Esperé hasta el último día de matrícula para apuntar las carreras de Universidad. Esa mañana, de poca lucidez, escribí: Publicidad. Bellas Artes, que era mi vocación, no se estudiaba por aquel entonces en Málaga y no me ví con las ganas, valentía o yo que sé lo que se me pasaba en ese momento por la cabeza, para irme a otra ciudad. Así que me enfrasque en el mundo universitario de la creatividad. De esto hace ya 13 años y en ese momento decías lo que estudiabas y te decían: «eso qué es ¿para pegar carteles?» o «pinta y colorea, ¿no?». Al acabar, lo tenía claro, no sólo quería pensar la idea, sino también plasmarla y me vine a Madrid a estudiar diseño. Y ya no me fuí, me quedé en esta ciudad sin mar, pero llena de posibilidades.

Ahora, inmersa en el ritmo frenético de una agencia de publicidad, son escasos los días que me paro a bocetar, hacer maquetas y probar materiales. Hay que hacerlo bonito, barato y a la velocidad del rayo. Así que he encontrado en el mundo de los talleres un lugar donde reencontrarme con mis manos. Aquí os traigo una selección de algunos. Para que os animéis. Seguro que pasáis un rato divertídisimo y nos sorprendemos de lo que podemos llegar a hacer. Más aún cuando la NSN sea mayorcita y me acompañe de manera activa, no pasiva durmiendo desde el carrito.

Chicas Night Out. Un plan diferente, animado y muy crafty, pero esta vez solo para mayores, que de vez en cuando también se merecen un poco de diversión en Grey Elephant. Mejor, leed aquí, donde Beatriz de Con dos botas de agua explica todo sobre este proyecto tan divertido.

En la primera jornada disfrutaron del Scrapbooking y cómo crear cuadernos de viaje preciosos. No os perdáis la crónica aquí.

* Foto de Lucia M| Photography.

Yo no me pierdo la segunda jornada: Taller de Bouquets Florales. ¿Puede tener mejor pinta? Además de flores entiendo poco, por no decir nada. Pero me encantan, sobre todo, las peonías y las rosas envejecidas. Prometo post completo con fotos de la noche ;).

Taller de washi tape. Organizado por Madresfera y Desaforando, me esperan unas horas de pegar celo japonés… ¿Puede haber mejor plan? Para mí, no. Hoy se han acabado las plazas, pero no perdáis de vista a Desaforando y Madresfera porque hay nuevos talleres a la vista. En cuanto que vuelva a casa con mi obra de arte envuelta de washi, la comparto con vosotros… A ver qué sale.

Lo mejor de estos dos talleres es conocer a gente súper interesante a la que estoy deseando poner cara.

Y como ni la economía ni el deber familiar me lo permiten, no puedo apuntarme a más talleres por ahora, pero los comparto con vosotras para que os animéis.

Taller de cómo decorar con fieltro. De la mano de Chiribambola, que hace cosas tan preciosas como ésta:

Y organizado por lanooa handmade y Desaforando. Seguro que os sale una caja tarta preciosa para guardar tesoros secretos.

Taller Lamparty de Madredemialma. Este taller estaba deseando hacerlo. Porque su primera edición fue una pasada. Si os acordáis os enseñé las fotos en este post. Y las chicas de Madredemialma han organizado un nuevo taller. Pero coincide con el de washi. Así que me lo pierdo. ¡¡Chicas, por favor, no os solapéis en fechas!! Habrá que esperar a la tercera edición.

Y para mis seguidoras malagueñas, no os perdáis el taller de casita de muñecas. Es precioso también.

Para despedir la selección de hoy, os dejo con un taller de MI RECREO, el espacio que compartí con vosotros hace poco, donde hacen un taller de decoración de dulces sugarcraft. No me resisto a ser algún día una madre repostera. Es tan bucólica la estampa de la NSN viendo a su mami decorar galletas, ¡ays! Para ver fechas, estad atentas a su facebook.

Hasta aquí la confesión de mi última obsesión… Talleradicta… ¡¡Un vicio muy peligroso chicas!!

La niña sin nombre en facebook.