Tag Archive | Madrid

El HNSN: En busca de gordi en un avión de doble hélice

Viaje: 1 hora 35 min. en avioncillo
Ganas de llegar: incalculables
Ganas de ver a gordi: incalculables. Verla significaba llegar viva.
Ganas de comprarme un AVE: incalculables.

A 24 horas de coger otra vez mi maletita rumbo a Los Madriles, allí me espera la siempre sonriente gordi y como no mi parteneir, aún no me he recuperado del viajito de la semana pasada. Yo que soy para los aviones como Woody Allen para las carreteras británicas me saque un vuelo ‘low cost’ hace un par de meses.

Hasta ahí, muy feliz. El avión salía a las 16.45 horas, pues a las 15.15 la HNSN, que es muy apretada, con su maletita se disponía a sacar la tarjeta de embarque sin saber lo que se venía encima, ajena a todo, y pensando en subirse a un avión comercial de los normalitos donde llegar a la capital en 45-50 minutos. Primer problema, la maletita, minúscula, de fin de semana, para no tener que facturarla la tuve que facturar. Sudores fríos, siempre pierdo la maletita allá por donde voy. Pienso en positivo y continúo con el proceso aeroportuario. Me quito las botas, el cinturón, el collar, el reloj, sacó el iPad, los líquidos y tiro como puedo y descalza de dos descomunales bandejas más el bolso. No pito, menos mal, me lo pongo todo encima y busco la puerta de embarque. Antes un café con leche de soja del Starbucks, si soy muy rara. Prosigo contenta hacia el embarque. La chica, que había facturado las maletas de los pasajeros, viene corriendo y también realiza el proceso de entrada del avión, cosas del low cost, pensé. Nos hacinan en la escalera de bajada de la pista donde un bonito autobús con los cristales rotos nos llevaba al punto de salida. Más nervios.

Cuando llegamos me encuentro una avioneta de juguete con doble hélice, terror, empiezo a hiperventilar y me dan ganas de pedir en plan histérica que me devuelvan al Starbucks. Una HNSN que se precie se la juega, todo sea por gordi, y me quedé inmóvil. Y allá que nos montamos, la gente con cara de póquer, yo que mido 1,70 casi chocaba con el techo, los asientos pequeñitos, de dos en dos, con pasillo estrechísimo y WC propio de los enanitos de Blancanieves, eso sí las azafatas llevaban un modelazo súper fashion y bastante abrigadito para los 30 grados que caían fuera, bueno el aire acondicionado lo arregalará pensé erróneamente de nuevo. La avioneta con aspiraciones de avión no llevaba aire acondicionado, se movía que daba miedito miedito, la puerta que conducía a la cabina de pilotos se abría y cerraba y el ruido del motor era ensordecedor. Entonces me acordé de las aerolíneas rusas, africanas, indias, y de que una Navidad que pasamos en Panamá me monté en un artefacto peor. Me relajé. Sólo un rato.

Entonces nos dieron un zumo de piña caliente que me tomé pensando que estaba frío, y comenzó el descenso con sus botes y todo. Sudando como un cerdo viudo y con los ojos cerrados me empecé a marear y a beber agua. De repente, el cacharro aterrizó y le eché al pasajero de al lado todo el agua encima Pedí disculpas y sólo me dijo: lo peor ha pasado. Y llegué a la ciudad de gordi, blanca, sudorosa. Al día siguiente me dirigí a Truman Residence a ver a gordi, me recibió con un gran bocado sobre mi nariz y arañándome la cara. Gordi la doble hélice a punto de estrellarse mereció la pena.

Gordi: 5 meses y 15 días.
Tamaño: Más larga y más roscas.
Cambios observados: Se sostiene cual monillo con la espalda medio derecha y con cara de pavor. El cuello lo mantiene tieso.
Conclusión: Se me cae la baba.

Mira, que le tengo dicho al Hada Madrina que lo barato sale caro… Ahí la véis en su aterrizaje forzoso… Sí es que ver a la NSN le ciega… Un día de esto no lo contamos…

La niña sin nombre en Facebook.

