Tag Archive | wedding

Suspiros de amor: el coral y los corales

Nos vamos de boda. Sí, ¿no decían que el 13 daba mala suerte? Pues parece que todo el mundo se ha puesto de acuerdo para casarse en este año.

Además de desafiar al 13, quieren desafiar mi economía… Seis bodas este año y aún me quedan cuatro. Mi tarjeta ya me mira con ojos de perro pachón, pero no hay piedad, «aún te queda mucho meneo bonita…».

Pongámonos en situación. 29 de junio. Tierra Santa. Boda en un club de playa (beach club para los más duchos). Una de mis mejores amigas, de las que compartías ropa, apuntes, llamadas diarias, confesiones, todo menos los novios, eso sí que no. No, yo no estaba nerviosa. Hasta ayer, que la llamé y se me puso el pellizco en el estómago. Es de esa clase de amigas que cuentas con los dedos de una mano y que, a pesar del tiempo pasado, de la distancia y de las vidas dispares, nunca dejas de recordar, querer y añorar. No, no soy la wedding planner, a ella no le hace falta, a organizadora no le gana nadie y los detalles van a ser de película, así que amenazo con volver con un post del después. Además yo he puesto mi granito de arena con el diseño de unas invitaciones #biutifulzin. Obsesión 1 por el color coral. 

nsn_wedding_1

* Esto es sólo un detalle. En el post del después, os las enseño mejor y también los meseros que van a juego y son una chulada ;). 

Así que, sin duda, la ocasión lo merece y hay que ir, sí o sí, de largo. Después de descartar los maxi vestidos espectaculares de aquí y de allá, me he arriesgado, sí y mucho… Me lancé a la compra on line. Por primera vez. Yo era virgen en esto y decidí arriesgarme para el segundo bodorrio del año.

Si no quería poner a la NSN a pedir en la calle noche y día más me valía buscar algo bonito y barato. Huyendo de las tiendas de Amancio por miedo a comparaciones odiosas, tecleé asos.com y voliá. Después de una selección previa con el Hada Madrina, que descartó la mitad de los elegidos, este nos enamoró… Por el contraste de color, por el bordado de arriba y el hueco en la espalda.

Tocaba rezar para que la realidad no me quitase la emoción de un plumazo, esperando que llegase el envío. Y la realidad superó la pantalla. Así que ya está colgadito en tierrasanta. Obsesión 2 por el color coral.

nsn_asos

Podéis criticarlo… Conste que no os he enseñado los complementos, aunque el tema zapatos aún no lo tengo decidido…

Ahora sólo me queda una cosa que odio con toda mi alma: hacer  la maleta. Pero mañana a esta hora estaré mirando el mar. Así que hasta el martes no me busquéis, que el blog queda cerrado por bodorrio y necesidad imperiosa de desconexión y relax, si quiero llegar viva a las vacaciones. Hasta que llegue ese momento me quedan muchas historias para no dormir en el barrio fantasma (Truman en verano), que os iré contando…

¡Feliz finde!

La niña sin nombre. 

Suspiros de amor: 22 de mayo de 2010

NSN_wedding

Cuando aún estoy con resaca de tanto amor, emoción y GT (estoy más mayor de lo que creía), llega hoy y me acuerdo, precisamente, por el Hada Madrina, que hoy hace justo 3 años que el PNSN y yo dijimos: «Sí, quiero». Tres años hace que llegué a la Iglesia, recorrí ese pasillo interminable envuelta en lágrimas, del brazo de un shérif de sonrisa permanente y custodiada por la abuelita y el Hada Madrina que lo dieron todo y más… Entonces, vi a lo lejos la cara del PNSN buscándome, sonriéndome y dándome un beso nervioso.

Es cuando caigo en la cuenta de que ha pasado un año completo y yo no me he enterado… un año desde que escribiera este post recordándolo. Y como muchas no lo habréis leído, os lo dejo AQUÍ para que veáis algún detallito del día más feliz de mi vida hasta que llegó a mi vida la NSN y vino a cambiar mis esquemas mentales. Echando la vista atrás a veces pienso que hubiese organizado mi boda de mil maneras distintas, pero realmente no, ahora sé que repetiría cada una de las cosas tal cual porque si no sería otro día, no nuestro día.

Y no, este no va a ser un post pasteloso, donde diga lo mucho que quiero al PNSN, lo felices que somos y la maravillosa vida happy que tenemos. Porque no sería fiel a la realidad. Cuando me casé ya llevaba viviendo en pecado varios años y el matrimonio para nosotros fue una manera de dar un paso adelante, de dejarnos de chorradas y de realmente demostrarnos que queríamos estar juntos sin fecha de caducidad… No quiere decir que el matrimonio para mí suponga una obligación, pero nos hizo relajarnos y confiar más el uno en el otro. Desde entonces han pasado muchas cosas:

– Cumplimos un sueño: viajar a Japón.

– Construimos nuestro hogar en Truman Residence. Tuvimos poca vista, sí, pero aquí estamos, felices aunque nuestro mundo sea de cartón piedra.

– Hemos pasado por días malos, días peores y alguno muchos buenos.

