Tag Archive | regalos especiales

Biutiful Zin: hermanos del alma

– Por pasarnos de la raya imaginaria, que teníamos marcada en el sofá de casa.
– Por echar la salsa a la ensalada especial de nuestra pizzería preferida de tierra santa.
– Por elegir ser la barbie o el ken.
– Por recoger las bolas en el partido de tenis de cada domingo.
– Por «robarnos» a escondidas la ropa nueva y dejarla hecha un trapo en el fondo del armario.
– Por llegar la primera a cualquier sitio.
– Por elegir primera el regalo que nos traía el shérif de sus viajes.
– Por chincharnos hasta acabar tirándonos de los pelos.
– Por chivarse a mamá algún secreto maligno.
– Por tantas cosas, que podría estar enumerando hasta mañana, cada día en la vida de mi hermana y yo era una aventura, más o menos dramática, pero siempre distinta.

Y como ahora puedo reconocerlo sin que mi madre me castigue, un día sí y otro también, siempre era yo la que chinchaba. Porque mi hermana, el Hada Madrina, era la buena (buena de verdad) y yo (la MNSN) el bichillo, la traviesa o el caso perdido, según el día…

Eso sí, la única que podía meterse con el Hada Madrina o hacerle daño era yo, no os vayáis a creer. Que pese a ser más «chica» era capaz de enfrentarme a «los mayores» por defenderla con uñas y dientes.

Con la distancia del tiempo, se me erizan los vellos y se me humedecen los ojos porque pienso cómo podía chinchar tanto a la persona que más quería del mundo. Cuando tenía miedo, me metía en su cama, cuando dudaba si los Reyes existían ella me convencía de que eso no era posible; nos abrazábamos bailando y nos reíamos porque a mí no me gustaba que me achuchara y diera tantos besos. Y en el fondo era un sentimiento contradictorio que se define en esto:

lansn_hermanos

Esta frase me la mandó una mami que quería regalar una lámina personalizada para unos hermanos. Y me despertó la sonrisa, a la vez que me enterneció. Seguro, que todos los que tenéis hermanos me entendéis.
Y por eso, aunque no tenga claro cuándo, cómo, dónde y por qué, lo que sí se es que me encantaría que la NSN tuviese una hermana del alma. Y que me perdone el PNSN si no llega un hermano algún día para compartir sus cosas de chicos, pero el vínculo de dos hermanas es muy especial.

Pensaréis que estoy muy ñoña. Pero, hoy he recibido por WhatsApp las fotos del Hada Madrina en su prueba de vestido. Y me siento tan feliz, tan tan feliz que no puedo expresarlo. Estaba tan guapa, tan contenta… que me visualizo en el Gran Día y no sé si compensará que me maquillen… ¡Rímmel waterproof, por favor!

Así que entenderéis por qué las láminas personalizadas de hermanos son las que más ilusión me hacen. Me encanta que me contéis las historias de esos hermanos, qué les gusta hacer juntos, por qué se pelean, cuáles son sus cosas favoritas y, sobre todo, que me mandéis sus fotos para ilustrarlos a «mi manera».

Os dejo antes de irme directa al sobre, algunos ejemplos que me gustan mucho. Espero que a vosotros también.

laninasinnombre_hermanos1

* Kina, del El Atelier de Chloé fue la primera en encargarme una lámina especial para sus peques. Así que le tengo especial cariño a esta la lámina. Además no os perdáis sus talleres infantiles de arte, deseando que la NSN crezca para ir a uno.

laninasinnombre_hermanos2

* A Marcela y Bruno seguro que los conocéis, porque son los peques de nuestra querida Golosi, ¡qué ilusión me hizó diseñar esta lámina para ella! Que la regaló a Marcela en su cumple. 
laninasinnombre_hermanos3

* Esta lámina me encanta. Carmela tiene un pelo de rizos cobrizos que para mí los quisiera y le encanta jugar a recrear la peli de Mary Poppins. Pablo le acompaña en las aventuras, volando con su cometa. Su mami es un encanto, podéis conocerla en Mingola.

laninasinnombre_hermanos4

* A Emilia, le tengo ya especial cariño, porque va regalando láminas de la NSN por doquier (¡VIVAAA!) y le hice a su pequeño Juan una lámina personalizada muy divertida, que ya os enseñaré.

