Tag Archive | suspiritos de amor

Suspiros de amor: lunes de suspiritos compartidos

Desde qué empecé el blog (ya mismo hará un año, ¡qué fuerte!) me he planteado más de una, de dos, de tres… vaya, muchas veces, un timing con posts y sus fechas de publicación. Pero nunca lo cumplo, me propongo uno y no lo cumplo nunca, y otro y tampoco, y así siempre. Así que ya no me lo propongo.

Decido el mismo día qué voy a escribir. Eso de preparar posts y guardarlos y programarlos para que se publiquen ni lo pienso, ¿para qué?. Tengo mi propio modus operandi: escribo en el metro, de camino al curro y de vuelta a casa, termino por la noche y los publico en ese preciso instante. La mayoría de las veces soy una vaga redomada para pasar el corrector y así me va, corrigiendo faltas en posts de hace meses, vergüencita ajena, pero una es lo que es, con sus más y sus menos.

Esta organización germánica que me caracteriza hace que no cumpla mis propósitos blogueriles. Uno de ellos contaros las cosas que muchas de vosotras me encargáis y que me hacen tan feliz. Así que de hoy no pasa, una noche de suspiritos, para acabar bien el #lovemondays.

Antes de Navidad me escribió mamá Medusi, mandándome unas fotos de un Medusi de ojazos que me tiró de la silla, a mí y a la NSN, que estaba a mi lado, y que por un momento dudó de su amor incondicional hacia el pequeño gremlin. Quería que preparase unos recordatorios para su bautizo. Así qué nos pusimos manos a la obra y este fue, con su ayuda, el resultado:

la foto 1

la foto 2  la foto 4

la foto 5

La niña sin nombre lámina bautizo Gael

Me hizo una ilusión tremenda. Porque después de la experiencia con las láminas de baby frikerizo, me quedé con ganas de más bautizos.

Enero ha sido un mes lleno de cosas bonitas para mí. Y siguieron los pedidos, entre otros, de una niña que piensa que ¿para qué aprender a decir mamá o papá cuando lo que realmente te hace ilusión es decir «Aló»? Su mamá me pidió una lámina personalizada en la que no podía faltar baba, su osito negro inseparable y su pollito de amigurumi. Además el padre es un enamorado de las cometas, así que esta vez el globo volador dejaría paso a una cometa voladora, para que Olivia fuese realmente ella.

laninasinnombre_lamina_olivia

Son de esos pedidos que me hacen suspirar, por el e-mail tan cariñoso que me envían y por la ilusión con la que me las piden. Ilusión tremenda la que me hizo, recibir un mensaje de Cruz de entremadres, pidiéndome una lámina como la de Veronika, pero donde la protagonista fuese Martina, la hija de su inseparable compañera en el blog. Me mandó unas fotos preciosas de Martina y así quedó:

laninasinnombre_martina

Espero que os hayan gustado. Laminando la vida sabe mejor… Larala larala… Y cantando me voy a la cama, que doy por acabado este lunes lunero.

P.D. Sí, otro de los propósitos es no hacer las fotos con el Iphone. ¡Ay! Lo pensaré mañana…

La niña sin nombre laminando.