– Llegó a nuestras vidas la NSN y lo revolucionó todo, me empujó a escribir un blog, nos cambió la manera de vivir, de plantearnos la vida, nos alteró el sueño y a nosotros mismos y aún así se ha convertido en nuestra razón esencial para luchar cada día, olvidar los problemas en el trabajo y pensar que cada día puede ser aún más maravilloso.

Pero, sobre todo, desde que nos casamos apostamos por una manera distinta de cuidar nuestro amor… Algo que creo es fundamental para que una pareja, un matrimonio, unos amigos con derecho o como quieras llamarlo (eso da igual) no caigan en la rutina, en el aburrimiento, en la monotonía y acaben por ser simples amigos, compañeros o lo que es peor auténticos desconocidos…

NSN_plantita

* Esta ilustración se la dedico a la Avita, que fue la que nos dedicó esta sabia frase en el vídeo de boda (como consejo grabado a fuego) hace hoy 3 años y nos la recuerda constantemente, se nos vaya a olvidar ja!

Es un tópico, lo sé, no es nada nuevo. «Vaya con lo que nos viene esta hoy, se cree visionaria», pensaréis, pero hay que ser generoso, muy generoso para tomárselo en serio. A mí se olvida más de la cuenta. Y así voy, a trompicones, poniendo pocha sin necesidad nuestra plantita. Menos mal que ahí está él, el PNSN el que me recuerda: «la plantita se está marchitando…». Yo ya le digo que siempre se me mueren las plantas, pero que con esta haré una excepción y la regaré para que no se seque, intentando tampoco ahogarla, que me conozco…

3 años de casados, 10 años de novios y seguro que toda una vida juntos. 

La niña sin nombre. 

Suspiros de amor: 38 días para el Gran Día

Que la boda del Hada Madrina se acerca es una realidad, tan tan cercana que me sudan las manos mientras tecleo… Tengo un pellizco en el estómago, que no creo que desaparezca hasta que el Gran Día me apoye en la barra, ya con poca estabilidad y media lengua a pedir un tercer GT (Gin Tonic). Porque sí, papá, mamá, ese día pienso tomarme unos GTs a la salud del Hada Madrina y consorte; y a mi salud, que falta me hace. Así que PNSN no cuentes conmigo para conducir de vuelta a casa, ya buscaremos una forma de volver sanos y salvos… 

No sé si la NSN será capaz de recorrer el pasillo de la Iglesia en la dirección correcta (ella acostumbra a correr contra dirección. Si le dices ven, ella se va) y si aguantará la preciosa capotita más de un segundo. No sé si yo seré capaz de leer sin ponerme a llorar como una niña pequeña y si mantendré el paso firme todo el día con los taconazos que me pienso poner. No sé si causarán efecto los huevos llevados a Santa Clara o lloverá como si no hubiera un mañana. Y no sé si podré disfrutar del menú o seré incapaz de probar bocado…

Lo bueno que tiene que no sea yo la novia es que lo que sí sé es que voy a disfrutarla al máximo, que bailaré, me reiré y lloraré lo que quiera, sin que me importe que se me estropee el peinado, sin que me importe saber dónde he metido el sobre del dinero que me acaba de dar el primo del puebo, sin que me importe si no he saludado al vecino de la peluquera o sin que me importe que me pisen el vestido una y otra vez… Porque eso será preocupación del Hada Madrina.

Así que yo ahora, antes de que todo eso pase, no puedo más que pensar en detalles y cosas bonitas que quiero que hagan más especial si cabe ese día… Me faltan horas y energía para hacer todo lo que me gustaría, pero lo que sí no puede faltar, no no no… ¡Es un PHOTOCALL! Así que empecé a ver por el maravilloso Pinterest y me encontré estas super #biutifulzin

1photo 6ca2ed3919ae5295b4f003ff98a71783 58969_503784379685142_227107150_n felt-foliage1 Photocall_AmaraEmo_3 photocall_pizarra_boda_ Photocall-boda rainbowweddingideas2 twpmarbella-13

Me puse las pilas y ya tengo en casa unos preciosos pompones de madewithlof, un kit de complementos para inmortalizar al personal monérrimos y una banderola para complementar… Sí, no he tenido en cuenta que todo lo que he pedido ocupa y mucho. No pasa nada, estamos acostumbrados a bajar a tierra santa como moros.

laninasinnombre_wedding laninasinnombre_weddin1 laninasinnombre_wedding3

¿Qué me queda? Un marco dorado, una pizarra para poner chorradas, unas cintas de lazos de color… Y hacer los meseros, el sitting, las minutas, las chapas… Y… Dejo de contar porque si consigo hacer todo eso a tiempo será un milagro. ¡Ahhhhhhhh!!!!

Como sé que os encantan las bodas, ¿a quién no? Si tenéis links, referencias de esas bodas por las que todos suspiramos, decidme.

Y ahora voy a concentrar todas mis fuerzas (que son pocas) en la Despedida que está más cerca aún… Porque madres del mundo, nuestras salidas son eso, despedidas o bodas… No nos engañemos, si no cuándo íbamos a tener la excusa perfecta para pintarnos los morros bien rojos, ponernos el taconazo y desvariar un rato con una copa (o dos) en la mano… sin sentirnos una malamadre cualquiera. Pues eso.

¡Feliz noche!

La niña sin nombre «atacá» de los nervios.