Sí, curiosamente, en estas los hermanos son niña y niño. Y las niñas las mayores, ¿será una señal?

laninasinnombre_hermanos5

* Detalle de lámina lista para enviar.

La niña sin nombre esperando su hermana del alma (algún día…).

Suspiros de amor: ser parte de momentos muy especiales

Este mundo 2.0 es cuanto menos curioso, no me lo negaréis. Yo aún no lo asimilo. En menos de un año me han pasado cosas de mequedemuertaenelsitio. Sí, que la intensidad es tan intensa (valga la redudancia), que yo, para hacer gala de mi extremismo, he pensado más de una y más de dos veces en cerrar el chiringuito porque medalaganaypunto. Luego una habla con alguna muy listilla y se relaja, se aleja, lo ve con perspectiva y valora lo que le aporta La niña sin nombre y este universo paralelo al que dedico tiempo, ilusión y ganas. Y claro, pues como cuando pasas una resaca de las malas, todo vuelve a su ser y la calma llega.

Seguro que entendéis sin darle más vueltas a lo que me refiero. Además para mí La niña sin nombre últimamente me permite formar parte de momentos muy especiales de algunas de vosotras. Y eso es increíble ¿o no? Es lo que me ha pasado con dos blogueras que hace unas semanas me escribieron para que les hiciera algo especial. Si es que para ser tierno no hay sólo que parecerlo (cuña publicitaria 2).

La primera fue Kina de Cartas a Hermes. Me escribió un mail muy cariñoso, pidiéndome una lámina para sus dos peques. Quería reflejar el cariño que se tienen, pese a estar peleando por los libros y juguetes a diario. Me mandó fotos de Sofía y Jorge, a cual más remono. Y me dejó libertad para hacer lo que quisiera, ella quería que fuese sorpresa. Pero al final con su ayuda, este fue el resultado.

Me encantó su respuesta: «Son mis niños vistos por la NSN». Deseando estoy que me diga que la tiene ya colocada en un lugar especial. Si lo piensas es genial sentir que algo que es parte de ti forma parte del universo de otra persona. ¡Hoy le ha llegado la lámina!

La segunda sorpresa vino de mamá frikeriza. Quería que hiciera unas láminas muy especiales para su pequeña. Para el bautizo que celebró el sábado pasado. Fue genial. Ella me mandó unas fotos chulísimas de la pequeña, ¿a que son preciosas? Así que fue fácil hacer algo bonito. Cada lámina iba personalizada para los invitados y tenía distinta foto. Y mamá frikeriza las enmarcó con mucho cariño. Me encantaría haber visto la cara de los invitados cuando la recibieron.

Lo mejor de estas oportunidades no son sólo el resultado final, sino que conoces gente que se entusiasma con lo que haces y te lo demuestra. ¡Ay! ¡La lagrimica! Y luego me quejaré cuando me digáis que soy una blanda redomada. No, si me lo estoy ganando a pulso.

Y COMO SIGO DE CAMPAÑA… Mira que es cansado esto de hacer campaña ¡eh! Pues hoy he decidido que si me votáis aquí (número 19) y me dejáis un comentario con que lo habéis hecho, os enviaré un japicrismas a los primeros en hacerlo de los que tanto os han gustado made in La niña sin nombre. Y entre los que comentéis sortearé un pack como los que voy a dar para colaborar en el HanDay y en los premios madresféricos.

Un pack con tres japicrismas como estos:

y una lámina como estas puede ser tuya:

RÁPIDO QUE SÓLO QUEDAN 3 DÍAS. Sólo tenéis que VOTE aquí y comentar. Espero que participéis. Me hace mucha ilusión que felicitéis la Navidad con mis tarjetas navideñas.

Disculpen este post tan ñoño, pero quería compartirlo.

La niña sin nombre se pasa la vida laminando.