Lugares por descubrir: Luzi Bombón y los 32 del PNSN

22 de Abril. Día de la Tierra. Día de San Agapito. Segundo día del Festival de Cine de Málaga… Clausura de la convención de los Scouts en Madrid…

Pero ninguno de estos hechos son razones suficientes para mí como para ser protagonistas del post de hoy. El 22 de abril, hace 32 años nació quién me acompañaría a caminar por la vida, un tauro de los de manual de horóscopo, el que me regaña por ser bloguera/madre/trabajadora, el que repone los pañales de la NSN, quien se encarga de despertarla con un beso por las mañanas, la única persona en el Universo capaz de verme guapa recién levantada, el que aguanta mi mal humor cuando llego cansada a casa, intentando hacerme reír para olvidarlo; el dueño del mando de la televisión, mi futuro, quien me hace odiar el fútbol por saturación, mi opuesto en tantas cosas, la persona que me verá envejecer, quien me empuja a lo positivo si me hundo, quien me ayuda a levantarme si me caigo, el PNSN, el que todos los días me dice que me quiere, con quien he pasado los 9 años últimos de mi vida, la persona con la que me perdería al fin del mundo… Pero como la NSN aún es muy pequeñaja para andar por la vida de independiente, un TOM TOM (me hace mucha gracia este nombre) ha sido mi regalo… Que por ahora perdernos, lo que se dice perdernos, no nos viene muy bien. Sí, lo sé, poco original, ¿no? Pero a él le ha encantado.

Además iba acompañado de una tarjeta muy molona, del taller de Washi Tape de ayer con La Noa y Madresfera, del que os tengo que contar (lo pasamos genial y el taller fue chulísimo). Quedó bonita, ¿verdad?

Y para celebrarlo he tachado un lugar de mi lista de «lugares por descubrir». Con nombre, propio de una película de Almodóvar, Luzi Bombón es la brasserie moderna en pleno Paseo de la Castellana. Del grupo Tragaluz, del que también es el Bar Tomate, sitio de mi lista de top favoritos.

Así que: ring ring... Mesa para dos y un carrito, que la NSN no se pierde ni una y desde su maxicosi ha sido espectadora de primera fila. Para ir con bebés, pues no está muy apañada la cosa, todo sea dicho. La NSN era la única persona menor de 18 años del establecimiento pero, oye, ella tan contenta. El espacio es bastante amplio, así que cómodos si que estábamos, pero a la hora del cambio de pañal nos tuvimos que apañar en la taza del váter. Pero la NSN como es una niña aventurera se lo pasa pipa con estas cosas.

Es diáfano con mucha luz, que entra por las cristaleras que dan al paseo de la Castellana. En ese lateral, junto a los ventanales, nos hemos sentado. Genial porque había mucho espacio para el carrito, para darle el bibi y no molestar. Si queréis ese sitio, decidlo al reservar.

La puerta de entrada chulísima, ¿verdad? Se entra por la Calle Rafael Calvo, esquina a La Castellana.

El sitio es muy agradable. Hay mesas con sofás y otras con sillas. Los camareros parecen médicos o personal de laboratorio, serios como los que más y ataviados con batas blancas impolutas. La cocina abierta y la comida riquísima. Casi todo a la brasa. Hay también un fish bar, con marisco, ostras (que no me gustan), que tiene una pinta estupenda. Aunque nosotros hemos optado por el chuletón, que era el cumple del PNSN y él tenía que elegir.

* Reflejados en el cristal el PNSN y la NSN…

Como era la primera vez que ibamos, hemos pedido a la aventura, pero hemos acertado, quizás porque todo estaría buenísimo. De entradas, este arroz salvaje (como la NSN por las noches) con salsa de mostaza. Que estaba que quitaba «el sentío».

Y alcachofas fritas buenísimas. A mí es que las alcachofas me gustan de todas las formas. Es de las pocas cosas que sé hacer y de varias formas jaja.

*Aquí la NSN a la espera annsiosa del chuletón, que para algo se ha despertado de su sueño de bella durmiente.

Y aquí el chuletón, auténtico manjar. Para acompañar hay muchas cosas para elegir. Nosotros hemos optado por las verduras a la brasa y por las patatas fritas ñam ñam.

La comida espectacular. Original, pero sin ser cocina de vanguardia, de la de sabores rarunos y nitrógeno espumoso. Materia prima riquísima y la mayoría cocinada tan sencilla como es a la brasa. Otro día hay que ir a probar los arroces al carbón, que tenían una pintaza.

Será de deformación profesional o no, pero no hay sitio al que vaya que no mire las cartas y estas eran bastante chulas. Madera (lámina de chapón) troquelada a láser con el naming del restaurante, tanto en la de comida como en la de postre, esta última sin soporte de madera de apoyo. Y con hojas que se unen con ganchos de metal, para facilitar el cambio de carta, sin coste añadido.

* Aquí podéis cotillear precios. No es barato pero tampoco excesivo. Para celebrar algo especial un día…

Y dejándome llevar por la recomendación que me habían hecho: tarta de chocolate y dulce de leche. Pecado divino. Bocati di cardenale… Sin palabras… De esas tartas que te engordan con sólo mirarlas, pero que no olvidas nunca ni tu celulitis postparto tampoco. Pobre NSN, me ponía cara de: «Yo también quiero mami».

¿El ambiente? Pues me lo imaginaba en plan chic/cool/ chachi molongui/ osea de la muerte… Chicas salamanquesas de bien, de pelo largo-liso-rubio, chaquetas belstaff y bolsos Louis Vuitton, cara de nomemiresqueteescupo… Nada alejado de la realidad, pero unido a un famoseo un tanto casposil. Cari Lapique, Eduardo Zaplana, el ex de Simoneta Gómez Acebo… y una mesa con dos parejas de señores, que parecían Il Padrino y su séquito porque todo el que entraba, si era de merecer, pasaba por ella (que estaba al lado nuestro) a saludar, hablar de sus últimos viajes y proyectos y decirles lo que le querían y estimaban. En fins…

Así que lo hemos pasado en grande en el día de cumple del PNSN. Ahora para terminar el cumple, me esperan con ojos tristes un montón de ropa arrugada por planchar… ¡Ays! Corto y cambio, que me dan las 2 de la madrugada con la vaporeta.

La niña sin nombre en facebook.

Lugares por descubrir: Magasand

Me cuesta ponerme las pilas y hacer un plan como el de hoy… Porque la logística a la hora de salir con un bebé es complicada. Aprovechando que tenía médico en el centro, me he levantado pronto, bueno prontísimo y me he ido de paseo matutino con la NSN y nuestra amiga Irene. Lo de salir con el bebé a cuestas puede parecer difícil porque muchos lugares no están adaptados al carrito y a las necesidades de un bebé.
Pero la NSN siempre me dice: «Mamá, no te preocupes, que a mí no me importa… Yo con tal de salir». Y es verídico, que la señorita se ha pasado casi toda la mañana durmiendo, perfectamente acoplada en su maxicosi, como una auténtica reina, divisando su reino desde su trono… Así que hoy hemos descubierto un lugar espectacular, aunque con acceso poco adaptado… Es Magasand… Lo tenía en mi lista de lugares por descubrir, pero ha sido mi amiga Irene quien me ha llevado. Me ha encantado. Nos hemos remangado para subir el carrito por las escaleras empinadas de su entrada, pero ha merecido la pena y mucho.

Se trata de un espacio muy agradable, con mesas corridas, lámparas retro y unas delicias que mmmm… Te pasarías el día comiendo sandwiches, tartas caseras, ensaladas riquísimas. Todo con un estilo y un ambiente propios de Londres o Nueva York… Es un café idóneo para un desayuno, un brunch o una comida rápida… Pero, aunque se definen como comida rápida, no puedes evitar quedarte un rato, ojeando las revistas de diseño y tendencias que tienen en la planta baja.

Muy cerca del Retiro es un plan perfecto para pasar una mañana de jueves al sol… Como nosotras que, después de un desayuno para recargar pilas, nos hemos recorridos las calles colindantes, mirando escaparates y disfrutando de una mañana preciosa.

Y como su web no les hace justicia. Aquí incluimos unas fotos de la niña sin nombre y de lo que más nos ha gustado…

* La terracita ahora con el buen tiempo está genial.

* ¿No son preciosas las lámparas?

* Hay una selección buenísima de tés. Un desayuno (té + croissant) sale por unos 3€, así que está dentro de la media de lo que puedes encontrar en Madrid.

* La carta tiene formato de revista de diseño, papel offset e ilustraciones muy chulas… Supongo que no cambiarán mucho el menú… Porque si no vaya gasto.

* En la planta de abajo puedes consultar revistas y también bajarte la comida.

Una de las revistas que he encontrado y descubierto en Magasand es Tiny Weenie«Un nuevo manual de estilo para niños y padres (y también una revista con buenas fotos con el mundo infantil como común denominador)». Habrá que seguirle la pista.

Hasta aquí este lugar descubierto, ¿os ha gustado?

Gracias Irene!

La niña sin nombre en facebook.